Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clavijo advierte que el nuevo sistema de cotización asesta "un golpe de muerte" a los autónomos

Coalición Canaria rechaza la propuesta de Escrivá para reformar las cuotas que pagan los trabajadores por cuenta propia

Fernando Clavijo

El secretario general de Coalición Canaria (CC), Fernando Clavijo, mostró ayer el rechazo frontal del partido a la propuesta del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que dirige José Luis Escrivá, para modificar las cuotas que abonan los autónomos, con el objetivo de que coticen en función a sus ingresos. La reforma ha suscitado el rechazo frontal de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), mayoritaria en el sector, que ha denunciado que su único fin es recaudatorio. El colectivo asegura que la propuesta del Gobierno de Sánchez solo servirá para hacer todavía más injusto el sistema, ya que mientras las cuotas bajarán un 10% para 1,4 millones de trabajadores por cuenta propia, otros 1,8 millones tendrán que enfrentarse a subidas del 40% a nivel nacional.

«Subir las cotizaciones y restarles capacidad de gasto a los autónomos es un golpe de muerte para ellos», manifestó Clavijo, que ayer mantuvo, en la sede de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife), una reunión con Juan Carlos Arricivita, el presidente de ATA en Canarias. «Deseamos que esta reforma no se lleve a cabo», señaló y aseguró que esta modificación «va a impedir también que los autónomos generen empleo», algo determinante en el caso de Canarias ya que suponen «el 93% del tejido productivo». Por eso, indicó que la formación se posicionará en contra de la misma y tratará de llevar al Congreso y al Senado las reivindicaciones del colectivo.

«La propuesta tiene una finalidad básica: sacar dinero a los autónomos». Así de tajante se mostró Arricivita respecto al sentido de la reforma planteada por Escrivá. Aunque reconoció que las recomendaciones del Pacto de Toledo hablan de la proporcionalidad y de que el colectivo pueda pagar en función de su volumen de ingresos, aseguró que la propuesta del Ministerio es «un atraco a mano armada» porque su «único fin es recaudatorio».

Para Rosa Dávila, secretaria de organización de CC y diputada regional, esta reforma es una muestra más «del ataque constante del Gobierno de España a los autónomos», ya que no solo «apenas han llegado las ayudas para las pérdidas que han tenido» sino que tampoco cuentan con «el apoyo que necesitan para generar empleo». Por lo que puntualizó que con medidas como esta se da la puntilla «a la clase trabajadora que arrima el hombro sin ningún apoyo».

Los efectos de la crisis siguen lastrando la actividad de los autónomos canarios. Las dificultades que tienen todavía muchos para desarrollar su actividad unida a las pérdidas que han sufrido en estos casi dos años de pandemia les hacen reclamar a las administraciones públicas nuevas ayudas y estímulos para poder remontar. Así lo detalló Arricivita, quien manifestó que las compensaciones que se terminaron de repartir a finales del mes de diciembre apenas representaron el 10% de las pérdidas sufridas por el colectivo y, por eso, demanda otro tipo de medidas como una nueva moratoria de seis meses en el pago de los créditos ICO, que los pequeños empresarios deben empezar a devolver en abril si no se decreta un nuevo aplazamiento, así como un nuevo bono turístico más ambicioso que pueda extenderse también a los visitantes internacionales.

«Ahora necesitamos la ayuda de todos para generar consumo», evidenció Arricivita, que recordó que Canarias ha sido una de las comunidades más golpeadas por la crisis y que, por lo tanto, cuenta con un tejido productivo «más debilitado». Por eso, reclamó «estímulos, colaboración y ayudas» y sobre todo que estas últimas «lleguen a todo el mundo», ya que aseguró que las bases para acceder a los 1.144 millones transferidos por el Gobierno central para compensar las pérdidas de los empresarios no llegaron a todos los afectados. «Las partidas que iban específicamente enfocadas a pequeños empresarios y autónomos se dejaron sin adjudicar en un 50% por falta de solicitudes», concreta. Y no «porque los autónomos canarios no hayamos perdido dinero sino porque las bases de acceso no era lo que demandaba el tejido empresarial».

Compartir el artículo

stats