Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hasta una docena de Comunidades Autónomas lanza bonos turísticos para impulsar la demanda

La lista de las empresas que se sumen a la campaña de turismo interior en Canarias se publica el lunes

Una guía en el casco histórico de la capital grancanaria. | ANDRÉS CRUZ

Una guía en el casco histórico de la capital grancanaria. | ANDRÉS CRUZ

La Comunidad Autónoma lanzó ayer los bonos turísticos para promover la demanda local, echar una mano en las vacaciones a los bolsillos de las familias –extenuados por la crisis del coronavirus– y contribuir al relanzamiento de la primera industria regional, con diferencia la actividad más castigada por la pandemia. Aunque no será hasta el 1 de julio cuando los residentes canarios –mayores de 18 años– podrán apuntarse para participar en el sorteo de los 50.000 bonos –el plazo de inscripción estará abierto hasta el 12 de julio–, ayer comenzó el período para las empresas de alojamiento, es decir, hoteles, apartamentos y demás, y las agencias de viajes. Fue precisamente una agencia de viajes, nada más abrirse el plazo, la primera en sumarse a la campaña de la Consejería de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias. Las empresas que quieran participar en la iniciativa tienen hasta el 1 de diciembre para rellenar el formulario que encontrarán en el sitio web holaislascanarias.com/bono-turistico, si bien es muy importante que lo hagan antes del 1 de julio. ¿Por qué? Porque ese día no solo se abrirá el plazo para que los ciudadanos se apunten al sorteo –se celebrará ante notario el 14 de julio–, sino que desde ese momento los residentes que se hayan registrado decidirán dónde usarán el bono turístico en caso de resultar agraciados.

La lista de las agencias de viajes –físicas, no online, y que desarrollen su actividad en el Archipiélago– y alojamientos de todo tipo –hoteles, hoteles urbanos, hoteles emblemáticos o rurales, apartamentos, villas, casas emblemáticas, casas rurales y viviendas vacacionales– se publicará el próximo lunes día 28, de modo que quienes se inscriban para el sorteo puedan escoger desde el 1 de julio dónde les gustaría pasar sus vacaciones. Hay que recordar, eso sí, que todas las empresas que deseen sumarse a los bonos Somos Afortunados deben estar inscritas en el Registro General Turístico de Canarias y disponer de al menos un TPV –Terminal Punto de Venta– físico con número de comercio (FUC) que las identifique en el servicio de pagos y permita realizar las operaciones con las tarjetas monedero que se les darán a los 50.000 ganadores del sorteo. «El objetivo es generar actividad económica a través de un mecanismo que beneficiará en último término a nuestras empresas y, por ende, a sus trabajadores», explicó ayer la consejera del área, Yaiza Castilla.

Canarias no es la única Comunidad Autónoma que ha optado por los bonos turísticos para paliar la crisis generada por la pandemia y las restricciones de la movilidad. Otras once regiones del país también han puesto en práctica esta herramienta para impulsar la demanda, aunque las Islas sí son la única que ha optado por la fórmula del sorteo, lo que en un primer momento dio lugar a críticas, sobre todo en las redes sociales, por el hecho de que esté abierto a toda la población, lo mismo a un rico que a un ciudadano de a pie. Sin embargo, la consejería no dispone ni del tiempo ni de los medios para hacer un cribado de participantes en función de la renta, y, además, el sorteo evita que los bonos –de 200 euros cada uno– se conviertan en una suerte de carrera en la que las 50.000 personas que lleguen primero se queden con la ayuda para las vacaciones.

Cabe recordar que en las Islas hay dos tipos de bonos turísticos: uno para alojamientos –el beneficiario tendrá que poner de su bolsillo una cantidad igual o superior a los 200 euros de ayuda– y otro para agencias de viajes. En este último caso el agraciado no tendrá que aportar nada, pero el bono-tarjeta deberá usarse para contratar con la agencia unas vacaciones de una estancia mínima de cuatro noches en temporada de verano –entre julio y septiembre– o de dos noches entre octubre y diciembre, ya en temporada alta.

En las demás Comunidades Autónomas hay todo tipo de fórmulas. En Andalucía cada residente podrá usar tres bonos, y también hay dos tipos: uno para hoteles y apartamentos y otro para agencias de viajes. Es decir, un andaluz puede usar un bono en un hotel, otro en un apartamento –por un máximo de 200 euros cada uno– y uno más –este hasta un tope de 500 euros– para una estancia de al menos cuatro noches contratada por medio de una agencia. En Aragón, cualquier residente español puede optar al bono –de hasta 300 euros–, no solo los aragoneses, mientras que Baleares, como Canarias, lo limita a los empadronados, pero eso sí, la ayuda es de solo cien euros y exige cambiar de isla, como el mallorquín que se aloje en Ibiza. El archipiélago mediterráneo busca así promover la movilidad interinsular.

Castilla-La Mancha, en cambio, ha optado por dar subvenciones a las empresas para que estas apliquen descuentos, mientras que Castilla y León se ha decantado por tarjetas prepago de hasta 700 euros que, como en Canarias, exigen que el beneficiario ponga una cantidad de su bolsillo. Madrid da bonos de 600 euros a todo nacional que visite la capital.

Premios del Turismo a los guías profesionales y a Fred. Olsen

Las Asociaciones Profesionales de Guías de Turismo (APIT) –presente en cinco de las ocho islas– y la naviera Fred. Olsen han sido distinguidas con el Premio de Turismo Islas Canarias en la categoría de Proyección Internacional del Destino y el de la Excelencia en el Sector Turístico, respectivamente, de los Premios de Turismo Islas Canarias con los que cada año se reconocen la labor desempeñada por personas, empresas e instituciones en la defensa, promoción, innovación y mejora de la calidad y sostenibilidad del destino Canarias.

Compartir el artículo

stats