Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El volcán abre una vía para ‘librar’ al plátano de la ley alimentaria

Pedro Quevedo logra presentar una transaccional que posibilitaría la venta a pérdidas ante los «graves acontecimientos» en La Palma

Dos agricultores cubiertos de ceniza por el volcán recogen piñas de plátanos con la podona en La Palma. | | KIKE RINCÓN (EUROPA PRESS)

La erupción que está sufriendo La Palma es un nuevo argumento en el intento de los nacionalistas de conseguir que el Ministerio de Agricultura y el Partido Socialista accedan a exceptuar al plátano de la prohibición de vender a pérdidas, tal como establece la próxima Ley de la cadena alimentaria. Pedro Quevedo, diputado de Nueva Canarias (NC) en el Congreso, ha logrado presentar una enmienda transaccional aprovechando el aplazamiento de la votación de la ley en la Cámara Baja, que estaba prevista para el pasado miércoles –cuando Quevedo no pudo registrar la enmienda por cuestiones técnicas– pero que se retrasó hasta hoy. La iniciativa del congresista de NC está en línea con la que tanto él mismo como la también diputada nacionalista Ana Oramas, de CC, venían defendiendo ante la negativa del Ministerio y el PSOE a ceder a las exigencias de los plataneros. No obstante, en el texto se añade ahora, a tenor del drama que están viviendo los palmeros y de la crisis que tiene ante sí la economía insular –y en concreto el sector platanero, que ha perdido hectáreas arrasadas por la lava–, una mención de estos «graves acontecimientos» como otra razón para apoyar la iniciativa.

El Ministerio y el PSOE están dispuestos a ceder en el Posei pero no a dar una excepción

decoration

La enmienda transaccional del representante de NC en el Congreso expone que el cultivo del plátano es «una de las actividades económicas más relevantes para Canarias». Un subsector agrícola cuya «incidencia crítica» en la economía isleña «ha sido reconocida expresamente por la Unión Europea en relación con el estatus de región ultraperiférica que ostenta el Archipiélago». A continuación, la iniciativa de Quevedo –que se presentó por vía de urgencia y se votará hoy en la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación del Congreso de los Diputados– recuerda que la situación en estos momentos no es la misma que hace solo diez días, cuando el volcán de La Palma –la isla que produce la mayor parte de los plátanos– aún no había erupcionado. Si los productores ya venían avisando que el cultivo estaría herido de muerte en caso de no conseguir zafarse de la prohibición de la venta bajo coste, la herida sería ahora aún más grave por la destrucción de hectáreas y fincas causada por el volcán. «Es preciso añadir los graves acontecimientos que sufre La Palma, que teniendo una población de 85.000 habitantes, produce más del 38% del plátano de Canarias», recuerda la enmienda.

Al hilo de lo anterior, el texto de la iniciativa explica que resulta evidente «la importancia crítica de este cultivo en la economía palmera, así como la necesidad de protegerlo por ser vital no solo para La Palma, sino para toda Canarias». De hecho, el diputado nacionalista puntualiza que es precisamente la gravedad de lo que está sucediendo en la isla bonita la que justifica la presentación de la enmienda con carácter urgente.

En lo demás, la transaccional del congresista de NC es idéntica, al menos en el fondo, a la que venía defendiendo en las Cortes desde hace meses y también a la que venía defendiendo Oramas. No obstante, es en la forma donde la enmienda de NC cambia respecto de su versión anterior y también respecto del texto de la diputada de CC.

Las iniciativas anteriores pedían que se excluyera al plátano de determinados preceptos de la Ley de la cadena alimentaria, en particular de la prohibición de vender a pérdidas. Sin embargo, la enmienda que se votará hoy en la comisión de agricultura de la Cámara Baja plantea una nueva disposición adicional –la séptima– a la normativa del Ministerio dirigido por Luis Planas. Es en esa disposición donde, «sin perjuicio de lo dispuesto en la presente ley», se establecería una especie de régimen particular en favor del plátano. Si la propuesta saliera adelante en todos sus términos, se colmarían las aspiraciones de los productores canarios: las ayudas, en particular las del Posei, se incluirían entre los costes de producción y el precio se establecería a partir de la media de las ventas anuales a todos los clientes –incluidos aquellos que solo compran bajo coste–.

Salvo cambio de última hora, el conflicto parece abocado a los tribunales europeos

decoration

Quevedo aseguró ayer que la enmienda transaccional ha sido consensuada con la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan) y respaldada por la Vicepresidencia del Gobierno regional, que timonea el líder de NC, su correligionario Román Rodríguez. La última palabra, sin embargo, la tiene el PSOE, cuyo voto es clave para que la iniciativa salga adelante. Los socialistas están dispuestos a que las ayudas del Posei se computen como parte del coste de producción, pero no están por la labor de exceptuar al plátano de la prohibición de la venta bajo coste, que es uno de los pilares de la nueva ley de cadena. Así pues, y salvo cambio de última hora en las filas del PSOE, el conflicto entre los productores isleños y el Ministerio de Agricultura parece abocado a los tribunales europeos.

Hay que recordar que, de facto, el plátano se quedará sin mercado si no se le permite competir en precios, aunque sea incluso vendiendo a pérdidas, en los períodos en que la banana sudamericana inunda los lineales de los supermercados. Una banana a la que, por cierto, no se le exigen ni los controles ni los requisitos sociolaborales que sí ha de cumplir el plátano.

Compartir el artículo

stats