Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El negocio con Reino Unido se reduce a menos de la mitad con el ‘brexit’

La compraventa de mercancías con Londres se desploma a cifras insignificantes con el tomate y el pepino como damnificados

Si el primer cuatrimestre de 2021 ha sido histórico, por lo malo, para el comercio exterior en general, lo ha sido aún más para el negocio con el Reino Unido. Con el brexit –el adiós de los británicos a la Unión Europea (UE)– como telón de fondo, el negocio de la compraventa de productos y mercancías entre Londres y Canarias se ha reducido a menos de la mitad.

Entre enero y abril, que es hasta donde abarca la estadística del ICEX –recién actualizada con los datos del cuarto mes del año–, las empresas del Archipiélago exportaron bienes al Reino Unido por un montante de menos de 9,7 millones de euros. Una suma que más que pequeña es insignificante. No en vano, nunca antes, nunca desde que existen registros oficiales –1995–, se había anotado una cuantía tan pequeña. Es más, la menor cantidad hasta la fecha era justo la de 2020, el Año I de la pandemia, cuando las exportaciones de mercancías a las islas británicas en el primer cuatrimestre superaron los 20 millones. Es decir, las empresas canarias facturaron por sus envíos al Reino Unido más del doble que en lo que va de 2021 incluso en los cuatro primeros meses de 2020, cuyos últimos 45 días –desde el 15 de marzo, cuando entró en vigor el estado de alarma nacional– vieron cómo el comercio exterior de medio mundo se ralentizaba como nunca antes para contener el avance del coronavirus. De hecho, el negocio de las exportaciones a Londres cayó un 52,5% de enero a abril con respecto al mismo período del año pasado.

A la cola del país

Como ocurre con el comercio exterior en general, Canarias también está a la cola del país en las ventas de productos al Reino Unido. En términos cuantitativos, solo Baleares facturó en el primer cuatrimestre algo menos que la Comunidad Autónoma por sus exportaciones a las islas británicas –8,8 millones de euros–, pero la reducción interanual en el archipiélago mediterráneo es de un 38,6%, frente al 52,5% de Canarias. Y ello pese a que casi la mitad de las regiones del país –ocho de las 17– sí logra aumentar su negocio exportador con el Reino Unido en el arranque de 2021. El brexit no ha impedido que el País Vasco facture un 29,7% más por sus ventas a Londres o que Aragón, por ejemplo, experimente un incremento de hasta un 32,8%.

Buena parte del deterioro de las exportaciones canarias al Reino Unido tiene que ver con el pepino y, sobre todo, el tomate, los dos productos que sostenían el grueso del negocio. La factura por los envíos de tomates se quedó hasta abril en menos de 1,5 millones –una caída del 77%– y la de los pepinos, en 705.000 euros (-79%).

No son mejores, más bien al contrario, los datos de importaciones. Familias y empresas isleñas compraron mercancías a Londres entre enero y abril por un total de 18,7 millones, un 70% menos.

Compartir el artículo

stats