El portavoz del Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera (ASG), Casimiro Curbelo, ha pedido que el Estado lidere la puesta en marcha de mecanismos "reales" para frenar el incremento paulatino en los precios de los billetes aéreos con Canarias, situación que se ha agravado con la crisis provocada por la pandemia y la pérdida de conexiones con la Península.

El diputado autonómico hizo hincapié en la urgencia de fijar normas de control sobre las tarifas y aludió al establecimiento de precios máximos de referencia como alternativa para evitar incrementos en momentos puntuales.

Asimismo, reiteró que hay que definir una salida que no repercuta de manera negativa en los bolsillos de los ciudadanos y que tampoco ponga en riesgo la conectividad con las Islas, por lo que una Obligación de Servicio Público, dijo, "puede ser una solución", aunque considera que habría que analizarlo con detenimiento y cumpliendo con las directrices que la Unión Europea marca en estos casos, porque "una OSP limitaría la capacidad de operaciones, ya que sería una única compañía la que operaría las rutas establecidas".

Casimiro Curbelo recordó que a principios de 2020 se celebró en Gran Canaria la Cumbre de Transporte y Movilidad de los territorios extrapeninsulares, que sirvió para sentar las bases de la conectividad de los dos archipiélagos y las ciudades autónomas. "En ella abordamos la funcionalidad del descuento de residente, junto al resto de problemas que han surgido con el incremento de los precios, que por aquel entonces habían aumentado un 24% respecto a los establecidos en el mismo periodo de 2019", precisó.

MOVILIDAD ENTRE ISLAS

El también presidente del Cabildo de La Gomera aseguró que las particularidades de esta realidad afecta, además, a la conectividad interinsular, puesto que aun con la bonificación, los ciudadanos canarios ven cómo cada vez pagan más por moverse entre islas, con precios que superan ya los 60 euros para una persona y vehículo en el trayecto marítimo entre San Sebastián y Los Cristianos, en Tenerife.

"Es evidente que la mayor preocupación está en la conectividad con la Península, pero debemos abordar, de igual forma, la evolución de las tarifas aéreas y marítimas en Canarias, donde existen también los sobrecostes de la doble insularidad y la dependencia económica de las islas no capitalinas sobre las dos capitales de provincia", aseveró.