Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miradas con ojos nuevos

Jóvenes profesionales en la veintena opinan sobre sus perspectivas de futuro en torno a la precariedad laboral, el alquiler o el medioambiente

La trabajadora social Raquel Martín.

Los jóvenes grancanarios que comienzan su carrera profesional opinan sobre sus retos, ambiciones, obstáculos en la vida, situación política y mediambiental, cuestiones de empleo y de vivienda o igualdad de género, en definitiva, de cómo ven su futuro en un país que parece que solo les pone obstáculos.

Zuleima Valido

Zuleima Valido La Provincia

Zuleima Valido

Actriz

«La igualdad no está nada conseguida»

La actriz Zuleima Valido, de 27 años, residente en Las Palmas de Gran Canaria, atesora una amplia formación y trayectoria en el sector de las artes escénicas y audiovisuales. Sin embargo, la artista sostiene que «hoy en día es un milagro tener un puesto de trabajo con unas condiciones dignas y un sueldo que lo respalde». «Por mi experiencia, los contratos son temporales y el sueldo nunca termina siendo todo lo deseable que me gustaría, lo que hace difícil tener una estabilidad», reflexiona, a lo que añade que «por mi profesión y experiencia, me resulta complicado conseguir algo que se adapte a mis expectativas».

Además, otra cuestión social que le inquieta es la persistencia de la desigualdad en un sistema patriarcal con mucha resistencia al cambio. «Creo que aún queda muchísimo por hacer», asevera. «Nada más lejos que la situación que se está viviendo hoy en día en Afganistán. O los acosos que seguimos viviendo día a día las chicas que salimos a la calle solas o el acoso que se sufre por redes. La tranquilidad e igualdad no está para nada conseguida a día de hoy, desgraciadamente», concluye.

Alejandro Valdivia

Alejandro Valdivia La Provincia

Alejandro Valdivia

Gestor de atención al cliente

«Las expectativas no son las reales»

Para Alejandro Valdivia, de 26 años, gestor de atención al cliente en Las Palmas de Gran Canaria, una de las asignaturas pendientes a abordar a escala social es «la situación abusiva» de los alquileres de la vivienda. «Dejando a un lado la poca estabilidad laboral en la que estamos inmersos, hay que sumarle que el hacerte cargo de un alquiler supone olvidarte de casi el 50% de tu salario», apunta.

Y es que, con respecto al mercado laboral, afirma que «hoy en día dedicarte a lo que realmente quieres o te has preparado para ejercer es un privilegio al que no todos tenemos acceso, por desgracia. La formación recibida nos ha puesto unas expectativas de acceso al empleo que no son las reales».

Por otra parte, Valdivia considera que, en políticas de igualdad de género, «hemos avanzado en relación a unos años atrás, aunque no lo suficiente», toda vez que aún queda mucho recorrido por delante para la materialización de políticas medioambientales. «El activismo medioambiental está creciendo en las islas, pero considero que no se debe a que se hayan creado las políticas necesarias sino, sobre todo, a la concienciación social de la juventud», afirma.

Patricia Jorge

Patricia Jorge

Directora artística

«La situación es desesperanzadora»

La directora artística Patricia Jorge, de 28 años, que reside a caballo entre Madrid y Las Palmas de Gran Canaria, considera que «la situación es realmente desesperanzadora para los jóvenes» y que, precisamente, «hay mucha gente muy bien preparada, con una formación más que amplia, que se ve obligada a emigrar para poder acceder, aunque sea, a una oportunidad laboral». «Sin hablar de que la mayoría de oportunidades consiste en un contrato temporal, con sueldos por debajo del convenio y sin siquiera la posibilidad de seguir creciendo». Esto redunda, claro, en un acceso a la vivienda «casi imposible». «Existen unas exigencias económicas y unos requisitos desorbitados, por lo que finalmente nos vemos sometidos a depender de los padres para poder tener alguna opción», apunta.

Por otra parte, en materia de igualdad de género, Patricia celebra que «hemos avanzado significativamente, en conciencia, visibilización y cambio», si bien «los cambios aún no se corresponden con los tiempos que corren: quedan muchísimas cosas que se pueden hacer y las sabemos, pero se dilatan los tiempos con discusiones ideológicas que no contribuyen a que estemos donde debemos estar. Para mí es inconcebible que a día de hoy sigamos debatiendo entre abuso o violación».

Raquel Martín

Trabajadora social

«Los alquileres son demasiado caros»

Raquel Martín, de 23 años, es trabajadora social. «En mi profesión hay bastantes ofertas laborales por la pandemia. Mucha gente ha entrado en situación de vulnerabilidad, por lo que se requiere más personal para atender a mayores, menores e inmigración. En mi trabajo no hay problemas de desigualdad de género porque todas somos mujeres, pero claro que existe un techo de cristal en todo». Asegura que ascender en una empresa cuando hay hijos a cargo es muy difícil, «un suelo pegajoso, se supone que te toca cuidar de los niños y de la casa». La base para un cambio está en la educación y, sobre todo en la universidad. En las carreras también hay mucha desigualdad. «En Arquitectura, por ejemplo, casi todos son hombres. Todavía no hemos tenido una rectora en la ULPGC».

En cuanto a conseguir una vivienda, «los alquileres son demasiado caros. Para la gente joven, aún peor porque tienes que vivir a las afueras de la ciudad para algo asequible. Si quieres formar una familia es complicado porque no hay acceso a un hogar». A los políticos les pediría que hagan lo que dicen. «Si hubiera elecciones, voto porque es mi derecho, pero no confío en ningún partido. Deberían hablar con los ciudadanos».

Giovanni Cabrera

Giovanni Cabrera

Ingeniero informático

«Los sueldos aquí son más bajos que fuera»

Giovanni Cabrera, de 24 años, estudió ingeniería informática y es desarrollador web para una empresa. «En mi sector es fácil el acceso al mercado laboral porque hay muchas compañías que se dedican a programación web o aplicaciones móviles. Con el teletrabajo la cosa está aún mejor porque viviendo en Canarias puedes trabajar para la Península o el extranjero». En unos años le gustaría liderar un equipo de desarrolladores propio en una empresa. En cuanto al problema de la vivienda «vivo con mis padres aunque me podría permitir un alquiler compartido, pero me quedaría muy justo de dinero. Tendrían que abaratarse los alquileres o subirse los sueldos. Aquí en Canarias son mucho más bajos que en la Península o en Alemania».

Los problemas medioambientales están directamente «relacionados con la acción humana. Debe haber una concienciación ciudadana y de las grandes empresas, causantes del mayor impacto». «A los políticos les pediría mayor honestidad y tener más en cuenta a la gente antes de tomar cualquier decisión. Entiendo, de todas formas, que a veces no puedan cumplir lo que prometen».

Guillermo Cabrera

Guillermo Cabrera

Emprendedor con una pizzería

«Hay oportunidades de trabajo»

Guillermo Cabrera, de 22 años, es un cocinero emprendedor con una pizzería propia desde hace dos años, en la que trabajó otros dos. «Me han comentado que acceder a un puesto de trabajo es algo complicado, pero veo que hay bastantes oportunidades si las sabes aprovechar y moverte, que es lo que cuesta en Canarias. Por ejemplo, te pueden ofrecer una entrevista para un trabajo en Telde, pero la rechazas porque no quieres trabajar fuera de la capital. No puedes pretender un empleo en el mismo sitio en que vives, cobrar 4.000 euros al mes y cumplir por cuatro horas». A él con su negocio no le ha ido mal. «Incluso me cogió la covid en mi primer año en la empresa y lo aproveché como una oportunidad para reformar el local». Como objetivos, quiere crear un par de negocios de comida rápida y casera y dedicarse a invertir en vivienda y alquiler. A este respecto, considera que está caro el precio de la vivienda, «pero yo puedo vivir solo porque se incluye con el arrendamiento de mi local».

Los políticos deberían «cambiar los recursos, las infraestructuras a la hora de establecer las ayudas económicas o de exenciones fiscales». Cabrera ve la economía parada. «Para revertir la situación habría que otorgar más ayudas a la hora de contratar gente o de abrir empresas. Aunque haya incentivos se piden muchos requisitos que, hoy en día, son bastante difíciles de conseguir», concluye el cocinero.

Compartir el artículo

stats