Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivienda | Las nuevas reglas del mercado del alquiler

Solo un 3% de las casas se alquila a un precio asequible para el canario medio

La mayoría de isleños que arriendan un piso está obligada a pagar más de lo que puede permitirse | Encontrar vivienda por menos de 435 euros es casi imposible

Avenida de Las Canteras, zona de la capital más tensionada. | | ANDRÉS CRUZ

Menos de un 3% de las viviendas que se ofertan en alquiler en Canarias tienen un precio asequible para el canario medio. Algo menos de tres de cada cien. La mayoría de los isleños que han arrendado o quieren arrendar un piso o una casa está así condenada a pagar más de lo que puede permitirse. Y eso considerando únicamente el recibo mensual del alquiler, que en muchos casos no incluye la factura de la luz y del agua. La futura ley estatal de vivienda, cuyo anteproyecto aprobó ayer el Consejo de Ministros, tiene como principal propósito incrementar la oferta y abaratar así el mercado inmobiliario residencial, es decir, conseguir incrementar ese exiguo 3% de casas que resultan accesibles para el común de los mortales. Las críticas a la normativa, a la que aún le queda toda la tramitación parlamentaria por delante, se centran en que el Ejecutivo se arroga para ello la potestad de intervenir el mercado y de topar los precios del alquiler en las llamadas zonas tensionadas, que básicamente serán aquellas que decidan las Comunidades Autónomas y/o los ayuntamientos tras observar subidas desmesuradas de los arrendamientos residenciales.

En adelante, cualquier municipio, localidad o barrio que experimente sensibles incrementos en los precios del alquiler puede pasar a tener la consideración de zona tensionada por un período de tres años –prorrogable año a año bajo determinadas circunstancias–. Al menos en Canarias, cuyo Ejecutivo ya ha adelantado que hará uso de los instrumentos que le dé la futura ley estatal para facilitar el acceso a la vivienda –el PP ha avanzado que en las regiones y municipios donde gobierna no se aplicará la normativa–. De este modo, los grandes tenedores de inmuebles, es decir, quienes poseen más de diez pisos o casas –y que en las Islas son un total de 15.833– deberán bajar los alquileres en las zonas tensionadas hasta los límites establecidos en un futuro índice de referencia. No obstante, este índice no estará listo hasta 18 meses después de que se promulgue la ley, lo que aún está por ver cuándo ocurrirá. Por su parte, los pequeños propietarios –alrededor de 52.000 familias canarias viven de alquilar una casa a otro ciudadano o familia de la región– no tendrán que bajar los precios en las zonas tensionadas, pero sí congelarlos. Hay que puntualizar, eso sí, que estos pequeños propietarios van a tener importantes incentivos fiscales para abaratar el alquiler. La principal medida en este sentido es una bonificación en el IRPF del 90% del rendimiento neto si rebajan un 5% el precio del arrendamiento. También se establece una deducción del 70% si se alquila por primera vez a jóvenes de entre 18 y 35 años en esas zonas tensionadas. Si en el inmueble se han realizado obras de rehabilitación o mejora, la bonificación será del 60%.

En la región hay cerca de 16.000 grandes tenedores y 52.000 ‘pequeños alquiladores’

decoration

Más allá de lo adecuado o no de la ley estatal, lo cierto es que el mercado inmobiliario en las Islas exige unos precios por encima y hasta muy por encima de los ingresos de la mayoría de los canarios. Economistas y expertos recomiendan que el recibo del alquiler no se lleve más de un tercio del sueldo. Dicho de otro modo: que quien gana mil euros mensuales no debería pagar por el arrendamiento de la vivienda más de 333 euros y que quien gana 1.500 no debería abonar más de 500. El problema es que en España, y más si cabe en el Archipiélago, no es sencillo poder hacer caso a la recomendación de los expertos. Al menos para el canario de a pie, ese cuyo salario mensual está en torno a la media de los sueldos que se pagan en las Islas.

El sueldo medio en la Comunidad Autónoma, según el último informe de Adecco –el monitor de empleo de la multinacional de los recursos humanos es una de las fuentes más fiables para seguir la evolución de los salarios en España–, es de 1.324 euros brutos mensuales, cerca de 1.300 euros, exactamente 1.298,9 euros, en términos netos. De este modo, para seguir al pie de la letra la recomendación de los economistas, el canario medio no debería pagar por el alquiler de su casa o de su piso más de 433 euros mensuales. Pero encontrar una vivienda en arrendamiento por menos de esa cantidad es casi una labor de orfebrería.

Cien de 4.000

En idealista, una de las mayores plataformas inmobiliarias de Internet, se ofertaba al mediodía de ayer un total de 3.911 casas y/o pisos en alquiler residencial en las Islas. De todas estas viviendas, solo 104 se ofrecen o se ofrecían por un máximo de 435 euros mensuales, una cantidad que sí podría pagar el canario de a pie.

En otras palabras: la grandísima mayoría, más del 97% de los inmuebles ofertados, no está al alcance de la mayoría de los ciudadanos; o mejor dicho: no está al alcance de la mayoría de los ciudadanos salvo que se aprieten el cinturón al máximo, como de hecho está ocurriendo. Y la radiografía es la misma si se busca en Fotocasa o pisos.com, los otros dos grandes portales inmobiliarios. En Fotocasa se ofertaban ayer 2.545 viviendas en alquiler, pero solamente 90 por debajo del umbral de los 435 euros mensuales; y en pisos.com se anunciaban 1.233, de las que únicamente 47 cuestan o costaban un máximo de 435 euros al mes.

Compartir el artículo

stats