Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ashad Madni Director técnico de la 'startup' tecnológica canaria Wimmic

Ashad Madni: "El capital privado tiene que invertir para retener el talento canario"

Ashad Madni durante su reciente visita a Las Palmas de Gran Canaria. JOSÉ CARLOS GUERRA

Ashad Madni (1963, Doha) ha pasado más de 33 años trabajando en el diseño de circuitos integrados, tiempo en el que ha alumbrado más de 20 patentes. Hoy es el director técnico de la empresa canaria Wimmic, nacida en la ULPGC, especializada en el diseño de circuitos integrados monolíticos de microondas aplicables a la aeronáutica o la industria aeroespacial, y que en 2018 decidió expandirse y saltar al Reino Unido.

Wimmic nace en la ULPGC y salta al Reino Unido. ¿Ya no hay tiempo para complejos?

La clave está en encontrar personal que atesore las aptitudes que se requieren para desarrollar el trabajo. El factor localización, el lugar en el que estás, ya no es tan importante. Aquí tenemos a los egresados del Instituto Universitario de Microelectrónica Aplicada (IUMA), y es el tipo de personal que necesita Wimmic. Ingenieros en Telecomunicaciones hay en todas partes, pero nosotros necesitamos a los que pueden hacer diseños de radiofrecuencia, de circuitos integrados, y eso es más complicado de encontrar.

¿Qué debe hacer un estudiante que acaba de terminar su formación para entrar en el mercado laboral?

Cabría dividir la respuesta en dos. En buena parte, quienes finalizan su carrera académica sienten el deseo de encontrar su primer trabajo para emanciparse y en muchos casos los ingenieros encuentran acomodo rápido y bien remunerado en ámbitos como el de las grandes consultoras; habría que hacer más atractiva la parte electrónica. Eso es lo primero que habría que arreglar. La otra parte es que cuenten con los conocimiento tan específicos que se requieren en la microelectrónica y ahí entran empresas como Wimmic, que actúan como el último eslabón formativo.

¿Forman profesionales?

Sí, claro. En esto el equipo de Reino Unido tiene mucho que aportar, porque todos tenemos más de 30 años de experiencia en este campo. Se habla de la crisis de los semiconductores, porque existe una gran demanda, pero es que tampoco hay ingenieros cualificados, es muy complicado encontrarlos, tenemos que sacarlos muchas veces de otras empresas.

"La crisis de los semiconductores también está en la dificultad para hallar ingenieros formados"

Ashad Madni - Director técnico de wimmic

decoration

¿Quien se sube al carro de la consultoría ya tiene vedado el camino de la microelectrónica?

Depende. Entre otras cuestiones del tiempo que pase. Es posible, pero difícil. Este es un entorno muy cambiante, de evolución muy rápida de las tecnologías y, llegado un punto, estás tan alejado de la realidad que ya es prácticamente imposible integrarse.

 ¿También se ha terminado el tiempo de mantener un perfil bajo para que no te fagociten?

Las empresas, incluidas las canarias, ya no pueden tener miedo a moverse. Se lo decía antes, hay que buscar el personal con las aptitudes precisas y para eso tienes que hacerte visible. No es fácil dar el salto, ocurrió en Wimmic también. ¿Por qué una startup canaria puede pensar que va a encontrar aliados de peso en Reino Unido? Pues ocurre, porque al final lo único que vale son los proyectos.

Existiendo esa idea interesante, ¿puede decirse que ahora se valora más la colaboración que la absorción?

Sí. Se puede observar en nuestro caso. Ahora bien, todo tiene que estar muy medido porque se comparte mucha información sensible y porque puede ocurrir que el proyecto acabe por atender más los intereses de una de las empresas que de la otra u otras.

¿Qué puede aportar Wimmic a la crisis de los microchips?

Una de nuestras fórmulas ganadoras pasa por que todos nuestros ingenieros transfieran su conocimiento a los egresados, que tienen un margen de aprendizaje muy grande, aquí y donde haga falta. Pero somos un eslabón, nosotros solo diseñamos y la escasez está en todos los niveles, también en la medición y fabricación pura.

"Una ‘startup’ canaria puede hallar aliados en cualquier país, porque al final lo que vale son los proyectos"

Ashad Madni - Director técnico de Wimmic

decoration

¿En todos los lugares resulta difícil llevar el conocimiento que nace en el mundo académico al tejido productivo?

Depende de la universidad, no hay fórmula mágica. En Reino Unido la dificultad no estriba en que las empresas trabajen con las patentes que nacen en los centros académicos, sino, una vez más lo repito, que salgan de las aulas ingenieros suficientemente formados para poder afrontar el desarrollo en la industria.

 ¿Tiene fortalezas Canarias para que se cree aquí un ecosistema tecnológico?

Definitivamente sí. Los ingenieros, que salen muy cualificados. Es verdad que resulta complicado encontrar jóvenes que entren a estudiar en esta rama.

¿Y cómo se les puede retener cuando vengan los gigantes a hacerse con sus servicios?

Los grandes capitales de aquí tienen que darse cuenta de que es absolutamente necesario invertir para que ese conocimiento se quede. La clave es pagar bien y eso es compatible con el lógico fin empresarial de ganar dinero.

Compartir el artículo

stats