Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ingresos por IBI se estancan a las puertas del nuevo ‘catastrazo’ estatal

En el año 2020 los 88 ayuntamientos canarios recaudaron 480,8 millones de euros

Una de las imágenes obtenida por los inspectores de Hacienda en el proceso de regularización de activos ocultos. LP / DLP

La recaudación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) se mueve en el entorno de los 480 millones de euros –480,8 en 2020– durante los últimos cinco años. Esta estabilización de la recaudación se produce en la antesala de la entrada en vigor, este año, del nuevo cálculo de los valores de referencia de las viviendas y plazas de garaje impuesto por el Gobierno central. La medida incrementará lo que se paga por la adquisición de una casa de segunda mano y el alza oscilará, de media en toda España, entre un 10% y un 15% de la base imponible.

El máximo recaudado hasta el momento por inmuebles urbanos en el Archipiélago fueron los 484 millones de euros alcanzados por los 88 ayuntamientos en el ejercicio de 2017. Un 36,5% más que los 354,6 millones de 2009, según los datos que obran en poder de la Dirección General del Catastro. 

Los sucesivos catastrazos aprobados desde la segunda mitad de la primera década del siglo fueron los responsables del impulso que cobraron los ingresos municipales por esta vía. Eso en primera instancia, después llegó el proceso extraordinario de regularización catastral puesto en práctica por el Ministerio de Hacienda entre 2013 y 2018 para detectar bienes inmuebles ocultos. 

Las subidas del impuesto y la regularización de inmuebles elevaron los ingresos

decoration

Los drones y el trabajo desarrollado a pie de calle por los inspectores hicieron aflorar 134.874 construcciones no declaradas en las Islas, según el propio fisco. Santa Cruz de Tenerife, con 72.661 tomó la delantera a Las Palmas, donde se ocultaban 62.212. Además de incorporar estos bienes al censo de activos a declarar, los propietarios tuvieron que abonar con efecto retroactivo los atrasos correspondientes a los cuatro años fiscales anteriores, lo que infló aún más los recibos. A ese proceso, que costó una media de 400 euros a cada defraudador, responde el máximo recaudado en el curso 2017.

Desde entonces, el volumen total del IBI urbano –el rural solo aportó 9,4 millones de euros el pasado año– se ha mantenido en la banda alta dibujando dientes de sierra: 477,7 millones de euros en 2018; 474,9, en 2019, y los mencionados 480,8 millones de 2020.

La mayor aportación por parte de los contribuyentes se produjo en el último año contabilizado en la provincia de Las Palmas, con 271,9 millones, el 56,5% del total recaudado. Los 208,9 millones de euros restantes los aportaron propietarios de bienes inmuebles situados en la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

El impuesto en números

Máximo: 484 millones

Hasta la fecha el máximo recaudado en las Islas por el IBI urbano en un año fueron los 484 millones de euros del año 2017. La regularización de inmuebles incrementó la lista de activos sujetos a tributación y exigió pagos retroactivos a sus dueños.

Las Palmas

Las Palmas aportó 271,9 millones de euros en el último año contabilizado. Santa Cruz de Tenerife aportó 208,9 millones.

'Castastrazo’: entre el 10% y el 15%

El catastrazo que entra en vigor este año incrementará entre un 10% y un 15% la base imponible.

Compartir el artículo

stats