Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tejido productivo | Las medidas para paliar la crisis de la covid-19

Las ayudas directas a las empresas canarias salvan casi 110.000 empleos

Los 1.144 millones transferidos por el Estado llegan a un 14% de los negocios v El Ejecutivo regional no descarta buscar financiación para las firmas en lista de reserva

Un camarero de una terraza de Santa Cruz de Tenerife le sirve una caña a un cliente. | | CARSTEN W. LAURITSEN

Los 1.144 millones de euros inyectados al tejido productivo regional en forma de ayudas directas –a fondo perdido– permiten a las empresas beneficiarias mantener un total de casi 110.000 puestos de trabajo. Son alrededor de 101.000 los asalariados que integran las plantillas de las 12.703 empresas perceptoras –empresas propiamente dichas, es decir, sin incluir aquí a los autónomos–, una cantidad a la que se suman los 7.444 trabajadores por cuenta propia que también reciben parte de los fondos transferidos por el Estado para paliar la crisis de la covid-19. En definitiva, son exactamente 108.444 los empleados –tanto por cuenta ajena, la mayoría, como por cuenta propia– que se benefician de manera indirecta pero casi vital –son todos trabajadores de negocios que perdieron en 2020 más de un 30% de su facturación, con lo que el mantenimiento de sus plantillas quedó en duda– del multimillonario rescate público.

7,4

Autónomos

  • A los 101.000 asalariados de las empresas -personas jurídicas- beneficiarias de las ayudas directas se suman los 7.444 trabajadores por cuenta propia también beneficiarios.

El reparto de los dineros enviados por el Estado, que concluirá estos días con las últimas transferencias a las firmas beneficiarias, se llevó a cabo a través de dos líneas de ayudas: la línea 1, para los trabajadores autónomos –personas físicas–, y la línea 2, para las empresas –personas jurídicas–. A su vez, para esta última línea de subvenciones se dividió a las firmas potencialmente perceptoras en función del mayor o menor número de asalariados, de modo que las ayudas son más altas –de hasta cinco millones de euros para las entidades con más de medio centenar de trabajadores– cuanto mayor es la plantilla de la empresa. No en vano, el principal objetivo del Gobierno central es que los 11.000 millones de euros distribuidos entre las 17 Comunidades Autónomas –Canarias recibió el trozo más grande del pastel, esos 1.144 millones, por ser la economía más castigada por la pandemia– eviten la destrucción de decenas de miles de puestos de trabajo a lo largo y ancho del país. En el caso de Canarias, los 101.000 empleados por cuenta ajena –asalariados– de las 12.703 empresas beneficiarias representan un 13,3% de los 758.800 asalariados contabilizados durante la última Encuesta de población activa del Instituto Nacional de Estadística. Dicho de otro modo: las firmas perceptoras reúnen en sus plantillas a más de 13 de cada cien trabajadores por cuenta ajena del Archipiélago.

108,4

Empleos

  • Los 1.144 millones de euros distribuidos en forma de ayudas directas llegan a 20.147 negocios de las Islas -incluidos 7.444 trabajadores autónomos- que suman 108.444 empleados.

El porcentaje de asalariados que indirectamente se beneficia de estas ayudas coincide con el porcentaje de negocios que ha logrado acceder a las subvenciones. Los 20.147 negocios que han recibido o recibirán en las próximas horas su parte de los 1.144 millones de euros –en este caso incluidas tanto las 12.703 empresas en sentido estricto como los 7.444 empleados por cuenta propia– suponen un 13,6% de los 147.999 negocios registrados en el Directorio Central de Empresas (Dirce) del INE.

101

Asalariados

  • Las firmas beneficiarias de la línea 2 de las ayudas -la línea 2 es la de las empresas propiamente dichas- dan trabajo a alrededor de 101.000 personas.

Hay que recordar que Canarias es la primera Comunidad Autónoma, y de momento la única, que ha culminado el reparto de los fondos transferidos por el Gobierno de Pedro Sánchez, y ello aun cuando se trata de la región que más dinero ha gestionado. El Ejecutivo autonómico decidió apoyarse en las Cámaras de Comercio para agilizar la tramitación de las decenas de miles de solicitudes recibidas, una decisión que ha resultado clave para que el Gobierno regional cumpliera los plazos. El objetivo era que hasta el último euro estuviera en las cuentas de las empresas y autónomos antes de acabar el año, «y al final todo el dinero va a llegar antes de Navidad», subrayó el lunes el presidente Ángel Víctor Torres.

14%

Empresas

  • Casi un 14% de los 147.999 negocios registrados en el Directorio Central de Empresas ha recibido o recibirá en los próximos días su parte de los 1.144 millones.

La avalancha de solicitudes ha sido de tal magnitud que el Gobierno ha optado por elaborar una lista de reserva con las empresas de más de 50 trabajadores que se han quedado sin ayudas tras agotarse los fondos. En el Ejecutivo no descartan buscar financiación extra para estas firmas –unas 70– a las que no se ha podido llegar con los 1.144 millones. La región, la menos endeudada del país, tiene los mercados abiertos de par en par y margen financiero para ello –cerró septiembre con 1.703 millones de superávit–.

Caída de la competitividad

Las ayudas directas distribuidas entre las empresas de la Comunidad Autónoma servirán para contener la pérdida de competitividad del Archipiélago a causa de las heridas causadas por la covid-19. En este sentido, el último Informe de la competitividad regional en España, una publicación anual del Consejo General de Economistas, pone de manifiesto que son precisamente Canarias y Baleares -los dos archipiélagos del país y las dos regiones más golpeadas por la paralización del turismo- los territorios del Estado que más competitividad han perdido a raíz del coronavirus. El análisis del Consejo General de Economistas corrobora así que la de la covid-19 es una crisis asimétrica que, como tal, no se ha sentido por igual en todo el Estado. Más bien al contrario. Si las peor paradas son Baleares y Canarias, en el otro extremo se encuentran Madrid, Navarra y el País Vasco, que pese a la pandemia mantienen el mismo orden y conforman el grupo de competitividad relativa alta. El grupo de competitividad baja lo integran Extremadura, Andalucía, Canarias, Baleares, Castilla-La Mancha, Región de Murcia y la Comunidad Valenciana. | LP / DLP

Compartir el artículo

stats