Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empleo

Así serán los nuevos ertes: ¿cómo afecta a los trabajadores y qué empresas podrán acogerse?

El Ejecutivo negocia con patronal y sindicato los detalles finales de esta nueva herramienta, con la voluntad de ofrecer una alternativa atractiva y eficiente para proteger el empleo

Estas son las claves del último borrador.

El Gobierno ultima el formato de los nuevos ertes poscovid. El bautizado como 'Mecanismo RED', que pretende dar relevo a las ayudas extraordinarias habilitadas para los ertes durante la pandemia. Actualmente el Ejecutivo negocia con patronal sindicato los detalles finales de esta nueva herramienta, con la voluntad de ofrecer una alternativa atractiva y eficiente para proteger el empleo y que las empresas, ante problemas económicos, recurran a los nuevos ertes y no al despido. Estas son las claves del último borrador, al que ha tenido acceso El Periódico de Catalunya, sobre esta medida.

¿Qué tipos de erte habrá?

Tras la nueva reforma que prepara el Gobierno, habrá tres tipos de erte: los clásicos, los cíclicos y los estructurales. Los primeros son los que ya existían hasta ahora y los dos siguientes son los nuevos, que dispondrán de ayudas extraordinarias para formar a trabajadores y o bien recolocarlos dentro de la misma empresa tras el erte o bien en otra donde su perfil sea demandado. Es decir, los nuevos ertes serán una especie de puente para los trabajadores entre una empresa en reestructuración hacia otra que demande perfiles. O bien una nevera donde los empleados se forman para reincorporarse luego al puesto con nuevas habilidades o a otras tareas, para las que se han estado formando.

¿Cuándo una empresa podrá solicitar uno de estos ertes?

A las causas que hasta ahora justificaban un erte -económicasorganizativasproductivas o de fuerza mayor-, el Gobierno añade ahora causas extraordinarias. Es decir, podrá invocar el 'Mecanismo RED' si prevé que durante un periodo de tiempo y por causas "cíclicas" y "coyunturales" su negocio sufrirá un bajón, para luego recuperarse. También si una empresa se enfrenta a un cambio "estructural" en su modelo de negocio o la irrupción de métodos "novedosos" de la producción -la automatización de procesos sería un ejemplo-.

Y las empresa podrán seguir solicitando un erte tradicional si se cumplen algunas de las siguientes causas. Podrá hacerlo por causas económicas, es decir, siempre que actualmente tenga pérdidas o prevea tenerlas. También si puede acreditar una bajada durante dos trimestres consecutivos de sus ingresos o ventas. Otra causa será la técnica, que deberá justificarlas por un cambio en el modelo de negocio o en la manera de organizar el trabajo. Y la tercera será por motivos productivos, cuando haya cambios “en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado”. Estos, no obstante, no tendrán acceso a las mismas ayudas públicas que los del nuevo mecanismo.

¿Cómo afectará esto a los trabajadores?

El más reciente borrador sobre el 'Mecanismo RED' establece que este no podrá durar más de un año si cuenta con la aprobación sindical o seis meses si no lo apoyan los trabajadores. A lo que podrá seguirle dos prórrogas de máximo seis meses cada una (o un año en total). La afectación sobre el total de la jornada deberá concretarse en la negociación. En el caso de los ertes tradicionales, la empresa puede reducir la jornada de sus empleados entre un mínimo del 10% y un máximo del 70% de la jornada. Y calcular dicha reducción sobre la base de la jornada diaria, semanal, mensual o anual. Como ha ocurrido con los ertes durante este último año y medio, la empresa podrá decidir afectar y desafectar a los trabajadores en función de cómo le evolucione la actividad y los pedidos.

¿Tienen los trabajadores derecho al paro?

Sí y no. Los trabajadores afectados por un erte RED no tendrán derecho a la prestación de paro clásica, pero sí a un pago muy similar. Este será equivalente al 70% de la base reguladora -como la prestación de paro-, pero no podrá superar los 1.271 euros brutos al mes. Es algo menos que la cuantía del desempleo si se tiene más de un hijo a cargo. Pues la máxima sin hijos es de 1.153,33 euros, con un hijo sube a 1.318,10 y con dos o más es de 1.482,86 euros. La prestación de los nuevos ertes, no obstante, no consumirá derecho futuro al paro, aunque tampoco supondrá tiempo cotizado.

¿Quién deberá autorizar el nuevo erte?

Los nuevos ertes del 'Mecanismo RED' deberán ser autorizados en primera instancia por el Consejo de Ministros, pues para financiarlos el Estado deberá poner encima de la mesa unas ayudas extraordinarias. Y el Ministerio de Economía podrá establecer unos indicadores orientativos, que revisará periódicamente, para medir según la coyuntura de cada momento, para guiar a las empresa. Si cumplen con esos parámetros, tendrán más números de que el Consejo de Ministros les autorice el erte. Luego las empresas, una vez tengan el 'ok' del Gobierno, deberán seguir los pasos de un erte tradicional para su autorización final.

Los ertes clásicos se solicitan ante la autoridad laboral competente. Esta, en la mayoría de los casos, es la comunidad autónoma donde esté ubicado el centro de trabajo afectado. En el caso de Catalunya, la ventanilla es la del Departament de Treball de la Generalitat. Si la firma tiene más de 50 empleados, deberá abrir un periodo de consultas entre empresa y trabajadores de 15 días, si la plantilla es menor, dicho plazo se acortará a siete. Pero la negociación formal entre empresa y comité es necesaria en ambos casos. Si el erte afecta a varios centros de trabajo, de varias autonomías, la dirección de la empresa deberá formalizarlo ante el Ministerio de Trabajo.

¿Deberá cumplir la empresa con alguna obligación?

Sí, los nuevos ertes conservan varias de las obligaciones que ya ha pactado el Gobierno con los agentes sociales durante los ertes covid. Como, por ejemplo, el veto mientras dure el expediente a horas extra, la externalización de algunos servicios o nuevas contrataciones; entre otros. La empresa, no obstante, sí podrá ampliar o externalizar plantilla si puede acreditar que los perfiles que necesita no los tiene entre los trabajadores en erte.

Compartir el artículo

stats