Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La patronal descarta una recuperación exprés: será lenta y a finales de verano

Las perspectivas a corto plazo son «malas» y las empresas no saldrán del túnel hasta los últimos días de 2022 | Críticas al Estado por «no entender» el REF

Dos operarios trabajan en una obra de canalización en una calle. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Dos operarios trabajan en una obra de canalización en una calle. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ M. Á. Montero

No habrá una explosión económica. Ni siquiera una rápida recuperación. La economía canaria no saldrá de la uvi hasta septiembre, como muy pronto a finales de agosto. Y desde ese momento aún tendrá que permanecer en la cama del hospital durante un tiempo antes de poder andar sin ayuda. ¿Cuánto tiempo? Depende a su vez de cuánto tiempo tarde en restablecerse un flujo de turistas suficiente para que el tejido productivo regional coja velocidad de crucero. De entrada, por tanto, no habrá margen para la recuperación mientras el Reino Unido –el principal mercado turístico del Archipiélago– mantenga a las Islas en su lista negra de territorios no seguros o donde la pandemia no está del todo bajo control. Pero aunque Londres amnistíe a Canarias de forma más o menos inminente, la vuelta a la normalidad será lenta, «poco a poco», y no comenzará hasta finales de verano.

Este es el escenario a corto plazo que prevé la división tinerfeña de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE-Tenerife), que ayer celebró su asamblea anual en la sede de la Presidencia del Gobierno de Canarias en la capital tinerfeña. El presidente de la patronal provincial, José Carlos Francisco, explicó tras la asamblea que la recuperación en forma de uve –esa en que a un desplome económico tan intenso como el causado por el coronavirus le seguiría un crecimiento igualmente rápido e intenso– está descartada. «Será un proceso duro, pero los empresarios están concienciados», agregó el que fuera consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad Autónoma. Si todo fuera bien en el siguiente mes y medio, es decir, si no hubiera nuevos contratiempos y el Reino Unido sacara a la región de su lista negra, cabría la posibilidad de que el inicio de la recuperación –solo el inicio, en ningún caso el pleno restablecimiento– se adelantara a finales de agosto. Un objetivo que también exige cumplir el calendario de vacunación, de modo que el 70% de la población isleña esté inmunizado antes de que acabe julio. De ser así, ahondó Francisco, la mayor movilidad daría nuevos bríos a la economía. Lo más normal, no obstante, sería que el comienzo de la recuperación no llegase hasta septiembre, con lo que al Archipiélago todavía le quedarían por delante dos meses y medio de crisis profunda. «No va a ser fácil», reconoció el presidente de la CEOE-Tenerife, por la situación límite en que se encuentran muchas empresas que están endeudadas hasta las cejas.

Las previsiones de la patronal de la provincia de Santa Cruz de Tenerife coinciden así con las de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), la patronal de la demarcación de Las Palmas. El secretario general de la CCE, José Cristóbal García, ha explicado que conseguir este verano niveles de ocupación superiores al 40% «va a ser complicado».

José Carlos Francisco recordó que la caída del Producto Interior Bruto (PIB) regional llegó en 2020, el Año I de la pandemia, al 20%. Y hasta un 15% se desplomó en el primer trimestre de 2021, lo que evidencia hasta qué punto la situación económica sigue siendo «complicadísima», admitió el líder empresarial. De hecho, y para resumir la difícil coyuntura en que Canarias continúa sumida, Francisco subrayó que, más allá de números y porcentajes, las perspectivas a corto plazo son «malas».

El representante de la patronal insistió en que las cifras negativas que ha dejado la crisis de la covid-19 «son cifras nunca vistas», de modo que las ayudas públicas «han amortiguado el golpe», pero por sí solas no son la solución. El presidente de la CEOE-Tenerife puso en valor los más de 5.000 millones de euros –entre el dinero para sufragar los ERTE de fuerza mayor, los préstamos blandos del Instituto de Crédito Oficial y las subvenciones directas– con que la Administración pública ha ayudado a paliar la crisis en las Islas, pero al mismo tiempo puso énfasis en que «esto no lo arregla solo el Gobierno».

José Carlos Francisco

Una de cal y una de arena

El reconocimiento al Ejecutivo, en este caso al central, por haber «comprendido» las especiales necesidades de Canarias a la hora de distribuir los 7.000 millones para ayudas directas a las empresas –el Archipiélago se lleva 1.144 millones, el mayor trozo del pastel– se convierte en reproche, sin embargo, al abordar la cuestión del REF. Francisco afirmó que el Régimen Económico y Fiscal «se entiende poco» en Madrid, y puso el ejemplo de las ayudas a la industria cinematográfica, un asunto aún pendiente de solución sencillamente porque «no se acaba de entender». «No se acaba de entender», repitió el representante de la confederación de empresarios, «la importancia que para Canarias tiene nuestro fuero económico», remarcó.

Al hilo de lo anterior, Francisco hizo hincapié en que el REF, la particular constitución económica de la Comunidad Autónoma, es un instrumento de carácter estructural, no coyuntural. El presidente de la patronal de la provincia tinerfeña respondió así a la reflexión del viceconsejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, Fermín Delgado, sobre la conveniencia de que el fuero se reoriente hacia los principios rectores de los fondos extraordinarios europeos, como la modernización y diversificación de la economía o la promoción de actividades de alto valor añadido y mucha capacidad para generar empleo. El empresario no se cerró a la posibilidad de modificar y mejorar el REF, pero sí puntualizó que no tiene sentido cambiar una herramienta tan importante para el desarrollo del Archipiélago, una herramienta «estructural», insistió, por una cuestión como los fondos europeos, que por mucha importancia que tengan no dejan de ser un instrumento de financiación «coyuntural». «El REF no debe estar adaptándose a las ideas innovadoras, o ideas del momento, de la Unión Europea, España o quien sea».

«Los fondos europeos son un asunto coyuntural y el REF es un asunto estructural, y los temas estructurales no deben acomodarse a los coyunturales, más bien al contrario», argumentó José Carlos Francisco. «Si es necesario modificar el REF, habrá que hacerlo pensando en el largo plazo, con visión estructural», indicó.

Durante la asamblea anual, la cuadragésima tercera que celebra la CEOE-Tenerife, su presidente avanzó ante los asociados que no se espera que el tejido empresarial del Archipiélago alcance la plena recuperación hasta finales de 2022. Además, Francisco habló de la importancia de «convencer» de una vez por todas a Madrid «de la trascendencia del cumplimiento de nuestro Estatuto de Autonomía» –REF incluido– y también de otros asuntos como la reducción de la burocracia –otra demanda recurrente– y los posibles efectos de los recientes acuerdos del G7.

Compartir el artículo

stats