Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La salida de la crisis | Evolución del mercado laboral

Los ERTE se reducen por el tirón veraniego del turismo y la hostelería

Un total de 21.638 personas salen en julio del limbo de la regulación temporal en las Islas | Canarias reduce el paro en un 7,42% con la llegada del verano

Turistas en la recepción a su llegada al hotel Riu Papayas de Playa del Inglés, este viernes.

Turistas en la recepción a su llegada al hotel Riu Papayas de Playa del Inglés, este viernes.

La campaña de verano ha reactivado tímidamente el sector turístico de las Islas y ha permitido que 21.638 canarios se reincorporen a sus puestos de trabajo después de ser incluidos en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Esto supone un descenso del 30,49% del número de personas que mantenían sus contratos congelados por la crisis económica derivada de la pandemia de la covid-19, la segunda mayor reducción intermensual que se registra desde que se decretó el estado de alarma –solo por detrás del dato de agosto de 2020, que con el impulso del periodo estival superó el 40%–. Situación a la que se suma que el desempleo en el Archipiélago anotó un descenso por tercer mes consecutivo –esta vez del 7,42%–, con lo que 20.374 personas lograron un nuevo empleo en el mes de julio. De este modo, un total de 42.012 isleños han retomado o iniciado la actividad laboral en este periodo.

La reducción del paro en las Islas se situó casi dos puntos por encima de la registrada en el conjunto del territorio nacional. Con ese dato, Canarias se sitúa como la quinta región en la que más disminuye el número de desempleados, solo por detrás de Baleares, que roza el 16%, Asturias (9,94%), Cataluña (8,42%) y Andalucía (7,72%). De esta forma, el Archipiélago contabiliza 254.101 desempleados y si bien es el mejor dato desde que se inició la pandemia, todavía quedan más de 45.000 puestos de trabajo por recuperar para que la Comunidad Autónoma se sitúe en las cotas de febrero de 2020. No en vano, al cierre de julio, Canarias tenía un 22,26% más de paro que hace diecisiete meses, lo que supone 46.264 personas más que antes de declararse el estado de alarma en España, el 14 de marzo de 2020.

Canarias registra la cifra de desempleados más baja desde el inicio de la pandemia

decoration

El descenso del paro es palpable principalmente en el sector servicios, en el que hay 14.597 personas menos en situación de desempleo. Asimismo, es destacable la reducción de personas que buscan su primer trabajo. En julio, en este colectivo se computaron 3.057 parados menos, frente a la reducción de 213 personas que se había producido en el trimestre anterior. El desempleo también descendió en la construcción, sector que registró 1.717 parados menos, además de la industria, en el que el paro se redujo en 556 personas y la agricultura, con 447 desempleados menos. 

Desde que se decretó el estado de alarma y los ERTE se presentaron como escudo para proteger a los trabajadores, 182.224 canarios han salido de ese limbo laboral, de forma que el Archipiélago baja por primera vez de las 50.000 personas en expediente de regulación de empleo.

Los ERTE se reducen por el tirón veraniego del turismo y la hostelería La Provincia

El goteo de viajeros nacionales y extranjeros y el turismo interior de los canarios no han sido suficientes para paliar la contundente subida del paro que se produjo a raíz de la crisis sanitaria. A pesar de los datos positivos de los ERTE y del desempleo, el número de afiliados a la Seguridad Social descendió en 6.073 personas, hasta contabilizar un total de 774.306 canarios en alta laboral. En el conjunto del territorio nacional, el número de afiliados subió en julio un 0,47%, con lo que hay 91.451 trabajadores más que los apuntados durante el mes anterior.

Según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, dirigido por Yolanda Díaz, se perciben signos de recuperación gracias a la reactivación de sectores como la construcción, la industria o la agricultura, así como el impulso de actividades fundamentales para la economía canaria como son la hostelería o el comercio. Sin embargo, en el sector público, la filiación ligada a la educación sufrió un golpe con la finalización del curso escolar, que se tradujo en una pérdida de 10.766 empleos. 

La temporada turística logra que en julio 42.012 personas retomen o entren en el mercado laboral

La directora del Servicio Canario de Empleo (SCE), Dunia Rodríguez, hizo ayer un balance positivo de los datos del paro aunque «desde la prudencia». A su juicio, los datos de julio reflejan que la economía de las Islas «empieza a repuntar», pero advierte que no hay que perder de vista que los meses estivales tienen un «marcado carácter estacional, que se traslada a la contratación». Además, Rodríguez subrayó que la recuperación económica y del empleo está supeditada a la superación de la pandemia, por lo que llamó a la responsabilidad compartida entre la administración, empresas y ciudadanía, para que «la curva siga progresando en el mismo sentido que el último trimestre».

El presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé, a raíz de los datos del paro, insistió en la importancia de aportar «tranquilidad» a un mercado laboral «aún muy convulso», dado que «la incertidumbre nos seguirá acompañando durante varios meses hasta que se consiga controlar los contagios e inmunizar a un elevado porcentaje de la población». En este sentido, Sesé considera que hasta que se estabilice la situación epidemiológica y económica, será necesario mantener los ERTE y posponer decisiones que supongan cambios laborales de calado, como la reforma laboral o la subida del salario mínimo interprofesional. Por su parte, la CEOE de Santa Cruz de Tenerife instó al Gobierno de Canarias a incrementar los recursos para alcanzar la inmunidad de rebaño cuanto antes y apela a la responsabilidad de la ciudadanía en aras de recuperar la normalidad de la actividad económica.

Horizonte incierto

La portavoz del Grupo Parlamentario Popular y presidenta del PP de Canarias, Australia Navarro, afirmó ayer que los datos de parados en las Islas son «muy preocupantes» y «nada alentadores», porque «en las listas de desempleo hay 46.264 más que al inicio de la pandemia». Para Navarro, las cifras «ponen negro sobre blanco el horizonte incierto al que se enfrentan miles de canarios», ya que la reactivación económica y laboral «sigue sin despegar en las Islas, al ser la comunidad que menos ha bajado el paro y menos empleo ha creado en el último año». La diputada popular apuntó que «Canarias tiene más de 306.000 personas entre parados e inmersos en un ERTE que quieren trabajar y no pueden, una realidad que choca con los mensajes triunfalistas del Gobierno canario y que sólo pretenden tapar la inexistentes e ineficaces políticas para fomentar el empleo y la reactivación económica». La presidenta regional del PP considera que los autónomos «están pagando los platos rotos de la mala gestión» del Ejecutivo canario, ya que en julio 23.340 solicitaron «una prestación extraordinaria debido a la caída de su facturación». Según Navarro, esta situación se debe a la «ineficaz» política económica de «unos gobiernos que no han sabido estar a la altura de las dificultades por las que atraviesa» la economía, por lo que ha instado al Ejecutivo regional a «no dilatar innecesariamente la entrega de los 1.144 millones de euros». Finalmente, señaló que si el Gobierno canario «no es capaz de agilizar los fondos de recuperación y el plan de pagos de ayudas a las empresas», teme que cuando lleguen el tejido productivo «ya estará agonizando y serán muchas empresas las que no aguanten esta embestida y desaparecerán y con ellas miles de puestos de trabajo». | LP

Compartir el artículo

stats