Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus | Las consecuencias económicas

La economía española viaja en Airbus mientras la canaria va en bicicleta

La subida del PIB nacional roza el 20% y desborda las expectativas | La patronal no ve a las Islas creciendo más de un 6% y retrasa la plena recuperación a 2023

Interior del Palacio de la Bolsa

Interior del Palacio de la Bolsa Eduardo Parra - Europa Press

La recuperación llegará antes o después. O más bien antes y después: antes en España y después en Canarias. No en vano, la economía nacional viaja hacia la recuperación a bordo de un Airbus o un Boeing último modelo, mientras que la economía isleña lo hace en bicicleta y subiendo un puerto de primera categoría. El Producto Interior Bruto (PIB) del país creció un 2,8% en el segundo trimestre del año, y el incremento llega al 19,8% en tasa interanual, es decir, en comparación con el mismo período –de abril a junio– de 2020. Con esta subida cercana al 20% se rompe al fin la racha de cinco trimestres consecutivos –15 meses– de cifras negativas por los efectos económicos de la pandemia. «Se han superado todas las expectativas», se congratuló ayer el presidente Pedro Sánchez. ¿Y Canarias? En la Comunidad Autónoma, a falta de los datos oficiales de la contabilidad regional, las previsiones están muy lejos, lejísimos, del ritmo que marca el PIB del conjunto del Estado. En 2021, según los cálculos de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife), el PIB canario aumentará, como mucho, un 6%. Es más, la economía del Archipiélago no será capaz de recuperar el ritmo previo al estallido de la pandemia hasta 2023, con lo que las previsiones de la patronal no coinciden con las del presidente del Gobierno autonómico, Ángel Víctor Torres, que en el último pleno parlamentario apuntó que la producción habrá recobrado la vitalidad de 2019 –el último ejercicio sin coronavirus– hacia finales de 2022.

En cualquier caso, lo seguro es que las Islas cerrarán 2021 con sabor agridulce; más agrio que dulce, eso sí. Es verdad que la economía regional crecerá este año, pero no es menos cierto que esto es algo que se daba por descontado, ya que 2020 fue el ejercicio del confinamiento de la nación, del cierre de fronteras, de las restricciones de la movilidad y de la casi desaparición de los turistas. Solo una hecatombe habría impedido o impediría cerrar 2021 en positivo. El problema es que el PIB isleño solo crecerá entre un 5 y un 6%, advirtió ayer el presidente de la CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco, en la presentación del Informe de coyuntura de Canarias y perspectivas correspondiente al segundo trimestre del año. Un 5-6% que significaría recuperar entre 1.875 y 2.250 millones de euros. El PIB de 2021 oscilaría así entre los 39.381 y los 39.750 millones, con lo que al tejido productivo canario aún le faltarían por recuperar alrededor de 8.000 millones de euros para volver al ritmo de 2019. Es más, exceptuando lo ocurrido en el extraordinario –por lo malo– 2020, esos menos de 40.000 millones de PIB suponen que la economía del Archipiélago retroceda a cifras de 2012-2014, es decir, que retroceda a cifras de hace más de siete años. «Recuperaremos una cuarta parte de lo que perdimos el año pasado, así que nos queda mucho camino», ahondó el dirigente empresarial.

El economista José Miguel González, director de Consultoría de Corporación 5 –la firma fundada por el propio José Carlos Francisco que junto con Cajamar Caja Rural colabora en la elaboración de los informes de la CEOE–, explicó así que es necesario que 2022 sea un año de «espectacular recuperación» para que en 2023 se alcance el «estatus» de 2019. Dicho de otro modo: si 2022 no es tan esplendoroso como cabe esperar de la vacunación y del consecuente restablecimiento de los flujos turísticos, entonces incluso es posible que la plena recuperación de la economía canaria se demore más allá de 2023. Ni que decir tiene, puntualizaron tanto Francisco como el representante de Corporación 5, que la irrupción de una indeseable cepa o variante del coronavirus que escape de las vacunas o que reduzca su eficacia complicaría aún más el panorama. «Tenemos que seguir vacunando al mayor ritmo posible porque de la vacunación depende casi todo lo demás, incluida la economía», subrayó el presidente de la CEOE-Tenerife, que estuvo acompañado por el secretario general de la confederación, Pedro Alfonso.

La economía española viaja en Airbus mientras la canaria va en bicicleta M. Á. Montero

Más del 31% de paro

En el repaso a los indicadores socioeconómicos, José Miguel González expuso que la tasa de desempleo real, es decir, la que incluye tanto a los parados de la estadística oficial como a quienes están en suspensión de empleo –que de facto son tan parados como los de las cifras oficiales–, alcanza ya el 31,16%. Por lo tanto, 31 de cada cien canarios que están en edad de trabajar y que quieren trabajar no pueden hacerlo porque no encuentran dónde.

En lo relacionado con las empresas, el economista destacó que en lo que va de año se han recuperado 459 negocios. A 1 de enero las empresas inscritas en la Seguridad Social sumaban 57.590, y ahora son 58.049. No obstante, hay que puntualizar que en febrero del año pasado, el último mes antes del estallido de la pandemia –el Gobierno central decretó el estado de alarma nacional el 14 de marzo–, el número de empresas –en este caso se trata de empresas con asalariados– llegaba a 61.602. Hay, por tanto, 3.553 menos. La estadística de firmas inscritas en la Seguridad Social no incluye, cabe insistir, los negocios sin empleados, con lo que la destrucción empresarial es en realidad mayor.

Compartir el artículo

stats