Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acento canario para solventar la escasez mundial de microchips

La ‘startup’ isleña Wooptix reduce el tiempo en la fabricación de los demandados semiconductores, necesarios en la industria de la automoción o la electrónica

El cofundador y CEO de Wooptix, José Manuel Rodríguez (derecha), junto al jefe de Ingeniería, Juan Trujillo.

La fabricación de microchips (o semiconductores) se ha atascado y la industria se reorganiza para adaptarse a la escasez. El cuello de botella, a decir de los expertos, no tiene visos de perder presión en el corto plazo. Las plantas de producción no pueden atender la demanda de, por ejemplo, vehículos y aparatos electrónicos. En medio de esta crisis emerge la tecnología de fase de frente de onda, alumbrada por la startup canaria Wooptix y que lo tiene todo para colocar al Archipiélago en el mapamundi de la I+D+i.

«Es un hito», asegura el director gerente de la Asociación Canaria de Startups, Empresas de Base Tecnológica e Inversores Ángeles (Emerge), Moisés Santana. Se refiere con ello a los 10,5 millones de euros que acaba de levantar Wooptix tras fijar la vista en ella la aceleradora del Consejo Europeo de Innovación (EIC).

Suma que, a decir del cofundador y CEO de la startup –nacida en 2016 como la primera spin off de la ULL–, José Manuel Rodríguez, «podría incrementarse». De momento han conseguido los 2,5 millones de euros de subvención, el máximo al que podían aspirar, y otros cuatro millones de Europa tras comprometerse ellos a conseguir idéntica cantidad entre inversores privados. En total, los 10,5 millones mencionados.

Los inversores quieren acortar los plazos para llevar cuanto antes la idea a las cadenas de producción

decoration

Lo que ocurre es que cuando el desarrollador de negocio (business developer ) que tienen en Silicon Valley abre la carpeta, al proyecto le llueven los novios. Hay verdadera ansia por invertir más dinero para que el plazo de tres años, incluido en el plan de negocio con el que Wooptix concurrió a la convocatoria europea, se acorte a uno y medio.

¿Pero qué tiene entre manos esta empresa canaria? Básicamente, el talento sumado de 16 ingenieros de todo tipo (telecos, físicos, ópticos, astrofísicos...) que ha desembocado en una «tecnología muy, muy core», como la define el profesor Rodríguez Ramos. Es decir, aplicable a mejoras impensable en la observación del firmamento, del ojo humano o, y aquí volvemos al inicio, en la metrología del silicio necesario para la fabricación de microchips.

«Los semiconductores se fabrican a partir de una oblea, un buffer, de silicio, un disco de 300 milímetros de diámetro, brillante como un espejo, y hay que medirlo con precisión subnanométrica», explica el CEO de Wooptix. Es decir, hay que ser capaz de dividir un milímetro en más de un millón de partes. ¿Lo hacen ya los actuales fabricantes? Sí, pero en un minuto, mientras que la tecnología de fase de frente de onda permite conseguirlo en «milisegundos», apunta José Manuel Rodríguez.

La tecnología que puede colocar a Canarias en primera línea de la innovación mundial. CARSTEN W. LAURITSEN

Este astrofísico, docente en la ULL, asegura que el tapón actual que lastra la producción mundial de tecnología no tiene que ver con los problemas logísticos y de transporte. «Vimos desde antes que a ese ritmo no se podía atender la demanda», señala. Además, la tecnología de Wooptix permite una mayor precisión y calidad, porque en el minuto que se tarda hoy pueden surgir vibraciones que manden el proceso al traste.

Más que suficiente para que la Unión Europea (UE) haya puesto los ojos en lo que está ocurriendo en Tenerife. En Madrid, la startup canaria cuenta con cuatro personas dedicadas al marketing y las finanzas, y entre sus socios se cuentan Intel Capital (Silicon Valley), Bullnet Capital (fondo capital riesgo de Madrid) y Caixa Capital Risc.

Estos tres inversores cubrieron los tres millones de euros iniciales del proyecto y desde hace un año se les unió el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (Cedeti), a través de su programa Invierte; también el Gobierno de España quiere vivir este cambio de paso desde primera línea.

La empresa se ubica en La Laguna y tiene ramificaciones en Madrid y Silicon Valley

decoration

La empresa maneja once familias de patentes en todo el mundo. «Es que la tecnología», que no es la única que han desarrollado, señala el CEO de Wooptix, «permite grandes avances en muchos campos». Ya cuentan con un sensor de frente de onda aplicado a la Oftalmología con el que están midiendo en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid y que llevarán en breve a la Clínica Rothschild de París.

Ese mismo prototipo les ha permitido publicar en Scientific Reports la nueva forma de ver los ojos. «Ofrecemos 2.000x2.000 de resolución y hasta ahora eran 40x40, con lo que se ven cosas que nunca antes se habían visto», detalla Rodríguez Ramos.

La inexistencia de un ecosistema innovador en las Islas hacía difícil pensar que algo así pudiera nacer y, sobre todo, quedarse en las Islas. «Yo no me pienso marchar de aquí», confirma el cofundador y CEO de la empresa.

Compartir el artículo

stats