Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias es la única autonomía que reduce su deuda durante la pandemia

La región baja su débito en 38 millones de euros mientras el endeudamiento del conjunto de las Comunidades Autónomas se dispara en casi 17.000 millones

Román Rodríguez, vicepresidente y consejero de Hacienda del Ejecutivo canario, durante un Consejo de Gobierno. | | LP/DLP

Canarias es la única Comunidad Autónoma menos endeudada que al cierre de 2019. La única que logró reducir su débito en 2020, el año I de la pandemia de coronavirus. Una excepción que supone casi un hito si se tiene en cuenta que el conjunto de las 17 regiones españolas ha engordado su debe en cerca de 17.000 millones de euros –exactamente en 16.950 millones– desde la irrupción de la covid-19. Así lo muestran los últimos datos del Banco de España (BdE) sobre la deuda del sector público autonómico, que evidencian cómo los Gobiernos regionales –con la excepción del Ejecutivo del Archipiélago– han tenido que recurrir al endeudamiento para hacer frente a los mayores gastos que ha traído consigo la crisis sanitaria mundial y la posterior crisis económica. En cambio, el Gobierno canario y su Consejería de Hacienda han conseguido capear el temporal –todo parece que lo más duro de la crisis del coronavirus ya ha quedado atrás– sin aumentar la deuda pública de la Comunidad Autónoma, y ello aun cuando las Islas son una de las pocas regiones españolas que pueden permitirse recurrir a los mercados financieros sin que las miren con mala cara o se les exijan unos intereses elevados. No en vano, el débito de la región ha estado y sigue estando bajo control.

La deuda pública del conjunto de las Comunidades Autónomas al comienzo del año pasado –la nación ya estaba confinada a mediados de marzo– ascendía a la friolera de 295.080 millones de euros. Al finalizar 2020 ya rozaba los 304.000 millones y a 30 de junio de 2021, de acuerdo con los datos que acaba de publicar el BdE, superaba los 312.000 millones de euros. La pandemia ha acelerado así el ritmo de crecimiento de la deuda autonómica de manera extraordinaria. Si a lo largo de 2019 solo se incrementó un 0,57%, durante 2020 lo hizo un 3%. Y lo mismo ocurrió, Canarias al margen, en todas y cada una de las comunidades. Todas cerraron el duro ejercicio de 2020 más endeudadas que el año anterior. El Archipiélago, por el contrario, se desendeudó en el año I de la pandemia.

A 31 de diciembre de 2019, ya con Ángel Víctor Torres en la Presidencia del Gobierno regional y con Román Rodríguez al frente de la Consejería de Hacienda, la deuda pública de la Comunidad Autónoma era de 6.613 millones de euros. Un año después, a 31 de diciembre de 2020, el debe de Canarias se había reducido a 6.412 millones. En otras palabras: a pesar de la irrupción del coronavirus, las Islas se desendeudaron el año pasado en 201 millones de euros mientras todas las restantes 16 autonomías vieron crecer su débito en mayor o menor medida. En los seis primeros meses de 2021, los 6.412 millones de deuda con que Canarias dio carpetazo a 2020 sí han aumentado hasta 6.575 millones, pero la caída a lo largo del anterior ejercicio fue tan extraordinaria –más por las circunstancias que por la cuantía en sí misma– que la cifra sigue siendo inferior a la contabilizada antes de la pandemia. En definitiva, el debe público del Archipiélago es ahora –en concreto a fecha del pasado 30 de junio, que es hasta donde abarca la estadística del BdE– 38 millones de euros más bajo que en el último ejercicio prepandemia. Un caso único en España.

Canarias se convierte así no ya en una de las regiones menos endeudadas del país –ya lo era, entre otras cosas por el estricto cumplimiento de las normas de disciplina fiscal durante los años más duros de la crisis financiera–, sino directamente en la menos endeudada del país.

Menor peso en el PIB

Antes de la crisis de la covid-19, la deuda pública de Canarias equivalía al 14% de su PIB –la mayor o menor desviación de las autonomías respecto de la senda de déficit autorizada se mide en relación con el Producto Interior Bruto–. Entonces las Islas eran la tercera región menos endeudada tras Madrid –13,9%–, con la que estaban casi a la par, y País Vasco –12,7%–. Ahora el débito del Archipiélago equivale al 15% de su PIB –crece un punto pese a que la deuda se reduce en esos 38 millones porque el PIB se desplomó de forma drástica por la pandemia–, y Canarias se queda en solitario como la región menos endeudada de España. Madrid es ahora la segunda con un debe equivalente al 15,7% de su PIB. En País Vasco se eleva al 16,6%.

–cuando dará a conocer también la evolución en cada Comunidad Autónoma–. El 122,8% del PIB registrado en el segundo trimestre ya supone una moderación respecto del 125,3% del primer trimestre, el nivel más alto jamás alcanzado. El Gobierno mantiene su previsión de que la ratio baje al 119,5% del PIB a cierre de año, una estimación que mejora el propio regulador, que augura un 117,9%, según su último informe de proyecciones.

Leve subida veraniega


La deuda de las administraciones públicas sumó en agosto 3.243 millones y se situó en 1,419 billones de euros, si bien ese saldo quedó por debajo del último récord marcado el pasado mes de junio. En comparación con agosto de 2020, el crecimiento del endeudamiento público fue del 9,3%, de acuerdo con los datos publicados ayer por el Banco de España. La escasa variación respecto al saldo récord de junio hace pensar que la deuda pública se mantiene en el entorno del 122% del PIB, aunque habrá que esperar a que el Banco de España facilite el dato del tercer trimestre cuando publique el de septiembre.



Compartir el artículo

stats