Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ERTE de «contingencia» hará de salvavidas al temor del turismo al volcán

Los ministros de Seguridad Social y Trabajo garantizan medidas para proteger el empleo | Los hoteleros confían en que la erupción no estropee la temporada alta

La ministra, Yolanda Díaz. La Provincia

El Gobierno central está dispuesto a ampliar la cobertura de los expedientes de regulación temporal de empleo en favor de los trabajadores y empresas del sector turístico afectados por la erupción en La Palma. Se trata de una medida que en todo caso estará supeditada a la evolución del turismo, es decir, que dependerá de si el volcán perjudica o no a la primera industria de la región y del mayor o menor nivel de afectación. Una medida, por lo tanto, «contingente», tal como explicaron ayer desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. La idea de esta especie de ERTE de contingencia no es crear un expediente de regulación temporal específico para el caso de que la erupción dé al traste con la inminente temporada turística invernal, sino incluir en la normativa una o más cláusulas por si eso ocurre. Aunque los detalles están por definirse, la intención es que si los ERTE se prorrogan hasta enero, una cláusula posibilite, por ejemplo, que en el Archipiélago se prolonguen por más tiempo siempre que se compruebe que la erupción efectivamente da lugar a que muchos potenciales turistas no vengan a Canarias. No en vano, también puede ocurrir que el volcán no tenga ningún efecto negativo en el turismo.

«Si realmente hubiera una situación de limitación de la actividad turística en Canarias», avanzó el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, durante una entrevista con Tv3, «estamos contemplando, más allá de lo que es la declaración de zona catastrófica, que también suele tener exoneraciones, alguna posible cláusula contingente sobre el sector turístico canario». En esta línea, el ministro insistió en que antes de tomar cualquier medida extraordinaria «asociada al volcán», hay que esperar «a ver qué ocurre en los próximos meses». No obstante, y aunque desde el Departamento estatal garantizan esa excepción en los ERTE en favor de la Comunidad Autónoma si al final se produce el peor escenario, los empresarios del sector creen que lo sucedido en La Palma no repercutirá de forma negativa en el negocio turístico. La mayor preocupación ahora es que alemanes, británicos, neerlandeses y demás potenciales visitantes tengan información veraz de lo que está pasando, para que entre otras cosas sean conscientes de que hay total normalidad en el resto de islas.

En ello hizo hincapié la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), que subrayó la importancia de que «quede claro a los turistas que el fenómeno afecta a una zona muy acotada y que la actividad continúa con normalidad en el resto de Canarias». Eso sí, los hoteleros entienden que tras lo sucedido en La Palma hay si cabe más razones –con independencia de los efectos del volcán en el sector– para que los ERTE se prorroguen en Canarias hasta el próximo 31 de enero «en las mismas condiciones que las actuales».

Lo cierto es que también la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se muestra dispuesta a dar mayor protección al tejido productivo isleño. En un mensaje en Twitter compartido por el presidente del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres, Díaz asegura que el Estado dará amparo –«protegeremos»– «a las personas trabajadoras y autónomas y a las empresas».

Compartir el artículo

stats