Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación se come 700 millones de euros del ahorro de los canarios

El repunte de los precios reduce el valor de los 23.100 millones que los isleños tienen en depósitos bancarios y resta poder adquisitivo a los salarios

La inflación se come 700 millones de euros del ahorro de los canarios La Provincia

La crisis del coronavirus ha acentuado el carácter precavido de las familias canarias, que en el último año han disparado sus ahorros hasta máximos históricos. Los hogares de la región tienen en depósitos bancarios unos 23.100 millones de euros, según se desprende de los últimos datos del Banco de España (BdE). Sin embargo, el repunte de la inflación, es decir, el incremento generalizado de los precios de los bienes y servicios, causa que esos fondos vayan perdiendo valor. Con el Índice de Precios de Consumo –el IPC, que es el instrumento para medir la inflación– en el 3%, las posibilidades de compra con esos 23.100 millones se reducen en 693 millones de euros. En otras palabras: la subida de los precios se come casi 700 millones del ahorro de los isleños.

La posibilidad de un escenario de inflación sostenida es uno de los temores ahora cuando la recuperación económica está en marcha. Más si cabe en Canarias, donde el riesgo de estanflación es mayor por la también mayor destrucción de empleo sufrida durante la pandemia –la estanflación es un concepto económico para referirse a la coexistencia de una elevada tasa de paro y una inflación galopante–. De momento, lo cierto es que la consolidación del actual IPC –3,3% a nivel nacional y 2,4% en el Archipiélago, y todo parece que no se trata de un hecho puntual– tendría dos efectos inmediatos en la economía de las familias canarias: la pérdida de poder adquisitivo de los salarios y la pérdida de valor de los ahorros.

Los sueldos de 81.000 asalariados han subido este año por convenio por debajo del IPC

decoration

En cuanto a los sueldos, los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social sobre la negociación colectiva muestran que los convenios firmados a lo largo de 2021 –tanto los convenios de empresa como los de ámbito superior– recogen una subida salarial media del 2%. Así pues, los 80.757 trabajadores afectados por los nuevos convenios laborales están perdiendo 1,3 puntos de poder adquisitivo frente al IPC nacional y 0,4 puntos respecto del regional. Además, hay que recordar que los convenios que incluyen cláusulas de garantía salarial son una minoría –menos del 20%, esto es, menos de dos de cada diez–, con lo que los sueldos de la mayor parte de esos casi 81.000 asalariados isleños no se revalorizarán a final de año en línea con la inflación. Y a estos trabajadores aún podría considerárselos afortunados, ya que a la mayoría de los restantes ocupados no le quedará más remedio que capear la subida de los precios con el sueldo congelado. La familia que cada mes destina 400 euros, por ejemplo, para alimentos, en adelante comprará menos con el mismo dinero; o dicho de otro modo: ahora tendrá que gastar 410, 420 o 430 euros para que el carrito de la compra esté tan lleno como antes con 400.

Y tres cuartos de lo mismo ocurre con los ahorros. No en vano, una cosa es el valor nominal del dinero y otra es su valor real. Los hogares de la Comunidad Autónoma tienen depositados en los bancos y demás entidades financieras esos alrededor de 23.100 millones de euros. Ese es el valor nominal. Pero para saber el valor real hay que tener en cuenta la inflación, y cuanto más suba esta última más valor real perderán los ahorros de los ciudadanos. Si, además, el escenario económico –como ocurre en estos momentos por el miedo al futuro que ha traído consigo la pandemia– es propicio para el ahorro, el mordisco del IPC a los fondos depositados en los bancos será mayor de lo que sería en tiempos más serenos.

Los fondos en bancos de empresas y hogares llegan a su techo histórico durante la pandemia

decoration

En estos momentos, las familias españolas cuentan en forma de depósitos bancarios con un colchón de 942.000 millones de euros, de los cuales 23.079 millones corresponden a los ahorros de los hogares del Archipiélago, de acuerdo con la última actualización de la estadística del BdE.

Empresas y Administración

Si en la cifra se incluyen los depósitos de las empresas y los del conjunto de la Administración pública –Gobiernos, Cabildos, Ayuntamientos y demás instituciones–, el montante de los fondos colocados en los bancos llega en las Islas a 34.229 millones de euros. A 31 de marzo del año pasado, es decir, casi en el mismo momento en que estalla en España la crisis de la covid-19 –el Gobierno de Pedro Sánchez decretó el estado de alarma nacional el 14 de marzo–, los depósitos bancarios sumaban en Canarias 32.956 millones. Solo seis meses después, el 30 de septiembre, estos fondos en las entidades de crédito ya llegaban a 35.247 millones de euros, casi 2.300 millones más. Se alcanzó así la suma más alta de la historia y a un ritmo desconocido. Ahora la cantidad ha bajado algo pero sigue en cifras sin precedentes antes de la pandemia.

Compartir el artículo

stats