Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empleo

El plan de descarbonización dejará la plantilla asturiana de Arcelor en 4.000 empleados

La siderúrgica detallará a los sindicatos el ajuste laboral en Asturias e intentará negociar la prórroga del ERTE, que caduca el día 31

Horno alto de Arcelor en Gijón.

El plan de descarbonización que emprenderá ArcelorMittal para reducir drásticamente sus emisiones de CO2 traerá consigo un recorte de plantilla que, según los primeros cálculos de los sindicatos, rondará el millar de trabajadores y dejará la plantilla en 4.000 efectivos.

Las cuentas son las siguientes. Según el último balance que la multinacional proporcionó a los sindicatos, en las plantas asturianas trabajaban a finales de septiembre 5.033 personas, de ellos 4.756 con contratos indefinidos. De esa cifra, matizan los representantes de las centrales, habría que descontar a los 176 eventuales que en ese momento estaban cubriendo las vacaciones y que ya dejaron la empresa. Siguiendo con las restas, en los próximos años, la descarbonización mermará entre 800 y 1.000 empleos a la plantilla de la siderúrgica. Total: quedarán unos 4.000 puestos de trabajo, cifras inéditamente bajas.

Hasta ahora la compañía es muy cautelosa con estas cifras. Hace justo una semana, durante una de las reuniones que la dirección ha mantenido con los sindicatos sobre el plan de descarbonización –excepto con CC OO, que se niega a participar en estos encuentros– , alegó que continuaba haciendo cuentas sobre el personal que va a necesitar el futuro horno eléctrico y la planta de reducción de hierro (DRI) que se construirán en Veriña (Gijón). Por ahora, Arcelor se ha limitado a reconocer en esos encuentros que el recorte será inferior al número de empleos de los talleres que se van a cerrar. Entre ellos, uno de los dos hornos altos de Gijón y el sínter. Para hoy está prevista una nueva reunión sobre el plan de descarbonización en la que los sindicatos esperan que la dirección desgrane esos números y entre más al detalle de cómo puede quedar la plantilla en Asturias. La compañía sí ha precisado que va a poner en marcha programas de reciclaje para el personal, ya que los cambios no solo serán de instalaciones, también variará la forma de trabajar. ArcelorMittal estudia también ofrecer traslados a las instalaciones vascas del grupo, que saldrán beneficiadas del proceso de descarbonización con un incremento notable de actividad.

La dirección ha detallado que, con el proceso de descarbonización, la producción de las plantas asturianas se reducirá en casi un millón de toneladas, aunque las cuentas de los sindicatos apuntan a que el recorte podría ser mayor aún. Según sus cálculos, rondaría 1,2 millones de toneladas.

Más a corto plazo, Arcelor tiene previsto abrir la negociación para intentar prolongar el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que desde hace años tiene abierto en sus instalaciones asturianas y del que tira cada vez que la carga de trabajo flojea. El expediente caduca el 31 de diciembre. En este 2021 la compañía ha utilizado muy poco el ERTE. No lo necesita. Su cartera de pedidos está repleta y la actividad de los talleres asturianos está al tope de su capacidad. Tanto que, según las últimas cifras que la compañía dio a los sindicatos, en octubre y noviembre únicamente fue necesario regular a 64 trabajadores. Y la gran mayoría de ellos (52) eran empleados que habían superado los 61 años.

Por otro lado, la plantilla de las baterías de coque de Gijón de la multinacional está llamada a secundar once días de huelga a lo largo del mes de enero en protesta por los protocolos de seguridad y la exposición a determinados productos químicos. Denuncian que tal riesgo se produce por fallos en el diseño de esta instalación.

Compartir el artículo

stats