Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias recupera en julio el turismo nacional perdido por la pandemia

Los hoteles canarios alojan a más de 270.000 huéspedes peninsulares y locales | El covid relega al Archipiélago al sexto lugar en recepción de visitantes internacionales

Turistas con mascarilla en Maspalomas. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Poco antes del arranque del verano, Canarias fió al turismo doméstico la reactivación de su principal industria durante la temporada estival. Y parece que, al menos en julio, estos visitantes han respondido a la llamada del Archipiélago, ya que los hoteles canarios alojaron el mes pasado a más huéspedes nacionales que en esas mismas semanas de 2019. De este modo, el turismo local y peninsular ha recuperado los niveles anteriores a la pandemia, después de que en el verano de 2020 se desplomara debido a las consecuencias del coronavirus.

El mes pasado se alojaron en las Islas 519.756 personas, de las 270.218 eran nacionales, lo que supone algo más de la mitad del total de clientes. Una cifra ligeramente superior a la de 2019, –en concreto 4.469 huéspedes más, lo que supone un incremento del 1,6%–, mientras que si se miran los datos de 2020 el crecimiento se dispara un 161,2% y suma 166.000 alojados, según la Encuesta de Ocupación Hotelera, publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La llegada del verano ha animado al sector turístico no solo del Archipiélago sino de todo el país, que en general está viviendo una temporada mejor que la que cosechó el año pasado. El crecimiento del número de viajeros nacionales se extiende por muchas comunidades autónomas y aunque Canarias no es la región donde más ha aumentado el número de turistas residentes en España respecto a 2019, –solo un 1,6% frente al 15,6% de Baleares, el 12% de Cataluña o el 10,3% de Andalucía–, sí que consigue colarse entre las comunidades donde este indicador crece, a diferencia de las caídas de hasta el -30,4% de Madrid o el -9,7% en Cantabria.

Algo que podría explicar por qué Canarias no ha logrado un crecimiento mayor de este tipo de turismo es el encarecimiento de los vuelos durante este verano. Los hoteleros del Archipiélago ya alertaron en el arranque de la temporada que el alto precio de los billetes estaba ahuyentando al visitante peninsular, pues por el mismo precio o incluso por menos se podía viajar a otros destinos competidores de sol y playa internacionales, o por mucho menos, pasar las vacaciones en algún lugar de la costa peninsular.

De hecho, si se analiza la distribución regional de los huéspedes que los hoteles canarios recibieron el pasado mes de julio se puede comprobar como la gran mayoría procede precisamente del propio Archipiélago. En la provincia de Las Palmas estos alojados representan el 59,9% del total, mientras que en Santa Cruz de Tenerife son el 46,8%. Un porcentaje que se ha incrementado respecto a 2019, pero también respecto a 2020. Después de los canarios, los más numerosos son los visitantes procedentes de Madrid, que suponen el 19,7% en el caso de la provincia oriental y hasta un 29,7% en la occidental. El resto lo completan los turistas originarios de las demás comunidades.

Turismo internacional

Sin embargo, a pesar de que el dato de turismo nacional da esperanzas al sector en el Archipiélago, lo cierto es que a Canarias sigue faltándole la reactivación del turismo internacional, el más importante para la industria de las Islas y que desde la irrupción de la pandemia, hace ya 17 meses, no termina de despegar. El número de extranjeros alojados en julio en los hoteles canarios, 249.537, creció un 154,7% respecto a esa misma fecha de 2020, pero las cifras todavía están casi un 60% por debajo de las que se anotaron en julio de 2019.

El coronavirus sigue lastrando también la recepción de pasajeros internacionales en los aeropuertos de las Islas, que son la sexta comunidad autónoma que más viajeros extranjeros recibió el mes pasado. En concreto, por las instalaciones aeroportuarias canarias pasaron 425.826 pasajeros internacionales, el 9,7% del conjunto de España, según los datos difundidos ayer por Turespaña.

En todo el país, las cifras de julio alcanzan los 4,4 millones de pasajeros de fuera de España, lo que supone más del doble que hace un año y un 41,8% de las llegadas registradas antes de la pandemia. En cuanto a la procedencia de los viajeros, por primera vez en lo que va de año Reino Unido se coloca como segundo mercado de origen, por detrás de Alemania.

Asimismo, según los datos de la encuesta difundida ayer por el INE, el porcentaje de ocupación hotelera en Canarias alcanzó en julio el 48,9% de media, seis puntos por encima del que se anotó en el mismo mes de 2020, pero todavía muy inferior al 77,8% previo a la pandemia. Durante los fines de semana, la ocupación media se elevó hasta los 51,4% en los 403 establecimientos hoteleros que estaban abiertos en el Archipiélago. Sin duda, muchos más que los 188 que recibían clientes el año pasado.

Un indicador que parece no haberse recuperado es el de la estancia media de los clientes en los alojamientos. Si en julio de 2019 los huéspedes pasaban una semana en los hoteles, este periodo se redujo hasta los cinco días el año pasado, mientras que este apenas supera los cinco días y medio.

Lo que sí ha mejorado respecto al año pasado es el personal ocupado en los hoteles del Archipiélago. Los establecimientos han ganado 15.160 trabajadores respecto a los 13.800 que mantenían en 2020. De esta manera, el pasado julio la cifra se había elevado hasta los 28.961 personas, todavía muy inferior a los 47.878 que ocupaba antes de la crisis del coronavirus.

Otro aspecto que han modificado los hoteles de Canarias respecto al año pasado es su precio. En julio fueron un 10,4% más caros que los de hace un año y de media la tarifa por cada habitación ascendió a 102,3 euros. Con este aumento, los establecimientos se recuperan de la caída que experimentaron el año pasado cuando las tarifas se redujeron de media un -5,5% respecto a las de antes del coronavirus.

También ha mejorado la rentabilidad del sector hotelero. Los ingresos por habitación disponible (RevPAR por sus siglas en inglés), –el indicador más importante para valorar el rendimiento financiero de un establecimiento–, se situó en 52,2 euros por habitación, con un crecimiento del 33,9% respecto al año pasado, cuando se desplomó un 50% hasta los 39 euros. Sin embargo, todavía está muy alejado de los 78,6 euros por habitación del último mes de julio previo a la pandemia.

Turismo nacional. El número de huéspedes nacionales alojados en establecimientos hoteleros de las Islas aumentó un 161% respecto a las cifras que se registraron en julio de 2020.


Turismo internacional. Los visitantes extranjeros crecieron un 154% si se compara con los que llegaron a las Islas en julio de 2020. Sin embargo, el número es todavía un 60% inferior al de antes de la crisis. 


Ocupación media. Los hoteles de las Islas registraron en julio una ocupación media del 48,9%, que mejora respecto al porcentaje del mismo mes de julio de 2020, pero alejado del 77% anterior a la pandemia. 

Compartir el artículo

stats