Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra en Ucrania

Málaga ya teme el impacto económico de la guerra entre Rusia y Ucrania

85 firmas malagueñas exportan a Rusia y 63 a Ucrania, aunque pocas lo hacen de forma regular | "Esto va a generar una inestabilidad enorme", lamenta la Cámara - Los hoteleros temen los efectos negativos de un conflicto prolongado

Concentración en apoyo de Ucrania celebrada este jueves en la plaza de la Marina. / V. G.

Aunque el conflicto bélico desatado por Rusia con su ataque a Ucrania se sitúa a miles de kilómetros de Málaga, nadie duda de que en un mundo tan globalizado como el actual las imprevisibles consecuencias del choque, entre ellas por supuesto las económicas, acabarán afectando también a la provincia, y principalmente en dos ámbitos de calado: el turístico y el comercial.

[Siga aquí las últimas noticias en directo sobre la guerra en Ucrania]

En el apartado de comercio exterior, cabe recordar que las empresas malagueñas realizaron el pasado año exportaciones a estos dos países que sumaron 13,6 millones de euros, según la información de la agencia andaluza Extenda. Rusia, en concreto, recibió ventas mientras que en Ucrania, un mercado más reducido, se realizaron operaciones por valor de un millón. Se realizaron más de 18.600 envíos con mercancías a estos dos enclaves (14.664 a Rusia y 3.965 a Ucrania), recoge el ICEX, en este caso con datos hasta el mes de noviembre.

El peso de las ventas malagueñas a estos dos países en conflicto, no obstante es bastante pequeño dentro del flujo total exportador de la provincia, representando sólo el 0,5% del total de 2.440 millones que se alcanzó en 2021, y que supuso un nuevo récord histórico. En el ranking exportador de Málaga, Rusia se sitúa en el puesto 24. Por su parte, Ucrania está en puestos más retrasados, entre el grupo de países donde la ventas son de escasa cuantía.

Los principales productos que Málaga exporta a Rusia son del apartado agroalimentario, principalmente aceitunas (6,5 millones), junto a prendas y complementos de vestir (3,3 millones) y grasas animales y vegetales (1,3).

En cuanto a Ucrania, las prendas y complementos de vestir (camisetas, pantalones, etc) se sitúan en primer lugar, con un importe de cerca de 500.00 euros, seguidos de aceites y resinoides y preparaciones de perfumería y maquillaje, con 151.000 euros.

El presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, Sergio Cubero, afirmó ayer a este periódico que el conflicto, aparte del incalculable drama humano que va a originar, traerá más subidas de las materias primas y de los productos básicos, lo que en términos macroeconómicos implicará un retraso en la senda de recuperación que Europa se había marcado tras las pandemia.

"Esto va a generar un clima de inestabilidad enorme, que tendrá efectos a todos los niveles. No sólo por lo que las empresas españolas y malagueñas puedan vender en esos destinos, sino también por todos los productos que vienen de allí", lamentó. Como ejemplo, Cubero señaló que parte del aceite de girasol que se consume en España viene de Ucrania, al igual que mucho trigo que se destina tanto a consumo humano como a pienso de animales.

"Esto va a generar un clima de inestabilidad enorme, que tendrá efectos a todos los niveles. No sólo por lo que las empresas españolas y malagueñas puedan vender en esos destinos, sino también por todos los productos que vienen de allí"

decoration

La cifra de empresas malagueñas que exporta a Ucrania fue de 63 en 2021 aunque las que lo hacen de forma regular (más de cuatro años exportando) son sólo nueve y engloban el 78% del total de ventas. Con respecto a Rusia, fueron 85 las firmas de Málaga que exportaron en 2021 a este país, pero sólo 17 las que tienen un comercio estable a lo largo de los últimos cuatro ejercicios, englobando en su caso el 94% del total de ventas. La firma agroalimentaria Hutesa, especializada en aceituna, y la textil malagueña Mayoral (que cuenta incluso con filiales en los dos países), son dos de las empresas malagueñas más significativas en estos mercados.

Sin embargo, ante el clima prebélico que se vivía en la zona desde hace algunos meses, ya se habían adaptado algunas estrategias comerciales. La presidenta de Hutesa, Mari Paz Hurtado, comenta a este periódico que, en su caso, las operaciones de venta con Rusia y Ucrania se fueron reduciendo desde el pasado verano.

"Afortunadamente, el conflicto no nos ha cogido con operaciones ni mercancía en esos destinos, donde hemos dejado de operar desde finales de 2021. Son mercados en los que Hutesa estaba, pero no eran prioritarios para nosotros. Y entiendo que el resto de exportadoras malagueñas habrán tomado también sus precauciones durante estos meses para evitar riesgos de que alguna mercancía se les quede en el limbo", comenta Hurtado, que también es presidenta de la comisión de Comercio Exterior de la Cámara de Málaga.

A su juicio, la guerra traerá una subida "brutal" del precio del petróleo y de la luz, lo que reforzará las tendencias inflacionistas y, en último término, se traducirá en una bajada del consumo y en pérdida de competitividad de las empresas. "Todo va a ser muy malo para el tejido exportador", dijo.

Óxidos Rojos de Málaga, Mercaóleo, Campo Bética o Cegeco&Alar son otras de las firmas que exportan a Rusia, mientras que firmas como De Ruy Perfums, Shisha Oriental, Triselecta e Industrias Confiteras Antequeranas lo hacen en Ucrania, según datos de la Cámara de Comercio.

En cuanto a las importaciones, Málaga compró a Rusia el pasado año productos por valor de 17,7  millones, un flujo que estuvo prácticamente acaparado por la adquisición de pescados, productos y moluscos (16,9). A Ucrania se le compraron 20,3 millones, con las grasas y aceites animales y vegetales a la cabeza (12,3 millones), seguido de los cereales (7,2) como principales partidas.

El devenir del turismo

La Cámara también advirtió del riesgo de que la imagen de una guerra en suelo europeo disuada a un parte del turismo a viajar a los países del continente, entre ellos a España, por mucho que el conflicto sea en el extremo opuesto de Europa. «Para un norteamericano, por ejemplo, escuchar que hay guerra en Europa le puede hacer decidir que no viaja», señaló Sergio Cuberos.

"Para un norteamericano, por ejemplo, escuchar que hay guerra en Europa le puede hacer decidir que no viaja"

decoration

Y es que el conflicto bélico desatado en Ucrania tendrá consecuencias directas en la Costa del Sol. Propiciará cambios demográficos, pero también podría afectar a la recuperación del turismo internacional. La patronal hotelera Aehcos afirmó a este periódico que si la tensión se prolonga durante semanas propiciaría variaciones en cuanto a las previsiones para primavera o verano. No obstante, es la Comunidad Valenciana la que mayor cuota de visitantes rusos acapara, con alrededor de 1,3 millones de turistas anuales. En la provincia malagueña y el resto de Andalucía, las variaciones se ceñirán, sobre todo, a la población residente. Así lo aventuran fuentes del Ayuntamiento de Marbella y portavoces del sector inmobiliario. 

De hecho, está previsto que crezcan aún más los empadronamientos de rusos en Marbella, que ya han subido de forma significativa durante la pandemia. En este momento, el segundo municipio más poblado de la provincia alberga unos 2.800 rusos en su padrón municipal, por alrededor de 2.700 ucranianos. Pero mientras que la cuota de estos últimos apenas ha variado en los dos últimos años, la cifra de ciudadanos con pasaporte de Rusia ha crecido un 30%, desde unos 2.200 en febrero de 2020. Prácticamente uno de cada cinco ucranianos residentes en Andalucía, donde son en su conjunto unos 14.000, tiene su residencia en Marbella. La situación de una y otra comunidad de residentes es bien distinta. 

El residente de origen ruso responde a un perfil de familia acomodada con grandes propiedades en suelo español, como señalan dos de los principales sellos inmobiliarios del término marbellí. Este último factor está vinculado con las conexiones directas por aire desde la capital malagueña. No hay ningún vuelo directo entre la terminar costasoleña y los principales aeropuertos ucranianos. Y sin embargo sí que existe conexión con Rusia. Ayer miércoles, por ejemplo, hubo una salida y una llegada, ambas sin demora, con destino y salida, respectivamente, en Moscú, como apuntaron fuentes de Aena a este periódico.

Compartir el artículo

stats