Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La invasión de Ucrania por Rusia amenaza un volumen de negocio turístico de 400 millones de euros al año

Doscientos mil turistas rusos eligieron la provincia de Alicante en 2019 y 35.000 ucranianos, turistas y trabajadores, viajaron el año pasado

Pasajeros en cola para facturar sus equipajes en el aeropuerto en una imagen de archivo.

La guerra entre Rusia y Ucrania tras el ataque unilateral de los rusos liderados por Vladimir Putin -en su día turista en la Costa Blanca- amenaza con bloquear un volumen de negocio turístico (incluida la venta de viviendas) de alrededor de 400 millones de euros al año. Esta es la cantidad que se movió en 2019 gracias a los 200.000 turistas, rusos en su mayoría, que se movieron entre la provincia y ambos países, según datos de Turisme Comunitat Valenciana y fuentes de la promoción inmobiliaria. Además, resulta muy preocupante la repercusión que el conflicto bélico pueda tener en el resto de Europa, sobre todo en países cercanos y emisores de turistas a la Costa Blanca como son Alemania, Polonia o Suecia. En 2021, año todavía marcado por la parálisis provocada por la pandemia, las promotoras alicantinas vendieron unas 70 viviendas turísticas en ambos países, una cifra nada despreciable, según fuentes del sector. El aeropuerto de Alicante-Elche mantiene vuelos regulares con Moscú, San Petersburgo y Kiev, esta última desde el año pasado, pues hasta entonces la conexión de la Comunidad Valenciana con Ucrania se hacía desde València. 

El comienzo de la agresión de Rusia contra Ucrania ha tenido la primera consecuencia en la suspensión de los 8 vuelos semanales (lunes, jueves, viernes y domingo) cubiertos por las compañías aéreas ucranianas (Skygroup y BeesI), que operan entre el aeropuerto de Alicante-Elche y la capital ucrania, Kiev. Vuelos cuyo perfil de pasajeros está formado por turistas y también por los pasajeros que forman parte de la colonia de residentes de Ucrania en los 37 municipios de la provincia donde tienen presencia. De momento, hoy se ha cancelado ya el vuelo que llega todos los jueves a las 17 horas y parte cincuenta minutos más tarde hacia la capital ucrania operado por Skygroup.

Rusia no está entre los principales países emisores de turistas a la Costa Blanca, un 2% del total, pero sí se distingue por ser un turista en general con alto poder adquisitivo, como lo demuestra el hecho de que su gasto medio diario sea de 124 euros, el más alto del conjunto de los turistas, según la estadística de Turisme. Los turistas rusos convencionales se alojan en hoteles (35%), apartamentos y casas de alquiler (27%),su segunda residencia (21%) y un 16% en casas de familiares y amigos.

La estancia media es de 13 días, el 90% viaja de forma individual y el 98% llega a la provincia en avión. El 91% de estos turistas llega por el sol, la playa y el ocio y la mitad de los viajes se ralizan en el tercer trimestre del año. La Costa Blanca absorbe el 80% de total de los turistas rusos que llega a la Comunidad Valenciana. El tráfico aéreo entre el aeropuerto, Rusia y Ucrania estuvo suspendido 18 meses por las restricciones del covid, y se había reanudado en septiembre de 2021.

En Alicante residen unos 12.000 ucranianos, 6478 mujeres y 5354 hombres. Teniendo en cuenta que la población total es de 1.879.888 de personas, la población de nacionalidad ucraniana residente supone aproximadamente el 0,63%del total. Por país de nacimiento son menos que por nacionalidad, ya que hay 11.697 residentes en Alicante nacidos en Ucrania.

Torrevieja es la “capital” de Ucrania en la provincia con 3.046 censados. Le siguen Alicante (2.156), Orihuela (789), Benidorm (610), Dénia (533), La Vila (329) y Elche (296), como las poblaciones con más ucranianos como vecinos.

El perfil del ucraniano que tiene vivienda y reside en la Costa Blanca está a caballo entre los turistas alto poder adquisitivo y las familias trabajadoras que han llegado a la provincia buscando estabilidad y un futuro laboral.

Preocupación en el turismo

El sector turístico está muy preocupado por cómo va a afectar el estallido de la invasión rusa en Ucrania a la recuperación turística que se está consolidando tras la superación de la sexta ola de esta pandemia. Y es que, más allá que la propia repercusión en el mercado ruso, un conflicto de estas dimensiones va a condicionar económica y socialmente a toda la población y terminará afectando de forma negativa a los flujos turísticos, salvo que "se reconduzca por la vía pacífica y diplomática en pocos días" tal y como ha deseado el presidente de Hosbec, Toni Mayor.

Todo el sector empresarial ha puesto las alertas desde que a primera hora de hoy se conociera el estallido de la invasión rusa de Ucrania. De momento no se pueden cuantificar ni cancelaciones ni anulaciones, pero "los efectos de este conflicto, si se prolonga en el tiempo, se harán notar tarde o temprano. Tanto en una contracción de reservas como en un nuevo encarecimiento de todos los costes. La situación económica y social se puede complicar mucho, y mucho más si tenemos en cuenta que todavía no hemos salido de la crisis del Covid, la más importante y devastadora que ha sufrido todo el mundo desde la Segunda Guerra Mundial" ha manifestado Mayor.

En la Comunidad Valenciana, el turismo ruso es un mercado minoritario, y no supera el 2% de cuota . En el ámbito del turismo residencial sí que tiene más importancia ya que existe una importante colonia de residentes rusos sobre todo situada en la provincia de Alicante y en las comarcas de La Marina Baixa y La Marina Alta. El Altea se levanta la primera iglesia ortodoxa que se construyó en España.

Para Exceltur, el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania "no es un escenario positivo" después de las "muy alentadoras noticias" de recuperación que tenía el sector turístico español porque se estaba superando la variante ómicron, según la Alianza para la Excelencia Turística. No obstante, su vicepresidente ejecutivo, José Luis Zoreda, puntualizó este jueves, que es muy difícil en este momento anticipar las consecuencias de la guerra en Ucrania, aunque si se convierte en un elemento desestabilizador en Europa podría incidir en la demanda turística, ha añadido.

"Indudablemente, no es nada positivo porque desde la Semana Santa en adelante, tenemos cada día noticias más alentadoras de que no solamente las reservas se están recuperando, sino incluso se pueden superar las cifras de 2019", señaló. Además, si entre las medidas impuestas por la Unión Europea contra Rusia pudiera estar el no dejar que los rusos salgan o vengan a Europa, en España podría verse afectada sobre todo Cataluña, donde el mercado ruso realizó en 2019, antes de la pandemia, un 50 % del total de las pernoctaciones hoteleras hechas por los extranjeros en esta comunidad, ha alertado.

Dos residentes rusas comprando productos de su país en una tienda especializada de Alicante. / PILAR CORTÉS

Zoreda recuerda que, en 2019, llegaron a España alrededor de 1,3 millones de turistas rusos que dejaron alrededor de 1.400 millones de euros de gasto en nuestro país. Aunque todavía es muy pronto para medir las consecuencias de este conflicto, de haberlas, si es corto, a lo mejor no tendrá demasiada incidencia sobre la demanda turística, pero sí sobre costes energéticos que subirán y también sobre la demanda específica del mercado ruso hacia España.

A su juicio, "cualquier sobrecoste energético probablemente lo van a tener que asumir las empresas contra sus márgenes porque no es un escenario, incluso aunque se calme, para subir precios, para no desincentivar a la demanda". Además, el conflicto podría incorporar nuevas incertidumbres que hagan que la recuperación del empleo y, por tanto, la extensión de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) vuelva a ser imprescindible, si esto afecta al turismo a corto plazo, ha advertido.

En su opinión, si la demanda se resiente, España tendrá que seguir manteniendo vivos los ERTE tal como los tenía para la pandemia del covid. La extensión de un mes de los ERTE, que acaba de aprobar el Gobierno, "si ya se nos hacía corta sin el conflicto en Ucrania, ahora con esta razón -aunque esperamos que sea rápida la solución-, convendría replanteársela", ha apuntado

ero sí que es importante el trabajo que este sector lleva haciendo en el mercado ruso desde hace más de diez años con una estrategia puesta en el medio y largo plazo. Un país en crecimiento, con una clase media y media alta cada vez más cosmopolita y numerosa que tiene en Europa un 'objeto de deseo'. Un mercado potencial de entre 40 y 50 millones de habitantes (de los 146 millones de rusos) en el que España como marca tiene una trayectoria muy importante. Y la Comunitat Valenciana, por su cercanía a Cataluña (principal destino para los rusos en España) y por su importante colonia de residentes, tiene muchas posibilidades de crecer sobre todo en el mercado del invierno contribuyendo a la desestacionalización.

Radiografía del turismo ruso

Según los datos de Hosbec, en 2019, la Comunidad Valenciana recibió 185.000 turistas rusos, de los cuales más del 80 % se concentra en la provincia de Alicante, un mercado que desapareció con la pandemia y que se esperaba retomar una vez superada. El 14 % de los turistas rusos que viajan a España elige la Comunidad Valenciana (solo superada por Cataluña, con el 60 %), donde permanece una media de 12,6 días y realiza un gasto medio diario de 124,1 euros.

El 9,3 % viaja con un paquete turístico y el 98,9 % accede por vía aérea, y suelen alojarse en establecimientos hoteleros (35,1 %), alquiler (27,4 %), segunda residencia (20,8 %), y vivienda de familiares o amigos (15,5 %).

Su motivo principal para visitar esta autonomía es el ocio y vacacional (91 %), y se trata de un mercado con una acusada estacionalidad, pues es el tercer trimestre del año (la temporada de verano) la que concentra el 44,7 % de los turistas ruso

Compartir el artículo

stats