Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias es la segunda región que más empleo creó durante el verano

La mejora del turismo anima el mercado laboral, pero la súbita aparición de 54.000 activos hace crecer el paro

Un camarero recoge una mesa en Las Palmas de Gran Canaria.

Canarias fue durante el tercer trimestre de este año la segunda comunidad autónoma que más empleo creó, o recuperó con respecto al momento anterior a la pandemia, con 50.000 ocupados más. Sin embargo, el volumen de activos –personas que trabajan o tienen intención de hacerlo– reflejó un intenso crecimiento (54.000), lo que llevó el número de parados hasta los 275.800, cantidad que supera en 4.000 a la que existía al finalizar el mes de junio.

La Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al periodo comprendido entre los meses de julio y septiembre deja señales de que el Archipiélago ya camina en la senda de la recuperación. El sector privado fue la puerta de retorno a la actividad de 56.200 trabajadores. Las administraciones impulsaron las contrataciones para responder a la pandemia, pero de esa fuente ya no mana agua. Precisamente fueron las vacaciones de verano en educación las responsables de la pérdida de 6.100 empleos públicos.

No obstante, los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) vuelven a reflejar la asimetría que existe entre el ritmo de recuperación de Canarias y el del conjunto del país. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, destacó como una «buena noticia» que en España haya más de 20 millones de ocupados, barrera que se resistía no ya desde antes de la pandemia, sino desde el último trimestre de 2008. Sin embargo, el Archipiélago aún echa en falta a 62.000 de los que estaban trabajando cuando el coronavirus obligó a parar.

Canarias es la segunda región que más empleo creó durante el verano La Provincia

Una circunstancia que no pasó desapercibida para la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) a pesar de constatar el «progreso de la reactivación económica». Para la patronal de la provincia de Las Palmas, resulta «importante no olvidar que Canarias ha sido la región más perjudicada por el impacto de la crisis sanitaria». La dependencia del turismo y el parón que este ha padecido por la pandemia lo explican.

La pandemia generó un alto volumen de inactivos, que ahora realizan el camino inverso

decoration

El alto número de isleños que decidieron no salir de las Islas en vacaciones permitió que se recuperaran 35.700 empleos en el ámbito de la hostelería y el comercio, el 93% de los que sumó el sector servicios. También el resto de nichos de la economía aportaron oxígeno. La que con mayor intensidad lo hizo fue la industria, que terminó septiembre con 5.000 puestos de trabajo más de los que ofertaba tres meses antes; agricultura (3.800) y construcción (2.800) la siguieron.

La paradoja es que eso no sirvió para mejorar la cifra de parados. El Archipiélago mantiene la mayor tasa de desempleo (23,89%), más de nueve puntos superior a la del conjunto del Estado (14,57%). En las Islas buscan empleo 275.800 ciudadanos, 2.100 más de los que había hace un año. En toda España son 3.416.700 personas las que están en esa circunstancia, tras reducirse la cifra en 127.100 en el tercer trimestre y en 306.200 desde el final de septiembre de 2020.

La irrupción de 54.000 activos se explica, en opinión del vicepresidente y secretario general de la CCE, José Cristóbal García, dentro de un proceso «de normalización» del mercado laboral. Cuando estalló la pandemia de covid, había 751.200 inactivos en Canarias y esa cifra se elevó hasta los 856.500 en el inicio de este año. El confinamiento, el cierre de las oficinas de empleo y el parón de la actividad económica generaron un contexto en el que la posibilidad de buscar empleo se redujo a prácticamente cero.

El desempleo crece en Las Palmas (10.700) y se reduce en Santa Cruz de Tenerife (-6.700)

decoration

Eso tuvo reflejo en la EPA, en la que en la actualidad se estaría produciendo el proceso inverso, todos aquellos inactivos están pasando a la situación de activos. Ya en el mismo trimestre del año pasado, cuando parecía que la contagiosidad podría controlarse y los canarios el turismo, sucedió lo mismo. Entonces fueron 45.000 los isleños que recuperaron la condición de activos.

Canarias es la segunda región que más empleo creó durante el verano

Canarias es la segunda región que más empleo creó durante el verano La Provincia

De los 54.000 que engrosaron el capítulo de trabajadores y aspirantes a serlo en el pasado verano, 46.600 tienen nacionalidad española. A ellos se unieron 11.100 ciudadanos de otros países de la Unión Europea (UE), y solo la marcha de 3.700 trabajadores de terceros países moduló la subida.

Por provincias, Las Palmas, donde las tres islas son turísticas, concentró a la mayoría (34.300) de quienes volvieron a declararse como activos. No así de los ocupados, con 23.600 frente a los 26.400 de Santa Cruz de Tenerife. Por ello, en esta última se redujo el desempleo (-6.700) y en la oriental creció (10.700 más).

Ninguno de los convivientes tiene trabajo en 92.100 hogares del Archipiélago

El paro no son solo cifras. Los números se traducen en el padecimiento de gran número de ciudadanos. La EPA dada a conocer ayer revela que en 92.100 hogares del Archipiélago nadie tiene trabajo. Son 17.600 más de los que había antes del primer estado de alarma, cuando este indicador ya revelaba un serio problema socioeconómico.  Para agravarlo, en casos tampoco tener un ingreso asegurado en el núcleo familiar garantiza la salud de la economía doméstica. Incidió ayer en ello el secretario general de UGT-Canarias, Manuel Navarro, que puso un notable pero al «positivo crecimiento» del empleo en las Islas. «El Archipiélago tiene una tasa muy alta de trabajadores pobres», advirtió el sindicalista, que consideró «imprescindible» que los fondos europeos para la reconstrucción se utilicen para «remodelar la estructura productiva». En otras palabras, hacerla menos dependiente de actividades que conllevan bajos salarios. Otra de las variables que mantiene encendida la alarma es la tasa de paro que soportan los menores de 25 años. Tras un leve respiro en el anterior trimestre, volvió a escalar hasta el 56,24% y se sitúa más de 25 puntos por encima de la del conjunto del Estado. Por sexos, si bien es cierto que en el transcurso de los últimos doce meses se ha logrado reducir más el desempleo femenino, no sucedió así durante el verano. Ahora hay 6.500 mujeres paradas más que en junio y, sin embargo, 2.600 hombres menos.

Compartir el artículo

stats