Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marruecos ofrece a las navieras de las Islas la ruta Puerto del Rosario-Tarfaya

El reino alauí prefiere una compañía canaria o de su país al frente de un negocio que prevé próspero y que supone el retorno de la actividad tras trece años

Aspecto que ofrece el puerto de Tarfaya.

La pandemia ha frenado la adjudicación de la ruta marítima que une Puerto del Rosario con la ciudad de Tarfaya. Al menos así lo estiman las autoridades marroquíes, que tras dos intentos infructuosos de licitación vuelven a poner en el mercado un trayecto que consideran llamado a propiciar un incremento del intercambio mercantil y humano entre Canarias y el país norteafricano.

Este trayecto estuvo operativo hasta la primavera de 2008, cuando el buque Assalama, de Naviera Armas, sufrió un accidente al abandonar el puerto de Tarfaya. Una fuerte racha de viento agitó la embarcación, que terminó rozando con unas rocas, lo que obligó a la evacuación de los 114 pasajeros en las lanchas de salvamento con que contaba el buque.

La conclusión desde aquel momento fue rotunda: el puerto marroquí no reunía las condiciones suficientes para cobijar ferries de ese tamaño. Los espacios eran insuficientes para maniobrar con garantías. Desde entonces, el Gobierno marroquí ha trabajado en la recuperación de la ruta mejorando las instalaciones del puerto.

Ahora todo está ya preparado y es el momento de volver a encontrar una empresa de transporte de pasajeros y mercancías que decida dar el paso. «Es importante para toda Canarias no solo para Fuerteventura», afirmó ayer el presidente majorero, Sergio Lloret, en un acto organizado por la Asociación de Amigos de Marruecos.

Las autoridades ya tienen las manos libres para negociar la adjudicación de manera directa

decoration

El evento pretendía precisamente seducir a las navieras canarias. Si las dudas estriban en la rentabilidad que puede obtenerse, Lloret afirmó que instituciones como la suya están dispuestas a hacer una «aportación económica» inicial que ayude a una empresa privada a decidirse. «Si algo ha puesto de manifiesto la pandemia, es la necesidad de contar con otras fuentes de generación de actividad económica y empleo», detalló el presidente majorero.

Una de las vías para conseguirlo es la atracción de la inversión extranjera y la ampliación del mercado para las empresas de las Islas mediante su internacionalización. Eso explica la presencia en el evento del viceconsejero de Economía e Internacionalización del Gobierno de Canarias, Blas Acosta. «Ya está terminado», señaló en relación al puerto de Tarfaya.

Desde el Ejecutivo canario «hay absoluta predisposición», afirmó Acosta, para recuperar y consolidar la ruta, «y para apoyar a las empresas canarias» que quieran dar el salto al exterior «y a las marroquíes que quieran invertir en Canarias», añadió. Por su parte, las autoridades marroquíes están decididas a que sea una naviera isleña o de su país la que se haga con este negocio.

El proceso de selección es la libre concurrencia, está «abierto a todas las navieras», dio a conocer el cónsul de Marruecos en Canarias, Ahmed Moussa. «Queremos que lo hagan navieras marroquíes o españolas; por eso hemos venido aquí a ver a los empresarios y los políticos», reconoció el presidente del Consejo Provincial de Tarfaya, Brahim Salem.

¿Por qué? Sobre todo porque el Gobierno marroquí estima que una compañía con arraigo en alguno de los dos territorios está más capacitada para entender la dimensión del servicio que presta. Ahora bien, están decididos a poner la ruta en manos de cualquier otra empresa si las de las dos orillas optan por inhibirse.

La inversión para la puesta a punto de la infraestructura se eleva hasta los 47,6 millones de euros

decoration

Por el momento, el proceso se ha saldado con un sospechoso silencio. Al primer certamen solo se presentó una compañía, situación que invalida la adjudicación según el ordenamiento jurídico marroquí. Tanto este como el segundo intento, que quedó desierto por la incomparecencia de candidatas, estuvieron afectados «por la pandemia», según manifestaron a coro Moussa y Salem.

Sin embargo, estas tentativas no fueron vanas, ya que el procedimiento señala que en la tercera puede negociarse de manera directa con un aspirante. Algo que, a juicio del presidente del Consejo Provincial de Tarfaya, resulta «mejor» en una acepción equivalente a contar con más garantías de alcanzar el éxito.

El puerto de Tarfaya cuenta ahora con un rompeolas principal de 1.710 metros. La inversión para la puesta a punto ha ascendido a 47,6 millones de euros.

Compartir el artículo

stats