Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alquiler de terrazas y piscinas por horas despega en Canarias

La reserva de alguno de los espacios más exclusivos alcanza los 80 euros por hora | El fin del estado de alarma eleva la demanda

El alquiler de terrazas y piscinas por horas despega en Canarias

El alquiler de terrazas y piscinas por horas despega en Canarias

Disfrutar de un ático chill out frente al mar en Las Américas por 80 euros la hora; bañarse en una piscina familiar durante medio día por 18 euros por persona en Lanzarote; o reservar durante seis horas un lugar privilegiado en el que admirar la puesta de sol en Maspalomas pagando 20 euros por cada invitado. El alquiler de terrazas y piscinas particulares para la celebración de eventos privados, como fiestas, cumpleaños o baby shower se está convirtiendo en un negocio en auge en Canarias. El fin del estado de alarma y la progresiva retirada de las restricciones sanitarias hace que cada vez se apueste más por esta fórmula que permite acceder a lugares exclusivos o disfrutar de instalaciones excepcionales, al menos, durante un rato.

El alquiler de terrazas y piscinas por horas despega en Canarias

El boom del alquiler por horas parece haber llegado para quedarse. Después de que se extendiese a vehículos, como bicicletas o patinetes eléctricos, o a habitaciones de hotel, el arrendamiento por horas de otro tipo de espacios privados para pequeñas celebraciones parece despegar también en las Islas, tras el alza que ha experimentado esta actividad en grandes ciudades como Barcelona o Madrid. El alquiler de fincas y locales para celebraciones en una actividad que desde hace años se ha desarrollado en el Archipiélago. Sin embargo, ahora la aparición de diferentes plataformas online, al estilo de Airbnb, facilita el contacto entre propietarios y clientes, posibilitando que, por ejemplo, un particular pueda alquilar la piscina de su vivienda u ofrecer para fiestas el jardín de su casa.

Las condiciones son muy variadas y dependen de cada uno de los propietarios. Los periodos de tiempo en los que pueden reservarse también son muy flexibles y algunos se extienden hasta la 1:00 de la madrugada. El tiempo mínimo para arrendar los espacios también cambia, aunque el más repetido está entre las tres y las seis horas. Existen lugares con aforo suficiente para hasta 100 personas y en muchos de ellos se pueden disfrutar de extras como barbacoa, toallas o merienda en el caso de las piscinas, aunque en algunos casos se deberá pagar un suplemento por su uso. Al tratarse de propiedades particulares también se debe tener en cuenta que el arrendador puede especificar que estará presente en el lugar en el momento del alquiler.

Los más demandados

Para el verano, los espacios más demandados son precisamente las terrazas con vistas especiales o lugares con piscina que sirvan para pasar un día diferente rodeados de familiares y amigos. Este tipo de reservas se han convertido también en una fórmula utilizada para tratar de sortear las restricciones que se imponen, por ejemplo, en la hostelería, donde en Tenerife solo pueden sentarse cuatro personas por mesa; seis en Lanzarote y La Graciosa y hasta diez en el caso del resto de islas si se encuentran en el exterior. Aunque también en este tipo de espacios se deben respetarse las normas para hacer frente a la pandemia.

Son varias las plataformas online que ya ofrecen algunos de estos alquileres en Canarias. Aunque las alternativas son todavía limitadas, la previsión es que las ofertas vayan en aumento a medida que avance la demanda. Una de ellas es Hola Place, que está especializada en el alquiler de locales y azoteas entre particulares. La web aloja ya más de 400 espacios en toda España que se ofertan para despedidas de soltera, encuentros de trabajo o sesiones de fotos. La plataforma asegura que se trata de alternativas más originales que acudir a un restaurante y que su infraestructura facilita el contacto entre las personas que quieren disfrutar de una terraza o un lugar privado solo por una tarde, con otras que disponen de ellos y quieren ganar un dinero extra.

Swimmy es otra de las plataformas orientada al alquiler por horas que también ha comenzado a trabajar ya en Canarias. En su caso, está especializada en la oferta de piscinas privadas, aunque el mecanismo es similar.

Otro modelo de negocio, también basado en el disfrute por horas, es aquel que permite a los clientes beneficiarse de todas las instalaciones de un hotel sin tener que alojarse en él. Son los conocidos como DayPass, una palabra que desde el verano pasado se ha vuelto cada vez más habitual en el Archipiélago y que permite acceder durante unas horas a un alojamiento turístico, pagando un precio menor al que se debería abonar si se quisiera ser huésped habitual.

La fórmula comenzó a ser más frecuente a partir del verano pasado, cuando los pocos hoteles que reabrieron en las Islas tras el histórico cero turístico provocado por la pandemia, buscaron alternativas para darle uso a sus instalaciones y mejorar la rentabilidad. Los DayPass se convirtieron en una buena manera de atraer a los residentes, ya que sus atractivos precios, hacen que aquellos que quizá no puedan afrontar el pago de una estancia en el hotel, sí puedan desembolsar la cuantía necesaria para pasar unas horas en el complejo disfrutando de casi todas sus comodidades.

Compartir el artículo

stats