Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias y Baleares, las únicas regiones donde la recaudación no levanta cabeza

El Estado ingresa en todo el país un 5% más que en 2019, pero en las Islas percibe un 9% menos

La caída de los turistas se traduce en menor recaudación; en la imagen, un viajero en el aeropuerto, vacío, de Los Rodeos. | | A. G.

Los dos archipiélagos del país, Baleares y Canarias, son las únicas Comunidades Autónomas donde la recaudación de impuestos del Estado no levanta cabeza y se mantiene por debajo –en realidad bastante por debajo– de las cifras prepandemia. Un hecho que no solo es relevante por la consecuente merma en los ingresos públicos, sino también, y sobre todo, porque pone de manifiesto que el Archipiélago aún está lejos de la recuperación. La recaudación impositiva es uno de los termómetros más fiables a la hora de tomar la temperatura a la economía de un territorio, y el termómetro muestra una vez más que el tejido productivo isleño todavía tiene fiebre. Si los últimos datos sobre el Impuesto General Indirecto Canario –el IGIC, el tributo que grava el consumo en la Comunidad Autónoma– ya evidencian que la recuperación aún no se ha producido –la recaudación por el IGIC no solo está muy por debajo de la de 2019, sino que incluso está por debajo de la de 2020, el año del confinamiento–, ahora son los datos del Ministerio de Hacienda los que así lo corroboran.

En los diez primeros meses del año, según la actualización de la estadística oficial publicada ayer por la Agencia Estatal de Administración Tributaria –el Gobierno central da a conocer sus últimos datos un par de semanas después que el Ejecutivo canario–, el Estado recaudó en el Archipiélago un total de 2.347,6 millones de euros. De enero a octubre de 2019, es decir, en el mismo período del último ejercicio antes de la irrupción del coronavirus, los ingresos de la Agencia Tributaria nacional en las Islas ascendieron a 2.579,7 millones. A 232,1 millones de euros más que este año. En otras palabras: la recaudación impositiva estatal en la Comunidad Autónoma aún es un 9% inferior a la registrada antes del estallido de la pandemia.

Podría pensarse, a tenor de la gravedad de la crisis económica causada por el virus, que la tónica general es esa, esto es, que son mayoría las regiones donde los ingresos vía impuestos aún no han vuelto a guarismos prepandemia. Pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que Canarias, junto con Baleares, es la única autonomía en que la recaudación del Estado sigue en números más próximos a los de 2020 que a los de los años anteriores a la crisis de la covid-19. La Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) solo ha ingresado en Canarias en lo que va de ejercicio 135,2 millones más que entre enero y octubre de 2020 –el año I de la pandemia, el año del confinamiento de la nación y de la paralización económica–, mientras que está a esos 232,1 millones de euros de recuperar las cifras de 2019. En cambio, y con esa otra excepción de Baleares, en las restantes 13 autonomías de régimen común –todas menos Navarra y País Vasco–, la recaudación de impuestos del Estado crece en porcentajes que oscilan entre el 0,73% de La Rioja y el 16,6% de la Región de Murcia. Y crece también, un 0,39% y hasta un 31,5%, en las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta.

El hecho de que sean los dos archipiélagos los que se desmarcan de la tendencia nacional no es casualidad, ni mucho menos. Más bien es la enésima constatación de que la enorme dependencia que tienen las islas del negocio turístico ha dado lugar a que la crisis las golpee con especial violencia. Y, por tanto, queda así claro que no habrá recuperación económica, no al menos una plena recuperación económica, hasta que la actividad turística vuelva a los niveles de facturación que tenía cuando aún nadie había oído hablar de la covid-19.

Lo anterior se percibe con más claridad si cabe si se pone la lupa sobre la recaudación por el Impuesto sobre Sociedades, la particular declaración de la renta de las empresas. En este caso ocurre como con el IGIC: ya no solo es que los ingresos públicos sigan por debajo de los de antes de la pandemia, sino que están por debajo de los de 2020. En lo que va de año, la AEAT ha recaudado en concepto del Impuesto sobre Sociedades en la Comunidad Autónoma poco más de 269 millones de euros. Un 8,4% menos que a estas alturas del año pasado, cuando ya había ingresado algo más de 293,8 millones pese al derrumbe experimentado por el negocio turístico.

2.348

  • Millones de euros

La Agencia Tributaria recaudó por impuestos en Canarias en los diez primeros meses de 2021 un total de 2.347,6 millones de euros, 232,1 millones menos que antes de la crisis.

-9%

  • Caída de ingresos públicos

Los casi 2.348 millones recaudados por el Estado en la Comunidad Autónoma en lo que va de ejercicio son un 9% menos de lo ingresado en 2019, cuando se llegó a 2.579,7 millones.

+4,5%

  • Subida de ingresos públicos

Mientras que la recaudación del Estado sigue en las Islas por debajo de las cifras prepandemia, en España no solo recupera los niveles precrisis, sino que incluso los supera en un 4,5%.

Román Rodríguez: «Hay signos de mejora»

Desde el Gobierno de Canarias siguen lanzándose mensajes de optimismo sobre la evolución de la economía regional. En ello viene afanándose en las últimas semanas el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, que ayer aseguró, en declaraciones recogidas por Efe, que los signos de recuperación en la economía del Archipiélago son «evidentes». Unos signos de mejora cuya consolidación dependerá, puntualizó el representante del Ejecutivo autonómico, de la evolución de la economía global, entre otras cosas porque sin turistas británicos o alemanes no hay recuperación posible en el Archipiélago. De hecho, entre esas señales de recuperación Rodríguez citó el incremento de la conectividad aérea, el aumento de la confianza empresarial y el crecimiento de las afiliaciones a la Seguridad Social. Sin embargo, la recaudación impositiva, tanto la de la Comunidad Autónoma como la del Estado, sigue sin mostrar esos signos de mejora que el consejero percibe en otros indicadores. El caso del IGIC es especialmente significativo, ya que se trata del gran impuesto que grava el consumo en la región, y lo cierto es que en los diez primeros meses del año no solo sigue lejos de los guarismos de 2019, sino que incluso se mantiene por debajo de los de 2020. | M.Á.M.

Compartir el artículo

stats