Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ‘tasa rosa’ que veta Hacienda ahorra a las canarias más de un millón al año

El Gobierno central deja fuera de la ley del aborto la rebaja de impuestos a los productos de higiene femenina, una medida que en las Islas se aplica desde 2018

Una mujer en la sección de droguería de un supermercado. | La Provincia

La nueva ley del aborto no incluirá la aplicación de un IVA hiperreducido para los productos de higiene femenina. El veto de Hacienda ha dejado fuera de esta normativa la eliminación de la conocida como tasa rosa y por lo tanto no se bajarán los impuestos a este tipo de artículos, que actualmente tienen un gravamen del 10% a nivel estatal. Sin embargo, en las Islas la supresión de la tasa está implementada desde 2018 y ahorra a las canarias algo más de un millón de euros al año en la compra de compresas y tampones. 

En concreto, en el Archipiélago hace cuatro años que el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) –el gemelo del IVA en el Archipiélago– no se aplica a los productos relacionados con la higiene menstrual. A finales de 2017 el Ejecutivo regional, conformado en aquel momento por Coalición Canaria (CC), decidió incluir esta rebaja en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para el año siguiente, asumiendo una propuesta que partió de Podemos. De esta manera, estos artículos pasaban a estar gravados al 0% en lugar de al 3% que se aplicaba hasta aquel momento. Las Islas se convirtieron así en la segunda región del mundo, solo por detrás de Canadá, en suprimir este impuesto. 

Una medida cargada de gran simbolismo que si bien no resentía mucho las arcas canarias, –se calculó en su momento un coste fiscal de 220.000 euros al año–, sí que ha supuesto un ahorro, aunque modesto, para las mujeres del Archipiélago. La reducción del IGIC del 3% al 0%, ha permitido que una caja de compresas o tampones redujera su precio entre diez y quince céntimos. 

A lo largo de su vida, el gasto de una mujer en este tipo de artículos puede llegar a ser muy elevado. Se trata además de unos productos que no se compran por elección sino que por obligación deben formar parte cada mes de la cesta de la compra. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cada canaria gastaba de media 33,4 euros anuales en compresas y 30,4 euros en tampones antes de la supresión del IGIC. Una cantidad que varía mucho dependiendo de cómo sea el ciclo menstrual, del tipo de producto y las diferentes marcas. La rebaja ha permitido a las casi 600.000 mujeres de entre 12 y 50 años que hay en Canarias un ahorro mínimo de dos euros al año en compresas y tampones. Lo que multiplicado por los cuatro años que lleva a en vigor suponen que hayan dejado de gastar casi cinco millones de euros. 

El Archipiélago fue una región pionera en la eliminación de los impuestos a este tipo de artículos

decoration

 «Lo hicimos porque es algo de justicia social», recalca Rosa Dávila, la que fuera consejera de Hacienda en el Gobierno canario en el momento en el que se aprobó la medida, que afecta también a las copas de silicona y a otros productos ecológicos para la higiene femenina. Asegura que no concebía que el Ejecutivo se «estuviera lucrando» cuando dos de cada diez mujeres en España sufre «pobreza menstrual», lo que se traduce en que muchas veces deben elegir entre comprar comida o productos para la regla. Por eso, recalca no entender por qué el Ejecutivo estatal descarta ahora aplicarlo cuando se muestra segura de que no supondría «un roto en los presupuestos de este año». 

El Archipiélago pudo impulsar esta iniciativa gracias que tiene «capacidad normativa» sobre sus propios impuestos, mientras en el resto de comunidades deben regirse por el IVA a nivel estatal. Un impuesto que en estos momentos grava de igual manera los tampones y compresas con productos que pueden considerarse de lujo como el caviar.

A pesar de esto, la rebaja del IVA para imponer un tipo superreducido a estos artículos no se incluirá en la ley del aborto que espera aprobar hoy el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Así lo confirmó ayer la ministra de Igualdad, Irene Montero, que lamentó que no se haya podido llegar a un acuerdo especialmente con el Ministerio de Hacienda, que dirige la socialista María Jesús Montero. 

El objetivo de Unidas Podemos es extender a nivel nacional la misma medida que ya se aplica en Canarias, la reducción del tipo impositivo al cero. Sin embargo, en la negociación se había puesto sobre la mesa la bajada del IVA hasta el tipo superreducido del 4%, como ocurre con otros productos de primera necesidad como el pan, la leche o la fruta. 

Unidas Podemos busca extender en el resto del Estado la iniciativa que está vigente en Canarias

decoration

Irene Montero recalcó en una entrevista a la SER que el socio mayoritario en el Gobierno "no ha querido que vaya en esta ley", pero recordó que esta medida forma parte del acuerdo del Gobierno de coalición y que por tanto sigue siendo un "debe", una "cuestión pendiente". Por lo que aseguró que seguirían peleando para que se incluya en el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado del próximo año.

Sin embargo, aunque llegara a aprobarse la supresión de los impuestos a los productos de higiene menstrual esto no acabaría por completo con la llamada tasa rosa. Además del gasto en compresas o tampones que deben hacer frente solo las mujeres, el término hace referencia también al pago de un sobreprecio en aquellos productos que están específicamente dirigidos a mujeres y que en muchas ocasiones son precisamente de color rosa. El ejemplo más repetido es el de las maquinillas de afeitar, pero también se ve en otros artículos como perfumes, juguetes o cortes de pelo. 

61,8

Euros al año

  • Las mujeres canarias gastan de media 61,8 euros anuales en la compra de compresas y tampones tras la supresión del IGIC. Algo que permite un ahorro mínimo de dos euros al año. 

10

Céntimos por caja

  • La eliminación del IGIC en la venta de artículos de higiene femenina permite que cada caja de compresas o tampones cueste ahora entre diez y quince céntimos menos de media. 

Compartir el artículo

stats