Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia desata la fiebre de la bici y agota el ‘stock’ de las más buscadas

Los fabricantes tienen dificultades para cubrir una demanda que se ha disparado durante la crisis y que provoca meses de espera para los modelos de gama media

8

La bicicleta, un medio de transporte que arraiga José Carlos Guerra

El boom de la bicicleta también ha llegado a Canarias. La pandemia, que ha traído consigo el auge de las actividades al aire libre, ha llevado a muchos a querer subirse al sillín adquiriendo una nueva bici o desempolvando aquellas que llevaban años en garajes y trasteros. El ciclismo está de moda y esto se nota en las calles, pero también en las cuentas de resultados de vendedores y fabricantes, a los que se les hace difícil dar abasto a una demanda que se ha disparado en el último año.

En 2020 la venta de bicicletas en España aumentó un 24,1% y se superaron los 1,5 millones de unidades comercializadas. El volumen de negocio superó los 2.600 millones de euros en todo el país, un 39,9% más que el año anterior. Son datos extraídos del estudio elaborado por la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE), que reconoce que el sector vive un momento dulce, amparado por las recomendaciones de la desescalada, cuando se señaló a la bici como una de las mejores alternativas para moverse por las ciudades, pero también para practicar deporte al aire libre.

«El año 2020 ha sido récord para el sector en todas las comunidades, incluida Canarias», resalta Jesús Freire, secretario general de AMBE, quien indica que la crisis provoca por el coronavirus ha acelerado un proceso al alza que se había generado desde hace varios años.

La demanda tanto de bicicletas nuevas como de componentes se ha multiplicado, pero esto está teniendo consecuencias en las existencias de los comercializadores. El stock de los modelos más buscados está agotado y en algunos casos los clientes tienen que esperar varios meses para poder conseguir la bicicleta perfecta para ellos. ¿Cuál es la razón? El confinamiento paralizó la producción en las fábricas asiáticas, desde donde se exportan la mayor parte de los componentes. El boom de la bici tras el confinamiento acabó con los modelos que había en los almacenes, que han tardado en volver a llenarse ante la incapacidad de los fabricantes para hacer frente a una fiebre mundial por las dos ruedas, a pesar de que muchos han aumentado su producción.

Los problemas con la escasez de contenedores en Asia y el encarecimiento de los fletes, –la cantidad que los importadores deben pagar por el transporte de la mercancía–, también está retrasando la llegada de algunos modelos.

Sin embargo, Freire destaca que «sí hay bicicletas en las tiendas», pero reconoce que ha existido una disrupción en la cadena logística, aunque indica que el abastecimiento se ha ido recuperando. «Todavía faltan algunos modelos y tipos concretos» y expone que los usuarios «estaban acostumbrados a ir a la tienda y salir montados en la bici», ahora «hay que esperar, sobre todo para los modelos más demandados», algo que asume como un «cambio de hábitos».

Los problemas de desabastecimiento no solo afectan a las bicicletas sino también a sus componentes y esto provoca retrasos en las reparaciones. Lo sabe bien Yeray Bombín, secretario de la Asociación Mejor en Bici, que promueve el uso de este vehículo de dos ruedas en las Islas y que cuenta con un taller de autoreparación. «Todavía persiste el problema, sigue habiendo retraso en el plazo de entrega», ratifica, algo que también achaca a la demanda «desmesurada» que ha existido debido a la pandemia y que pilló a los fabricantes sin stock.

«Gente que no pedaleaba se animó a hacerlo», destaca y añade que la bicicleta siempre ha sido un vehículo «que se empodera durante las crisis», algo que asegura ya ocurrió tras la crisis financiera de iniciada en 2008.

Bombín no cree que el auge de la bicicleta sea solo algo puntual y asegura que esta forma de moverse «ha llegado para quedarse», ya que mantiene que quien prueba la bici es difícil que se baje del sillín, además de que cada vez hay una mayor concienciación acerca del cambio del sistema de movilidad que se necesita en las ciudades «porque están colapsadas por el tráfico y el exceso de contaminación».

Con el objetivo de promover el uso de la bici en todo el país, el Gobierno central presentó recientemente la Estrategia Estatal por la Bicicleta. Entre las medidas que incluye este plan integral se encuentra la creación de una red estatal básica de carriles bici, la introducción de clases en los centros escolares, el desarrollo de incentivos para aquellas empresas que promuevan el uso de este medio de transporte para trasladarse hasta el trabajo o iniciativas para aprovechar el potencial del cicloturismo.

El Ejecutivo de Pero Sánchez quiere financiar las propuestas con inversiones públicas y privadas. Los Presupuestos Generales del Estado de 2021 ya incluyen una exigua primera partida de cinco millones, pero con la intención de que crezca en el futuro. Además, añaden que se podrán destinar fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

1,5 Millones de unidades 

  • El 2020 fue un año de récord para el sector de la bicicleta en todo el país y también en Canarias. Las ventas aumentaron un 24,5% y alcanzaron las 1,5 millones de unidades en España. 

2.600 Millones de negocio

  • El sector de la bicicleta en España facturó más de 2.600 millones de euros el año pasado. Supone un 39,9% más que el año anterior, un incremento histórico para esta actividad. 

856 Euros de media

  • La cantidad media que desembolsaron quienes adquirieron una bicicleta el año pasado fue de 856 euros. Los modelos que más crecieron fueron las eléctricas, de carretera y urbanas.

5 Millones Estrategia Estatal

  • El Gobierno central ha incluido en los Presupuestos Generales de este año cinco millones de euros para promover el uso de la bicicleta. La iniciativa incluye más de 150 medidas. 


Compartir el artículo

stats