Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La drástica subida del precio de la vivienda no frena las ventas en las Islas

Las transacciones inmobiliarias crecen un 42% en noviembre a pesar de que el metro cuadrado se paga ya un 12% más caro

Ofertas en el escaparate de una inmobiliaria en la capital grancanaria.

Las transacciones inmobiliarias continúan en ascenso en Canarias a pesar de la escalada de precios que empieza a notarse ya tanto en las viviendas nuevas como en las de segunda mano. Los compradores pagan ya el metro cuadrado al mismo precio que hace trece años, justo tras el estallido de la burbuja, pero este encarecimiento no han reducido la fiebre por las compras que ha llevado al alza las operaciones inmobiliarias en el Archipiélago. Según los datos recopilados por el Consejo General del Notario para el pasado mes de noviembre, en las Islas se vendieron 2.410 propiedades, la cifra más alta de todo el año, y que supone un incremento del 42,7% respecto a las que se produjeron en el mismo mes de 2020, cuando la pandemia había desplomado el número de transacciones.

Esta misma estadística también evidencia que el precio de las viviendas al que se compraron durante ese mes fue un 12% más caro que en noviembre de 2020, 1.631 euros por metro cuadrado, la cuarta cifra más alta de España, solo por detrás de Madrid, Cataluña, Baleares y el País Vasco. 

«El mercado se ha recuperado, pero no estamos en época de burbuja», advierte Isidro Martín, delegado de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (APEI) en Canarias. Bajo su punto de vista, este boom de ventas está motivado, primero por los altos niveles de ahorro depositados en los bancos debido a la pandemia. Según las cifras aportadas por el Banco de España, los canarios todavía guardan 4.583 millones que ahorraron por el covid, unos depósitos que en una parte estarían sirviendo ahora para aportar la entrada para adquirir la vivienda -ya que las entidades bancarias no financian más allá del 80% del coste total salvo en contadas ocasiones- o bien para la compra en el caso de que se tenga el importe completo. «Hay muchos inversionistas que ante el miedo al impuesto de los bancos, penalizando cada vez más el dinero, lo que hacen es invertir», sostiene, ya que el bloque vuelve a convertirse en un valor refugio.

Entre los compradores también hay familias o jóvenes que buscan su primera vivienda ante las oportunidades inmobiliarias que están ofreciendo, por ejemplo, las entidades bancarias, «que han bajado los precios en octubre, noviembre y diciembre» para mejorar el saldo del año.

2.410

Transacciones.

  • En el mes de noviembre se cerraron en Canarias un total de 2.410 compras de viviendas. Suponen un 42% más que las que se realizaron en ese mismo mes de 2020. 


1.631

Euros el metro cuadrado.

  • Los compradores pagaron de media 1.631 euros por metro cuadrado, una cifra que no se alcanzaba desde hace doce años y que es un 12% superior a la de hace un año. 

Martín sostiene que los números también se han visto inflados debido a todas las operaciones inmobiliarias que se han ido retrasando en el último año y medio debido a la pandemia. La vuelta de los compradores extranjeros, muy importantes para el sector en Canarias y que se desplomaron debido a la crisis sanitaria, está repercutiendo de además forma positiva en las cifras.

Vanesa Rubio, presidenta de la Asociación Canaria de Empresas de Gestión Inmobiliaria (Acegi), apunta a los tipos de interés «que están más bajos que nunca» como uno de los principales factores que espolea las ventas. «En España y Canarias siempre hay un sentimiento de propiedad y ante el alza de los alquileres se plantean que les compensa más pagar las cuotas de la hipoteca», explica.

Respecto a los precios, Rubio sostiene que los de la vivienda nueva continuarán subiendo sobre todo por el parón de la construcción, que ha reducido al mínimo las nuevas promociones, así como por la escasez de suelo. Sin embargo, aclara que será un aumento «contenido».

Sobre las previsiones para este año, Martín considera que la tendencia se mantendrá al menos durante los primeros seis meses del año, pero no es tan optimista de cara al último trecho de 2022, ya que se desconoce cómo afectará al mercado aspectos como la pandemia, el alza de la energía y los precios o la escasez de materias primeras, entre otros condicionantes.

Compartir el artículo

stats