Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ganadería agoniza ante la rápida subida de precios de los cereales

Los sacos de alimento para los animales cuestan un 40% más que hace cinco meses

Ganaderos reunidos ayer en el salón de actos de la Granja del Cabildo. ANDRÉS CRUZ

Los ganaderos pagan hoy casi ocho euros por un saco de 25 kilos de millo con el que alimentar a sus animales. Hace solo cinco meses les costaba cuatro. «Y lo que subirá ahora por la guerra», advirtió ayer el gerente de la Cooperativa Ganadera de Gran Canaria, Nicolás Pérez. El sector agoniza y los productores alertan de que necesitan que se adopten medidas en el plazo más breve posible o, de lo contrario, tendrán que comenzar con los sacrificios.

«El Cabildo de Gran Canaria ha dispuesto dos millones de euros», señaló Pérez. El de Tenerife anunció la creación de una comisión de seguimiento para evaluar el impacto de la invasión rusa de Ucrania en el sector primario. El consejero insular tinerfeño de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla, garantizó que este año los ganaderos de la isla recibirán 1.355.000 euros en ayudas directas a la alimentación del ganado y que se ha consignado una partida de 100.000 euros para la Asociación Canaria de Arrastre para la alimentación del ganado de vaca basta, informa Efe. 

Sin embargo, la solución «no pasa por las subvenciones», advirtió Nicolás Pérez, antes de mantener en la noche de ayer un encuentro con los productores grancanarios. En ella se abordó la necesidad de adoptar decisiones de carácter estructural. Por ejemplo, una modificación del Régimen Específico de Abastecimiento (REA). «El año pasado estaba en 100 euros por tonelada de cereal y este lo bajaron a 92 euros», lamentó el gerente de la cooperativa. Es decir, la Administración se movió en el sentido contrario a como lo han hecho las circunstancias. En descargo de quienes confeccionaron el REA para este ejercicio es justo señalar que nadie esperaba una subida de precios de este tamaño en tan escaso plazo de tiempo.

El sector demanda un cambio del REA, que este año redujo su presencia en la compra de cereal

decoration

Los ganaderos esperan poder sentarse en pocos días con el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que se mostró ayer receptivo tras la primera reunión de su Consejo Asesor para tratar el impacto económico que puede tener en Canarias el conflicto bélico.  Incluso, llegó a anunciar una nueva batería de subvenciones y a «articular las medidas que sean necesarias» para dar respuesta a los problemas que vayan surgiendo.

«Con una inflación del 7%, la carestía de materias primas provenientes de Ucrania tendrá una repercusión directa en Canarias», señaló Torres, que se comprometió a convocar al Consejo Asesor cuantas veces haga falta para hacer un seguimiento periódico a la situación internacional. 

La alimentación de los animales supone «casi el 70% de los costes de una cuadra». Con el resto, hay que pagar al personal, los impuestos, el veterinario y que aún quede dinero para que el ganadero también pueda vivir. «Realmente resulta muy complicado» lamentó Nicolás Pérez.

El consejero insular Javier Parrilla reconoció que la guerra en Ucrania «genera mucha incertidumbre» en el sector. Casi el 30% del cereal para la alimentación del ganado que importa España procede de aquel país. El conflicto paraliza la producción, lo que supone un grave problema para toda Europa, incluso problemas de desabastecimiento a los que, al menos de momento, Canarias es ajena, según confirmó el propio gerente de la Cooperativa Ganadera de Gran Canaria.

Según explicó el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara, la situación geográfica de Canarias, alejada del continente, provoca que los stocks tengan un mayor tamaño. Ahora bien, la prolongación del conflicto armado terminaría por dejar sin existencias a las Islas, que tendría que buscar en otros países y pagar a un precio más caro –por la contracción de la oferta– esos insumos.

Las empresas ganaderas se han descapitalizado en «cuatro meses», alerta Nicolás Pérez

decoration

Pérez Moreno también explicó que el sector ha mantenido encuentros con las grandes superficies para hacerles ver la necesidad de que contengan sus márgenes. De ese modo, los productores de leche podrían venderles un poco más caro sin que eso repercuta en el consumidor final.

«La situación es insostenible, o se adoptan medidas ya mismo, no dentro de quince o 20 días, o los productores desaparecen», clamó el gerente de la Cooperativa Ganadera de Gran Canaria. La rápida escalada de precios ha provocado la descapitalización de los productores. «En tres o cuatro meses han perdido todos sus ahorros», alertó Nicolás Pérez.

Los libros de cuentas que pasan por sus manos revelan empresas que el año pasado «perdieron 18.000, 50.000 y hasta 120.000 euros el año pasado».

Compartir el artículo

stats