Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cuestionada Plus Ultra unirá las Islas y Caracas dos veces al mes

El Tribunal de Cuentas investigará el rescate a la aerolínea, que el Gobierno justificó por sus vuelos desde Madrid y el Archipiélago

Un avión de la aerolínea Plus Ultra. | | LP/DLP

Un avión de la aerolínea Plus Ultra. | | LP/DLP

La aerolínea Plus Ultra, beneficiaria de un rescate de 53 millones de euros por parte del Estado que ha sido cuestionado por su vinculación con el chavismo y su dudosa salud financiera, anunció ayer que ha retomado las operaciones entre Canarias y Caracas. Una conexión aérea, suspendida debido a la pandemia, que fue utilizada por el Gobierno de Pedro Sánchez para justificar el rescate a la compañía.

El pasado sábado 12 de junio, la aerolínea efectuó su primer vuelo de esta ruta, que despegó de Caracas para aterrizar en el aeropuerto de Tenerife Norte. Desde este aeródromo realizó la ruta inversa un día después, el domingo 13 de junio.

La compañía informa de que a partir de ahora mantendrá una frecuencia quincenal entre la capital venezolana y Tenerife, por lo que unirá dos veces al mes la Isla con Caracas, siendo el próximo vuelo el sábado 26 de junio. Sin embargo, tal y como anunció ayer, su intención es retomar su operativa habitual, de una frecuencia semanal, una vez se produzca la reapertura de fronteras y se normalice la situación sanitaria.

Una vez se han reactivado los vuelos, Plus Ultra también ha abierto de nuevo sus puertas en su oficina ubicada en el aeropuerto de Los Rodeos y los billetes también puede ser adquiridos a través de su página web a partir de 805 euros.

La compañía reanuda así unas conexiones que fueron esgrimidas por el Ejecutivo nacional para avalar un elevado rescate de 53 millones de euros, concedido a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) con la aprobación del Gobierno, que ha recibido múltiples críticas y acusaciones de presunta irregularidad.

Tanto es así que el Tribunal de Cuentas ha abierto una investigación para determinar si el Gobierno central incurrió en responsabilidad contable y si hubo un «presunto menoscabo de fondos públicos». El organismo fiscalizador ha admitido así a trámite la denuncia de Ciudadanos para que investigara el rescate a la aerolínea al que consideran «un escándalo absoluto» porque no se cumplieron los requisitos necesarios.

Algo que el Ejecutivo de Sánchez siempre ha negado, calificando a la aerolínea de «estratégica» al ser unas de las pocas que vuela desde España a Venezuela. De hecho, el aeropuerto de Tenerife Norte y Barajas en Madrid son los dos únicos puntos desde donde opera Plus Ultra en España y el Estado la considera clave para garantizar la movilidad aérea de los inmigrantes venezolanos, peruanos y ecuatorianos, así como la de sus familias. Sin embargo, en estos momentos la aerolínea solo tiene cuatro aviones y apenas cubre un 0,03% de la cuota de mercado aéreo español.

Material sanitario a Canarias

El puente aéreo que Plus Ultra mantenía antes de la pandemia entre Caracas y Canarias, y que ha retomado este mes, no ha sido la única conexión que la cuestionada compañía ha tenido con el Archipiélago. En los peores momentos de la pandemia, cuando el material sanitario escaseaba, Plus Ultra fue la empresa que trajo desde China dos aviones cargados con todo lo necesario. La aerolínea realizó dos viajes, –el 11 de abril y el 16 de mayo de 2020–, que fueron sufragados con fondos del Gobierno de Canarias a través de la aerolínea One Airways, propiedad del también venezolano Óscar Trujillo.

El Gobierno canario adjudicó a dedo a través del Servicio Canario de Salud (SCS) un contrato de 1,1 millones de euros para desarrollar este encargo a One Airways, una compañía que no podía llevarlo a cabo. Y no podía hacerlo porque ni en aquel momento, ni tampoco ahora, cuenta con un certificado de operador aéreo (AOC por sus siglas en inglés) que le autorizara a volar los aviones requeridos para realizar este tipo de viaje, –el primero directo entre las Islas y el gigante asiático–, ya que solo dispone de una licencia que le habilita para volar con ciertos tipos de avionetas.

Los fondos que el Ejecutivo canario adjudicó por la vía de emergencia, mediante un negociado sin publicidad, quedaron entonces en manos de venezolanos, los empresarios Nicolás Maduro, Rodolfo José Reyes Rojas, Raif El Arigie Harbie y Roberto Roselli Mieles, –vinculados al régimen de Nicolás Maduro y poseedores del 47% del capital social de Plus Ultra–, y Trujillo, también venezolano y residente en Santa Cruz de Tenerife. Trujillo es ceo y fundador de One Airways y también socio de los hoteleros creadores de la aerolínea Canarian Airways, presentada en febrero –renombrada como Lattitude Hub este mes–, en la que el Cabildo tinerfeño se había comprometido a invertir 700.000 euros, aunque no disponía del certificado de operador aéreo necesario para volar con Airbus A319, el avión con el que anunciaron que iniciarían sus operaciones a mediados de junio.

Rescate cuestionado

La proximidad con el régimen de Nicolás Maduro de los tres empresarios venezolanos accionistas de SNIP Aviation, y el hecho de que el rescate realizado con fondos públicos vaya a beneficiar a una sociedad radicada en Panamá y a una empresa que acumulaba pérdidas millonarias antes de la irrupción de la pandemia, han servido a parte de la oposición para cargar contra la decisión del Gobierno central de favorecer a esta aerolínea.

A la acción del Tribunal de Cuentas auspiciada por Ciudadanos, se une también la evaluación del caso por parte de la Comisión Europea, que ya ha pedido explicaciones e informes al Gobierno de Sánchez por si esta operación, –avalada por el Consejo de Ministros el pasado 7 de marzo–, constituyese una ayuda ilegal por parte del Estado.

Sin embargo, por otro lado, el Tribunal Supremo sí ha archivado la querella presentada por Vox contra el presidente, Pedro Sánchez, y las ministras María Jesús Montero y Reyes Maroto, en relación con la concesión de fondos de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales a Plus Ultra, al no encontrar indicios de la comisión de los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.

Montero afirma que la crítica es «injustificada»

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, expresó ayer que «teme» que por culpa de la «demonización» que «permanentemente» y de forma «injustificada» está llevando a cabo «la derecha» de cualquier actuación del Ejecutivo», como el rescate de la aerolínea Plus Ultra, «haya otras empresas que estén esperando recibir fondos» de ayudas del Gobierno que «se estén retrasando por culpa de esta crítica injustificada, que hace que los funcionarios se retraigan a la hora de proporcionar cualquier ayuda». Así lo ha explicado después de conocerse que el Tribunal de Cuentas investigará el rescate de esta aerolínea, que este mes ha retomado las conexiones entre Caracas y Canarias. Al respecto de este asunto, la ministra portavoz ha remarcado que por parte del Gobierno ya se ha explicado «a lo largo de este periodo que se ha creado un fondo de solvencia dirigido a aquellas empresas que tenían dificultades, y que tiene más de 10.000 millones de euros dirigido a grandes empresas a través de préstamos, de entrada en su capital. «Pero el PP y otras formaciones políticas, como siempre demonizan esa cuestión», criticó Montero, para apostillar que no sabe «qué intereses habrá con esa empresa en particular, –en alusión a Plus Ultra–, por parte de algunos que están yendo a todas las puertas para intentar abrir investigaciones». La ministra volvió a defender el carácter «estratégico» de Plus Ultra, argumentando que «una empresa estratégica no tiene por qué ser por su participación en la cuota de mercado», y ha remarcado que dicha aerolínea «forma parte del hub de Barajas, que es muy importante para el conjunto de las interconexiones de un sector estratégico para nuestro país» como es el del turismo y la aviación, según ha recalcado. | E. P.

Compartir el artículo

stats