Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Red Eléctrica inicia el despliegue del nuevo cable submarino que conecta Lanzarote y Fuerteventura

El operador invierte 36 millones de euros para garantizar la estabilidad ante el incremento de la presencia de energía renovable

El 'Leonardo da Vinci', este martes en el canal entre Lanzarote y Fuerteventura.

El buque cablero Leonardo da Vinci ha comenzado este martes el despliegue del nuevo cable submarino que unirá los sistemas eléctricos de Lanzarote y Fuerteventura. "Los núcleos de generación de renovables no están donde las centrales de generación", explicó el director de Proyectos de Inversión y Gestión del Transporte de Red Eléctrica de España (REE), Ramón Granadino. La nueva interconexión, con un cable de 132 kilovoltios, unirá las nuevas subestaciones de Playa Blanca, en la isla de Lanzarote, y La Oliva, en Fuerteventura.

"No se trata de que el cable que tenemos actualmente haya quedado obsoleto, tiene poco más de quince años, pero sí es relativamente pequeño", detalló Granadino. El contexto de generación de la electricidad cambia y cada vez es mayor la presencia de fuentes renovables en el mix. El directivo de REE reconoció que la pérdida de energía gestada en los parques eólicos de estas dos islas "es superior al resto" del Archipiélago, aunque sin que la diferencia sea "relevante".

Desde un punto de vista técnico, la interconexión que existe en la actualidad transporta energía eléctrica a 66 kilovoltios en corriente alterna y eso ha permitido sostener un sistema eléctrico que cuenta con 476 megavatios de potencia. La nueva se trata de un circuito de alta tensión en corriente alterna de 120 megavatios y 132 kilovoltios de tensión. La redundancia que aportan "refuerza la robustez del sistema eléctrico en ambas islas y mejora sus posibilidades y condiciones de mantenimiento, eliminando además restricciones de generación", explicaron fuentes del operador del sistema. La inversión prevista es de 36 millones de euros y la nueva infraestructura entrará en funcionamiento antes de que finalice el primer trimestre del próximo año.

La planificación eléctrica se fija "a largo plazo, no para el momento y ni siquiera para cinco años", añadió el director de Proyectos de Inversión y Gestión del Transporte de REE. Los vertidos, o pérdidas de generación renovable se reducen, "pero hay que seguir mejorando". Sobre todo de cara a un futuro en el que se persigue la descarbonización.

Según el operador del sistema, "el futuro enlace mejorará de manera decisiva la seguridad y la calidad del suministro de las dos islas, facilitará su avance en la transición energética, contribuirá a maximizar la evacuación de energías renovables en condiciones de seguridad para el sistema y reducirá la dependencia de combustibles fósiles y las emisiones de dióxido de carbono en Lanzarote y Fuerteventura".

Las labores se iniciaron con la conexión del cable eléctrico con la cámara de empalme de Lanzarote y, a continuación, el barco cablero Leonardo Da Vinci inició las maniobras del tendido, de 14,5 kilómetros de longitud. Si las condiciones meteorológicas son las previstas, el despliegue completo estará completado en diez días, pero el trabajo no estará aún concluido. Durante el mes siguiente, se protegerá el cable submarino para preservarlo.

En el arranque de las labores estuvieron presentes la directora general de Energía del Gobierno de Canarias, Rosa Melián y el alcalde de Yaiza, Óscar Noda. Por parte de REE, el director de este proyecto, Antonio Sanz y la delegada en Canarias, Ainara Irigoyen, acompañaron a Ramón Granadino.

REE señaló que antes de proceder a la colocación del cable "se han ejecutado los dos tramos terrestres soterrados tanto en Lanzarote como en Fuerteventura". Es decir, entre la costa y las respectivas subestaciones, el cable discurre bajo tierra. "Además, para el acceso al mar se ha utilizado en ambas islas la técnica de perforación dirigida con el objetivo de proteger los cables cerca de la costa y para minimizar la afección a las playas y la franja costera", añadió la empresa.

Asimismo, se han llevado a cabo trabajos de prospección ambiental, geofísica y geotécnica en toda la traza del cable submarino y en las zonas terrestres hasta las dos subestaciones de conexión (una en Lanzarote y otra en Fuerteventura), para detectar las zonas de mayor calidad ambiental y así diseñar un trazado que minimice los efectos en el entorno terrestre y marino.

Atendiendo a la notable riqueza en biodiversidad existente en ambas islas, también se cartografiaron los diferentes tipos de fondo; se realizó un mapa batimétrico de alta precisión para determinar las profundidades en la zona; se estudiaron las corrientes, la calidad del agua y de los sedimentos y el estado biológico de las comunidades de fauna y flora presentes.

Un vehículo controlado desde el barco garantiza que el cable queda colocado tal y como determina el proyecto. Para que quede enterrado, se emplean chorros de agua en la mayor parte del trazado. En aquellos en los que el fondo marino es rocoso, un robot submarino abrirá una zanja que se rellenará con el propio material extraído. Todo esto se verá complementado con la protección de los cables mediante “conchas metálicas”.

Buque cablero 'Leonardo da Vinci'

La interconexión eléctrica submarina entre Lanzarote y Fuerteventura es uno de los primeros trabajos del barco cablero Leonardo Da Vinci, uno de los más modernos del mundo, y que entró en operación el pasado mes de agosto, incorporándose a la flota de buques de última generación del Grupo Prysmian, líder mundial en el sector de los sistemas de cables para energía y telecomunicaciones.

El buque está equipado con los más modernos sistemas de posicionamiento DP3 y mantenimiento en el mar. Todo el equipo de manipulación e instalación de cables ha sido diseñado por Prysmian. También es un buque de vanguardia en términos de rendimiento sostenible, ya que garantiza una reducción de la huella medioambiental: más del 80% de su alumbrado está formado por LED de bajo consumo, lo que supone un recorte de las emisiones producidas por los generadores. Además, está propulsado por los motores más eficientes y ecológicos que reducen en un 85% las emisiones de óxido nitroso y permiten que el buque cumpla con los requisitos medioambientales internacionales más estrictos. 

Compartir el artículo

stats