Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos vidas detrás de las cifras

Janiel Hassan y D´cil Villullas vuelven a su trabajo este verano después de más de un año en ERTE

Dácil Villullas

Dácil Villullas

Después de más de un año sin poder trabajar, Janiel Hassan y Dácil Villullas retoman la actividad en el sector turístico gracias a que el verano a animado las reservas en las Canarias.

El verano y la campaña turística ha propiciado que miles de canarios vuelvan a la actividad laboral después de más de un año sin poder trabajar. Detrás de las frías cifras de los ERTE que el Ministerio de Trabajo actualiza puntualmente cada mes, hay historias personales como las de Janiel Hassan y Dácil Villullas. Dos jóvenes que, tras decretarse el estado de alarma el 14 de marzo de 2020, se vieron obligados a quedarse en casa. Ambos trabajan en el sector turístico de las Islas y las escasas reservas del verano pasado no fueron suficientes para que sus empresas se reactivaran al 100%. Ahora, el tímido aumento de visitantes nacionales y extranjeros y la movilidad entre islas de los canarios han propiciado que las empresas saquen a más trabajadores de las listas de los expedientes de regulación temporal de empleo.

Janiel Hassan

Janiel Hassan I. D.

«Hay mucha incertidumbre en el turismo, las reservas de septiembre no invitan al optimismo»

Janiel Hassan - Recepcionista

decoration

«En julio abrió el hotel en el trabajo y yo me reincorporo esta semana ante el aumento de reservas porque, incluso, está en overbooking», apunta Hassan. Quien trabaja como recepcionista en un establecimiento hotelero del sur de Gran Canaria. Reconoce que tras el parón de diecisiete meses le cuesta pensar en retomar el ritmo previo a la pandemia. Además, reconoce que teme volver a entrar en un ERTE, porque «hay mucha incertidumbre en el sector turístico y las reservas previstas para septiembre no invitan al optimismo».

Villullas volvió a su centro de Spa hace un mes y admite que el regreso fue complicado porque se encontró con tareas y protocolos que se habían modificado. «Después de más de un año sin trabajar, tenía muchas ganas de volver», afirma la masajista, que tiene su empleo en el sur de Fuerteventura.

«Después de más de un año sin trabajar por la pandemia tenía muchas ganas de volver»

Dácil Villullas - Masajista

decoration

Los ERTE han sido una herramienta fundamental para proteger los empleos, aunque los trabajadores vieron reducidos sus salarios. En este sentido, el recepcionistas explica que su nómina duránte los meses de parón le ha impedido ahorrar y matiza que la situación hubiera sido mucho peor si hubiera tenido que hacer frente a un alquiler o una hipoteca. Ese es el caso de Villullas, quien sí vive en un piso arrendado. «Ha sido complicado pero, al menos, el propietario de mi casa me rebajó el alquier, porque era imposible pagar todas las facturas y hacer la compra», concluye.

Compartir el artículo

stats