Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ómicron y la Navidad disparan el número de bajas laborales en Canarias

Más de 16.500 trabajadores de las Islas se ausentaron de sus puestos en diciembre tras contagiarse

Entrada del Centro de Salud de Canalejas, en la capital grancanaria. JUAN CASTRO

Canarias no es ajena al incremento de bajas laborales que está provocando la variante ómicron del coronavirus. Durante todo el mes pasado se contabilizaron más de 16.500 incapacidades laborales transitorias (ILT) en el Archipiélago, cifra que multiplicó por 3,7 (368%) los 4.483 casos registrados en noviembre. El volumen no ha hecho saltar todavía las alarmas en lo que respecta a la escasez de efectivos en las plantillas de las empresas de las Islas, pero sí supone una advertencia sobre lo que vendrá tras las celebraciones navideñas.

En toda España, el número de bajas laborales se sitúa en 566.175, lo que supone un incremento aún mayor, del 632%, respecto al mes anterior. Al finalizar 2021 quedaban más de 340.000 procesos abiertos por esta situación, «alcanzando máximos de la pandemia, con unos 40.000 procesos más que en los peores momentos de la crisis sanitaria del mes de marzo de 2020».

Los datos los reveló este miércoles la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT), la organización que agrupa a las 19 mutuas que colaboran con la Seguridad Social. Precisamente el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que dirige José Luis Escrivá, adelantó el martes datos para toda España antes de iniciarse la última semana del año, en la que se concentran gran parte de las reuniones familiares. Las 240.000 bajas laborales contabilizadas hasta el 23 de diciembre ya suponían un incremento del 200% frente a las 75.800 tramitadas en todo el mes de noviembre.

El incremento de incapacidades laborales por covid de todo el país fue del 632%

decoration

Falta por saber cómo se terminó este año para poder establecer comparaciones. Respetando los mismos tiempos, entre el primer día de diciembre y la víspera de Nochebuena, 10.500 de esos 240.000 casos habrían tenido como protagonistas a trabajadores canarios. Es decir, en la última semana se habría producido un acelerón de más del 50%.

«Puede ponerse feo»

El vicepresidente y secretario genera de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, aseguró que la patronal no ha recibido ninguna alerta hasta la fecha. No obstante, no se mostró ajeno a la realidad y aunque el país no está «como Reino Unido, con 200.000 casos diarios», sí admitió que de no doblegarse la tasa de contagiosidad, «el panorama puede ponerse feo».

La casuística es variada. El reparto medio por empresas no supera el 15% de las plantillas. Hasta la fecha no se han producido casos como los de aerolíneas estadounidenses, con miles de vuelos frustrados por brotes entre sus trabajadores. Las cancelaciones que padece el negocio alojativo de las Islas desde que comenzaron a adoptarse restricciones con los británicos al inicio de diciembre y que se acentuaron cuando Alemania impuso condiciones a sus ciudadanos al regreso de España han ido contra las cuentas de resultados de las empresas, pero al mismo tiempo han restado densidad a las concentraciones de personas.

El caso de Canarias no es ni mucho menos aislado. Andalucía, 1.023%; Asturias, 720%; Galicia, 618%; Murcia, 508%, o Comunidad Valenciana, 427% tienen ante sí un panorama aún peor, siempre según los datos que maneja la AMAT, que califica como «un verdadero tsunami de bajas» el escenario que ómicron deja a su paso.

Andalucía es la comunidad autónoma más afectada, el incremento fue del 1.023% de noviembre a diciembre

decoration

La organización que representa a las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social alertó del «colapso» que el rápido avance de la enfermedad está provocando en los centros de atención primaria, «donde los médicos, a pesar de los esfuerzos de reorganización de los recursos disponibles, están desbordados por la prestación de asistencia sanitaria y el aumento de dedicación a la gestión de los trámites de bajas y altas laborales que se han producido desde la aparición de ómicron».

La organización mostró su «preocupación» ante un «cuello de botella» que prolonga de manera «innecesaria» la duración de los «procesos de incapacidad temporal, lo que además de afectar a los costes de las empresas y a la actividad económica, también repercute muy negativamente sobre las cuentas de la Seguridad Social y del Estado».

Según cálculos de la propia asociación, las prestaciones económicas para los trabajadores que están de baja sumaban al terminar noviembre 3.055 millones de euros, «a los que habría que añadir otros 2.500 millones de euros con cargo directo a las empresas, por cotizaciones, complementos y mejoras, sin perjuicio del coste de los bienes y servicios que se han dejado de prestar y producir».

Para evitar todos esos efectos perniciosos, la AMAT propuso que los médicos den la baja por un periodo de siete días. De tal manera que solo tuvieran que regresar al centro de salud «aquellos trabajadores que no se hubieran recuperado en ese plazo». Según estiman las mutuas, eso permitiría «reducir casi a la mitad el tiempo que los facultativos tienen que dedicar a estas gestiones administrativas, con el beneficio que ello tendría en la descongestión de la Atención Primaria».

632%

en todo el país

El incremento de incapacidades laborales por covid es muy superior al registrado en el Archipiélago. El salto en el último mes del año respecto al anterior fue del 632%.

1.023

por ciento

Andalucía es la comunidad autónoma más afectada por el incremento de bajas laborales que se han producido tras aparecer ómicron. Aumentaron un 1.023% de noviembre a diciembre.

Compartir el artículo

stats