Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Finanzas públicas | Balance de mitad de año

El consumo, por los suelos: Canarias recauda menos que en el infeliz 2020

Hacienda cierra la primera mitad del ejercicio ingresando 29 millones menos por el IGIC pese a la parálisis de la economía en los mismos meses del año pasado

El consumo, por los suelos: Canarias recauda menos que en el infeliz 2020

El consumo, por los suelos: Canarias recauda menos que en el infeliz 2020 La Provincia

La Agencia Tributaria Canaria dio a conocer ayer las cifras de la recaudación por los tributos del Régimen Económico y Fiscal (REF) al cierre de la primera mitad del año. Y la primera conclusión es que el consumo de las familias y la inversión de las empresas están por los suelos. Un hecho que no sorprende tanto por desconocido –es comprensible que los niveles de consumo bajen en una situación de crisis como la actual– como por su magnitud. La apatía de la economía isleña es tan grande sin el tirón del turismo que la Hacienda regional ingresó menos dinero de enero a junio de este año que en los mismos meses del infausto 2020, cuando la actividad productiva se limitó a los bienes y servicios de primera necesidad para contener el avance de la pandemia. En este escenario, el fisco de la Comunidad Autónoma recaudó en el primer semestre del ejercicio por los tributos del REF –con el IGIC a la cabeza– un total de 714,4 millones de euros. Son seis millones menos que en los seis primeros meses de 2020.

No obstante, la reducción de los ingresos por el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), el principal gravamen sobre el consumo en el Archipiélago, es aún mayor. La Agencia Tributaria Canaria cobró en concepto de IGIC en la primera mitad del año un montante de 621,3 millones de euros, cuando en el mismo período de 2020, a pesar de la casi total paralización de la economía desde el 15 de marzo –cuando comenzó el confinamiento de la nación–, recaudó 650,6 millones de euros, 29,3 millones más. Los ingresos por los otros dos tributos del llamado Bloque de Financiación Canario –el Impuesto de Matriculación y el Arbitrio sobre las Importaciones y Entregas de Mercancías, el polémico AIEM– compensaron en parte la caída del IGIC. Matriculación y AIEM les reportaron a las arcas públicas isleñas una suma de 93 millones de euros, mientras que en los mismos meses de 2020 fueron 69,8 millones, 23,2 menos.

La ‘desaparición’ de los turistas también tira a la baja de la recaudación pública autonómica

decoration

Con todo, la verdadera dimensión de la pérdida de recaudación se ve al comparar las cifras de este ejercicio con las de 2019, el último año prepandemia.

De enero a junio de 2019, cuando nadie en España habría imaginado la que se venía encima por la irrupción del coronavirus en la lejana China, la Hacienda autonómica ingresó por los tres grandes tributos del fuero isleño un total de 921,5 millones de euros. Una cifra que está por ver cuándo la debilitada economía canaria será capaz de recuperarla. En cualquier caso, será imposible sin el regreso de los turistas, que disparan al alza la recaudación por el IGIC gracias al gasto que hacen durante sus vacaciones en el Archipiélago. Sea como sea, lo cierto es que Canarias ingresó en el primer semestre de 2021 la friolera de 207,1 millones de euros menos por los impuestos del REF que en los mismos meses del último año de normalidad. Y la caída de nuevo es mayor en el IGIC: esos 621,3 millones de euros recaudados hasta el 30 de junio son 212,2 millones menos que en la primera mitad de 2019, un 25% menos. Dicho de otro modo: la Comunidad Autónoma ha perdido uno de cada cuatro euros de los ingresos por el Bloque de Financiación Canario a consecuencia de la crisis de la covid-19. Un hundimiento que no tiene precedentes en la base de datos del Istac, que abarca desde 1999.

Compartir el artículo

stats