Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Endesa desoye a Madrid y se niega a invertir para cambiar fuel por gas

La eléctrica baraja presentar alegaciones al proyecto de orden del Ministerio de Transición | Las centrales isleñas, entre las industrias más contaminantes del país

Central de generación de Endesa en la entrada a la capital grancanaria.

Endesa rechaza invertir para implantar el gas en Canarias. La compañía sostiene que su estrategia de cara a 2040 es no desembolsar ni un céntimo en energías fósiles, por lo que seguirá quemando fuel en sus centrales isleñas. Fuentes de la empresa eléctrica reconocen que «el gas reduce las emisiones», pero «sigue siendo un combustible fósil y una energía que está en deshecho». Por esto, Endesa adelanta que baraja la posibilidad de presentar alegaciones a la propuesta de orden emitida por el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que urge a los generadores de energía eléctrica convencional de las Islas y de Melilla a emplear este hidrocarburo en detrimento de los derivados del petróleo que se consumen en la actualidad. La eléctrica implantada en el Archipiélago sostiene que les gustaría que el avance hacia las renovables fuera más rápido y que el porcentaje de energías limpias que se utiliza en la actualidad «no es muy elevado», entre otros motivos, por la «lentitud de la burocracia administrativa y la escasez de concursos» para la creación de parques eólicos y fotovoltáicos.

Las centrales de Endesa en Granadilla de Abona (Tenerife) y en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) ocupan, respectivamente, el sexto y séptimo puesto en el listado de las industrias más contaminantes del país. El año pasado, la planta tinerfeña emitió 1,7 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono (CO2) y la grancanaria, 1,6 millones. Por delante de ellas solo se encuentran una empresa productora de acero, una central térmica de carbón y tres refinerías de petróleo.

La memoria que acompaña al proyecto de orden ministerial cita el informe Los Territorios No Peninsulares 100% descarbonizados en 2040: la vanguardia de la transición energética en España, presentado por Endesa en julio de 2020. En este estudio, la compañía eléctrica planteaba medidas como la «adaptación de centrales térmicas al consumo de gas natural como combustible, prioritariamente en: Ciclos Combinados de Granadilla (Tenerife) y Barranco de Tirajana (Gran Canaria)». Sin embargo, ahora rechaza esta medida porque requiere de un desembolso económico para la actualización y transformación de las obsoletas centrales eléctricas de las Islas y, además, el Ministerio no cuantifica en el documento cuánto está dispuesto a invertir para sustituir el fuel por el gas en el Archipiélago.

Valbuena defiende que las regasificadoras «tienen la puerta cerrada en Canarias»

decoration

El consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el cambio climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, apuntó ayer que siempre ha defendido la necesidad de contar con gas natural en estado líquido como un método de respaldo del sistema eléctrico. «Los grupos de generación eléctrica tendrá que adaptarse y se está negociando con el Estado que puedan quemar hidrógeno, pero mientras no tenemos hidrógeno es necesario complementarlo con gas natural», explicó Valbuena. Según el consejero, de esta manera, Endesa solo necesitaría tener depósitos para almacenar el gas natural en estado líquido –con un volumen 600 veces inferior al gas natural en estado gaseoso– y, a partir de ahí, trasladarlo a las centrales de Jinámar o Granadilla, donde habría «mecanismos vaporizadores para convertir el gas natural en estado líquido en estado gaseoso», esto es, se regasificaría. Si bien Valbuena se mostró tajante al afirmar que las regasificadoras dentro del sistema gasístico tienen «las puertas totalmente cerradas en Canarias». Además, se mostró a favor de la creación de almacenes de gas líquido en los puertos canarios, para hacerlos más competitivos.

Morales ve la idea de Ribera como un «brindis al sol», que no tiene en cuenta la realidad de las Islas

decoration

Uno de los principales detractores de la implantación del gas en el Archipiélago es el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, quien califica de «brindis al sol» la propuesta planteada por el Ministerio de Teresa Ribera y destaca que el proyecto de orden no tiene en cuenta la realidad de las Islas y, en concreto, de Gran Canaria, que «no necesitará el gas, porque con el Salto de Chira–Soria se cubrirá perfectamente el respaldo energético» que precisan las energías renovables. Morales subraya que la idea de presentar el gas como una alternativa a los combustibles fósiles es una muestra de la «incapacidad» de Europa y España para afrontar la penetración de las renovables. «Hay que centrar los esfuerzos en que el mix renovable sea una alternativa real y no seguir alargando los horizontes para su implantación», sostiene Morales y concluye que el coste de la introducción de una regasificadora en las Islas «atenta directamente contra la legislación que impide las inversiones que generan sobrecostes». 

Por el contrario, el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, ha mostrado en reiteradas ocasiones su apoyo a la introducción del gas natural y a la construcción de una regasificadora flotante en el Puerto de Granadilla. En su opinión, de esta forma se evitaría que Tenerife «pierda su posición económica en el Archipiélago y en el concierto internacional sobre el tránsito de buques de mercancías» al no poder suministrar fuel–oil al transporte marítimo a partir de 2025, año fijado por la Unión Europea (UE) para prohibir las energías más contaminantes en los puertos de su ámbito de influencia. 

Compartir el artículo

stats