Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fondos europeos para afianzar 40 millones anuales del turismo LGTB

El Estado destina 26 millones a una línea de ayudas para «diversificar» la demanda y promover un destino 'gay-friendly', para todo tipo de familia e incluso religioso

Celebración del Día del Orgullo en Playa del Inglés, en Gran Canaria.

Canarias tiene la oportunidad de consolidar su atractivo para el turismo LGTB (las siglas que designan a los colectivos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) con la nueva línea de ayudas del Estado para «diversificar» la demanda turística y, en definitiva, atraer a un cada vez mayor número de visitantes de distintos perfiles.

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que destina para estas subvenciones un montante de 26 millones de euros, tiene entre sus principales objetivos abrir el destino España, en general, y Canarias, en particular, a distintos grupos de población con intereses y preferencias más o menos marcadas: el colectivo de mayores, los distintos tipos de familias, las personas con discapacidad, los gays e incluso quienes se fijan en la mayor o menor religiosidad del lugar a la hora de decidirse por un destino para sus vacaciones.

Entre estos últimos están, por ejemplo, las personas que buscan conocer las particularidades arquitectónicas de los templos de esta o aquella religión, ya sea la mezquita-catedral de Córdoba, la basílica de Santa María del Mar o la pequeña pero de gran riqueza cultural ermita de La Ampuyenta, en Fuerteventura. No obstante, la Comunidad Autónoma tiene una vía clara para acceder a las ayudas, financiadas con cargo a los fondos extraordinarios europeos, en la población LGTB, para la que las Islas son referente y que deja en los hoteles y apartamentos de Canarias (o al menos dejaba en los años anteriores a la pandemia de coronavirus) alrededor de 40 millones de euros anuales.

Los ‘gays’ gastan en destino más de 150 euros cada día, cuatro veces más que la media

decoration

En la Consejería de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno regional ya están viendo las posibilidades del Archipiélago para arañar fondos de la nueva línea de subvenciones del Ministerio de Reyes Maroto. Unas ayudas a las que también puede optar el sector privado, es decir, esas empresas que explotan hoteles o apartamentos LGTB friendly, por ejemplo, para mejorar su oferta. De los 26 millones, 7,8 se destinan para proyectos de empresas; otros tantos, para asociaciones y fundaciones; y los restantes 10,4 millones de euros, para instituciones locales, insulares, provinciales o autonómicas. El programa Experiencias turismo España, que sirve de marco a estas subvenciones, se publicó el martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y está bajo el paraguas del Plan de modernización y competitividad del sector turístico, en concreto dentro del proyecto de desarrollo del producto. En total se destinan cien millones de euros para tres anualidades (2021-2023).

Las empresas cuentan con una partida específica en las subvenciones de hasta 7,8 millones

decoration

Canarias no solo es uno de los destinos predilectos del colectivo LGTB dentro de España, sino incluso de Europa. Una posición que tiene mucho que ver con la oferta específica que las Islas desarrollan desde hace décadas y que ha convertido a la zona turística de Maspalomas y Playa del Inglés, en el sur de Gran Canaria, como uno de los destinos LGTB más importantes del mundo. Sin ir más lejos, el Gay Pride Maspalomas reúne cada año a más de 150.000 personas en uno de los eventos marcados en rojo en el calendario nacional. En Playa del Inglés incluso está el Yumbo Centrum, un centro comercial con más de medio siglo de historia y el primero en el mundo dedicado al colectivo LGTB. Y aunque Gran Canaria es el epicentro del turismo gay en el Archipiélago (y, por tanto, también el epicentro de este segmento de negocio), la etiqueta LGTB friendly es ya habitual en todas las Islas. La Tejita, en Granadilla de Abona, es la playa LGTB por excelencia de Tenerife, un lugar de visita cada vez más obligada para el colectivo, y lo mismo ocurre con distintos enclaves de Fuerteventura y Lanzarote, como es el caso de la localidad de Charco del Palo.

En lo estrictamente relacionado con el negocio, antes de la pandemia eran en torno a 30.000 las personas LGTB que cada año se alojaban en hoteles y apartamentos de la región, lo que dejaba en estas empresas más de 36 millones de euros. Y a todos ellos aún hay que añadirles otras varias decenas de miles que no dormían en alojamientos turísticos pero que igualmente visitaban a Canarias y gastaban en Canarias.

Compartir el artículo

stats