Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los canarios apuran el depósito y gastan 1.700 toneladas menos de gasolina

El ahorro de combustible sería suficiente para llenar el depósito de más de 34.000 vehículos

Un conductor reposta su vehículo en una gasolinera del Archipiélago. | | JUAN CARLOS CASTRO

La subida de los carburantes está obligando a los canarios a apurar al máximo el depósito de su vehículo para tratar de ahorrar algo en el repostaje mensual. El pasado marzo, con los combustibles en precios récord y antes de que entrase en vigor la bonificación de 20 céntimos por litro, a los conductores no les quedó más remedio que reducir su consumo, moviendo menos el coche, compartiendo los trayectos o usando más el transporte público. Un cambio de hábitos que se notó en el suministro de gasolinas, ya que los isleños gastaron en marzo 1.700 toneladas menos que en ese mismo mes de 2019. 

En concreto, con los algo más de 1,7 millones de litros de carburantes que se ahorraron, según los datos aportados por la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores),  se podrían haber llenado los tanques de más de 34.000 vehículos con depósitos de 50 litros.

En total, los canarios gastaron en marzo 98.295 toneladas de gasolina 95, 98 y diésel. Unos datos que están por debajo de los registrados en marzo de 2019, el último antes de la aparición de la pandemia y con el que debe compararse, ya que la llegada del covid desplomó las ventas en 2020 y tampoco permitió que el consumo se recuperara en Canarias en 2021 debido a las sucesivas olas que continuaron lastrando la actividad económica. 

En marzo de este año, la reducción del consumo ya no está vinculada con la covid sino con la escalada de los precios de los carburantes, que aunque venía produciéndose desde hacía meses, tras el estallido de la guerra en Ucrania se intensificó de manera notable. En apenas cinco días el coste de cada litro de gasolina subió diez céntimos y el malestar se trasladó a las estaciones de servicio de todo el Archipiélago. 

Los canarios empezaron entonces a presupuestar su gasto en gasolina y a buscar fórmulas para tratar de ahorrar. Pero para algunos conductores dejar el vehículo en casa no es una opción sobre todo si es tu principal herramienta de trabajo. Los transportistas se pusieron en pie de guerra para reclamar medidas que pudieran compensar el sobrecoste que les estaba generando. En todo el país el paro del sector puso en riesgo la cadena de suministros y aunque en Canarias no tuvo tanta incidencia, sí redujo la mercancía que llegaba a los muelles del Archipiélago. Una protesta que también llevaron a cabo los pescadores, dejando la flota amarrada durante varios días por la nula rentabilidad que les producía llenar los depósitos para poder salir a faenar. Un paro que apoyó la mitad de las embarcaciones canarias de pesca.

El consumo de gasoil se redujo en marzo por el alza del precio y el paro del sector del transporte

decoration

Una situación que ha tenido su reflejo en el consumo de gasoil, el combustible más utilizado por los transportistas, que fue uno de los que más se resintió el pasado mes de marzo. Según los datos de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), en Canarias se distribuyeron 1.682 toneladas de diésel menos que en ese mismo mes antes de la pandemia. En concreto, se comercializaron 55.488 toneladas de gasoil en el Archipiélago. Una cifra baja si se compara con las de antes de la pandemia. De hecho, para encontrar un año en el que se hubiera vendido menos diésel en un mes de marzo hay que remontarse a 2015. 

Por el contrario, el descenso ha sido desigual en las gasolinas. De hecho, se ha producido un trasvase desde la variedad premium, la de 98 octanos, a la gasolina 95. Una vía que han utilizado muchos conductores para tratar de ahorrar algo en su gasto de combustible, ya que su precio era en aquel momento prohibitivo para muchas familias y lo sigue siendo ahora. Llenar un depósito de 50 litros costaba entonces 74,5 euros, ya que su coste de media era de 1,49 euros. Ahora es diez céntimos más cara pero la bonificación del Gobierno central amortigua esta subida. 

Unos precios que la han convertido en un producto de lujo para muchos hogares, algo que ha hecho descender su consumo. En marzo, se suministraron en Canarias 1.890 toneladas de gasolina 98 menos que en 2019. En total, se vendieron 8.488 toneladas de este tipo de combustible. Una caída histórica ya que se trata de una cantidad que, sin contar el primer año de pandemia, no era tan baja desde hacía más de dos décadas. 

Los conductores migran a la gasolina 95 y desploman las ventas de la de 98 octanos

decoration

Sin embargo, este gasto parece haber migrado en parte a la Super 95, que es el único carburante cuyo consumo aumenta respecto a antes de la pandemia. De hecho, las estaciones de servicio han comercializado 1.870 toneladas más. Una maniobra que permitía a los conductores ahorrar once céntimos en cada litro, o lo que es lo mismo, 5 euros y medio cada vez que llenaban el depósito. 

A pesar de que las ventas de carburantes han bajado en marzo en el Archipiélago no lo han hecho al mismo ritmo que en otras comunidades españolas. La menor incidencia del paro del transporte y la reactivación turística ha amortiguado la caída en las Islas. A nivel nacional, el descenso en el consumo de combustibles fue el pasado del 4,3%.

Se prevé que los datos del consumo de combustibles del mes de abril sean algo más positivos, ya que muchos conductores apuraron al máximo sus depósitos a finales de marzo para poder aprovechar el descuento de 20 céntimos por litro de combustible aprobado por el Gobierno central y que entró en vigor el pasado día 1 de abril.

Compartir el artículo

stats