Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maarten Wetselaar Consejero delegado de Cepsa

Maarten Wetselaar, consejero de Cepsa: «Nuestra mayor oportunidad es ayudar a descarbonizar el turismo en Canarias»

| andrés gutiérrez

Maarten Wetselaar, CEO de Cepsa, estuvo el lunes en Santa Cruz de Tenerife en un acto histórico para la compañía y la ciudad: el inicio de la desinstalación de la Refinería. En esta entrevista, Wetselaar repasa los planes de Cepsa para Canarias y España, y la delicada situación del mercado energético mundial ante la invasión rusa de Ucrania y la obligatoriedad de abordar la transición hacia la sostenibilidad para parar el cambio climático.

Maarten Wetselaar, consejero delegado de Cepsa, en Santa Cruz de Tenerife.

En julio de 2014 Cepsa detenía de forma definitiva su actividad de refino de crudo en la Refinería de Santa Cruz de Tenerife. Ocho años después, el pasado lunes, comenzó la desinstalación de la planta y el traslado a un nuevo centro logístico en Granadilla. ¿Cómo serán esas nuevas instalaciones en el sur de la Isla?

Actualmente, en Santa Cruz tenemos una terminal de importación muy grande porque era una refinería. No es muy práctica, porque tiene muchas instalaciones que no se necesitan. Lo que queremos construir en Granadilla es una instalación de futuro para seguir importando combustibles clásicos, porque los necesitaremos en Canarias algún tiempo. Pero también queremos que esté preparada para importar biocombustibles y otras opciones más neutras en carbono. Será muy moderna, mucho más pequeña, pero podrá ir creciendo a medida que lo haga la economía y los combustibles sin carbono.

«Nuestra mayor oportunidad es ayudar a descarbonizar el turismo en Canarias»

¿Hay margen para el crecimiento de esta nueva sede?

Granadilla tiene más espacio para el desarrollo. Tendrá un sistema totalmente nuevo, de alta tecnología, y soluciones digitales activas. De hecho, nos va a permitir liberar 570.000 metros cuadrados en el centro de Santa Cruz, lo que supone una oportunidad totalmente única para renovar la ciudad y para que esta tenga una nueva vida. Me encanta el elemento circular que encontramos. Hace casi 100 años, Cepsa adquirió los terrenos y los ha utilizado bien. La Refinería ha sido muy importante para Canarias, para su abastecimiento energético y para todas las personas que trabajaron y trabajan en ella. Ahora llega el momento de devolver ese espacio a la ciudad e iniciar la siguiente fase de Cepsa y de Santa Cruz.

Esta decisión va a suponer un gran cambio para Santa Cruz.

Hay ciertos aspectos que son importantes para la ciudadanía. Uno es que sigue queriendo seguridad y estabilidad en el suministro de energía. Lo más importante es que Cepsa, durante casi 100 años, ha sido sinónimo de seguridad energética en las Islas y es algo que hay que mantener de cara al futuro. Podemos ofrecérsela sin mantener la Refinería. Además, los ciudadanos quieren estar orgullosos de su ciudad, y hoy tienen mucho de qué enorgullecerse. Me imagino lo que ganará esta ciudad si en ese terreno se construye algo bonito, con muchos espacios públicos, zonas verdes, nuevos y agradables hoteles y urbanizaciones... Podemos ofrecerles ambas cosas: una ciudad con más servicios y seguridad energética. Estamos muy orgullosos de ser parte de este proyecto.

Es el futuro de Santa Cruz...

Supone una oportunidad de regeneración que solo se presenta una vez. Es algo que no va a volver a ocurrir. Tenemos la gran responsabilidad de asegurarnos que sea algo único, maravilloso.

Primero habrá que sanear el suelo. ¿Cómo será el proceso?

La Refinería siempre ha tenido un funcionamiento totalmente profesional. Los estándares de calidad y seguridad de las operaciones en Cepsa son muy altos. Evidentemente, las normativas también han cambiado desde 1930. El saneamiento del terreno es un procedimiento que se hace en muchos lugares del mundo. No es especialmente difícil, pero requiere tiempo e inversión. Lo primero que tenemos que hacer es retirar la instalación para poder acceder al suelo. Será entonces cuando hagamos todo lo necesario para garantizar que se sanea siguiendo los más altos estándares para que vuelva a formar parte de la ciudad. La rapidez de todo depende más de los permisos que del trabajo. Tengo muchas ganas de que se haga lo antes posible.

En anteriores cesiones de suelo de Cepsa a Santa Cruz de Tenerife no hubo grandes problemas.

La Refinería era antes casi el doble de grande. Entre 1987 y 1989, una parte ya se devolvió a la ciudad. Ya lo hemos hecho antes, y lo volveremos a hacer, sin duda.

Cepsa acaba de presentar una inversión de 400 millones para Canarias. ¿En qué ayudará a la descarbonización de las Islas?

Nuestra mayor oportunidad es ayudar a descarbonizar el turismo en Canarias. El turismo es la savia de las Islas y el futuro del sector pasa por la descarbonización. Ayudar a descarbonizar la aviación, el transporte por carretera y el transporte marítimo es una gran oportunidad para Cepsa. Tenemos gente fantástica aquí, con mucho talento. Muchas de esas personas trabajan actualmente en nuestras refinerías de Huelva y San Roque, y la torre de Madrid. Cepsa siempre tiene un gran contingente de canarios en todas partes. Ahora nos centraremos en ayudar a descarbonizar el uso de la energía en Canarias para poder ofrecer un turismo sin emisiones de carbono. Ese debe ser el futuro de Canarias y Cepsa tiene que ser el socio ideal para conseguirlo. Quiero hacer un reconocimiento especial a todos los empleados de Cepsa que hoy trabajan en Canarias, y a los que les precedieron. Ellos ya estaban en 1930 cuando nació nuestra empresa, y son los que la han convertido en líder, presente en más de 20 países del mundo. Estoy muy orgulloso de ellos. Siempre serán parte de nuestro futuro.

En el ámbito internacional, la invasión rusa de Ucrania ha disparado el precio de la energía. ¿Cómo ve la propuesta de España y Portugal de fijar un tope para abaratar la factura de la luz?

Es una medida comprensible, ya que la población sufre mucho el aumento de los precios de la energía y los políticos deben ayudar a la población a superar periodos como este. Es de esperar que sea una medida a corto plazo porque, evidentemente, le cuesta al gobierno mucho dinero que también necesita gastar en proyectos a largo plazo como la transición energética.

Toda Europa se enfrenta igualmente a este problema.

Sí. Y otros países de Europa han adoptado enfoques diferentes y se han centrado más en las rebajas fiscales. Actualmente también se debate en otros países europeos la posibilidad de intervenir en el precio de la electricidad y el gas.

El conflicto está causando una reestructuración internacional del mercado, al ser Rusia y Ucrania dos países importantes en el tablero energético. ¿Cuáles serán las principales consecuencias para el mercado en general y para Cepsa en particular?

Los mercados del petróleo son muy globales y por lo tanto el impacto no es tan grande. Sí pueden tener impacto las sanciones a la producción rusa, que provocarán una disminución, ya que no se puede sustituir todo ese suministro a Occidente fraguado en los últimos 30 años. El impacto en el mercado del gas es más importante. Europa no querrá depender en gran medida de Rusia para la mayoría de sus importaciones de gas. Diversificará sus importaciones y el precio del gas será más alto. El del petróleo se estabilizará más fácilmente. Nosotros notamos la repercusión en todos los ámbitos. Somos grandes consumidores de gas, que es mucho más caro. Evidentemente, el precio de los productos petrolíferos y del propio petróleo también ha aumentado. Y nosotros somos productores. Por eso, en términos generales, repercute en gran medida en nuestra rentabilidad, pero seguimos siendo capaces de vender todos los productos que hacemos.

¿Dónde están los principales centros productores de petróleo de Cepsa?

Los dos principales centros de producción petrolífera de Cepsa están en Abu Dabi y Argelia. En ambos tenemos unos 40.000 barriles diarios de producción. Tienen tasas impositivas muy altas y precios elevados, por lo que no podemos beneficiarnos demasiado del alza del valor del petróleo. Aun así, es una fuente de ingresos importante y estable para la empresa. También tenemos producción petrolífera en Latinoamérica –Colombia y Perú– pero es mucho menor. Tenemos una interesante actividad de exploración en Surinam, también en Latinoamérica.

¿La guerra en Ucrania ha llevado a Cepsa a congelar la venta de su división química?

La semana pasada concluimos nuestra revisión estratégica y decidimos que la mejor manera de que la división química alcance su máximo potencial es dentro del grupo Cepsa. Está claro que las circunstancias económicas actuales –la guerra en Ucrania, los altos tipos de interés, la amenaza de una recesión– han cambiado mucho respecto a cuando la empresa inició esta revisión. Pero estamos muy contentos de mantener el negocio químico en Cepsa.

Los gobiernos europeos están obligados a destinar recursos públicos a medidas que atenúen las subidas de precios de la energía y el impacto que el conflicto está causando en la economía. Es probable que ese gasto conlleve una reducción de las inversiones públicas a la descarbonización. ¿En qué puede afectar al sector privado?

Efectivamente, en los últimos meses las noticias han estado copadas por la guerra en Ucrania. De forma paralela se han publicado dos informes muy importantes del IPCC, el Grupo Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático, que nos advierten de que este proceso de calentamiento global no para de acelerarse y que el mundo no está haciendo lo suficiente. Claramente, vamos a tener que trabajar mucho en la transición energética. La buena noticia es que las inversiones necesarias para la transición energética también son necesarias para la seguridad e independencia energética. Creo que como reacción al conflicto de Ucrania se hará mucho hincapié en la independencia y la seguridad energética de los países. Por eso, las inversiones locales en hidrógeno verde y biocombustibles servirán tanto para la transición como para las cuestiones apremiantes que conlleva la guerra de Ucrania. También se puede acelerar la transición energética por medio de políticas y regulaciones, invitando al sector privado a poner más de su parte para construir oleoductos o redes de alta tensión y que invierta más en la transición. Las medidas y las políticas deben adoptarse rápidamente y ser coherentes para que el sector privado invierta todo lo que pueda en la transición energética.

Es el lado positivo de un problema muy complejo.

Exactamente. Es interesante ver que hace tres meses la seguridad energética no estaba a la orden del día. Hoy en día está incluso por encima de la transición energética en las agendas. Debemos utilizar la situación para impulsar las medidas y políticas de transición energética y para que todas las empresas, incluida Cepsa, avancen y aceleren sus programas.

Cepsa fue la primera compañía que incrementó el descuento del combustible a 30 céntimos, 10 céntimos por encima de la ayuda del Gobierno de España. Luego le siguieron otras empresas. ¿Cómo marcha la medida?

Ha tenido una buena acogida. Aplicando todos los descuentos de Cepsa se pueden lograr hasta 45 céntimos de descuento. Ofrecemos a nuestra clientela la opción de ahorrar mucho dinero si se unen a todos los planes de descuento. Pero también tienen la oportunidad de comprar con ese descuento de 25 céntimos, no vinculados a programas de fidelización. A los clientes les gusta que nos hayamos adelantado y que pensemos claramente en sus problemas. También intentamos fidelizar a la clientela, recompensándolos un poco más. Durante la transición energética, la relación con el cliente será mucho más de colaboración y no tanto de simple compra. Vamos a intentar construir una relación más estrecha con nuestros clientes, y si ellos quieren estrechar esa relación, se verán recompensados.

Hay muchas familias en España que necesitan medidas de este tipo para llegar a fin de mes. ¿El sector privado debe involucrarse más?

Si gana España, gana Cepsa, y si gana Cepsa, gana España. Por eso, para mí es muy importante que formemos parte de la sociedad y la economía. Si hay una crisis, debemos ser parte de la solución, no del problema. El enfoque es entablar relaciones más estrechas con nuestros clientes y que si la gente quiere estrechar su relación con nosotros se vea recompensada. Este enfoque es perfecto para ambas partes, ya que ayuda a la gente a corto plazo, pero también ayuda a Cepsa a largo plazo.

¿Cree que España tiene un enorme potencial en el nuevo tablero geoenergético?

Sí. Puede suponer un cambio radical para España. La pregunta es cuál va a ser nuestra velocidad de desarrollo. Para mí está clarísimo que Europa querrá apostar por la energía renovable más rápido que nunca y el país con mayor potencial de Europa para desarrollar energías limpias, baratas y asequibles es España. De repente, España, que siempre ha importado energía, tiene la oportunidad de convertirse en una exportadora de energía al resto de Europa. Puede ser electricidad o puede ser hidrógeno verde, pero España puede convertirse en potencia energética en Europa en los próximos diez años si realmente queremos. Es una gran oportunidad. No existen otros países con las mismas bases, porque es necesario mucho sol, mucho viento y mucho espacio. Hay otros países que tienen sol y viento, pero no tienen espacio. Necesita, no obstante, inversión. Nosotros estamos dispuestos a invertir, pero necesitamos regulación, acuerdos con el resto de Europa, que la Unión intervenga... Mucha gente debe poner de su parte. Es un poco lo que sucede con el reto de la Refinería de Tenerife: necesitamos ponernos de acuerdo con cinco administraciones públicas: Gobierno central, autonómico, Cabildo, Ayuntamiento y Puerto. Para la oportunidad de la energía verde en Europa, necesitamos a Bruselas, evidentemente al Ejecutivo español, y también a Alemania y Francia y que las empresas españolas inviertan. Es un gran reto, pero si no lo hacemos hoy, no lo haremos nunca. Todas las señales marcan la misma dirección.

¿Se desarrollará el sector energético español lo suficiente para cumplir los objetivos de Europa de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 55% en 2030 y un 100% en 2050?

España por sí sola no puede hacerlo por Europa. Es necesario el esfuerzo de mucha gente. Pero Europa no puede hacerlo sin España. España desempeña un papel crucial en cuanto a energía limpia, a hidrógeno limpio y a su importante contribución, pero Europa debe construir una gran cantidad de generadores offshore, de interconexiones eléctricas. Todo el mundo tiene su función, pero serán retos imposibles sin España.

El 20% de la generación energética de Canarias procedía de fuentes renovables, frente al 47% nacional. ¿Cómo se explica el retraso de Canarias cuando es la región con más materias primas para las renovables?

Canarias tiene mucha materia prima para la energía solar, pero no hay mucho espacio que no esté protegido. Por supuesto, se pueden poner paneles solares en tejados, y nosotros lo hacemos en nuestras estaciones. Pero no es suficiente. Para hacerlo a gran escala se necesitan grandes superficies. La oportunidad es la energía eólica offshore, porque hay mucho más espacio en el mar y hay mucho viento. Tiene un gran potencial. Lo que ocurre es que es una forma bastante cara de generar energía renovable y más compleja técnicamente. No obstante, la industria eólica offshore llegará a las Islas, aunque nosotros no tenemos planes para esta tecnología en un futuro inmediato. Estamos centrados en otras, como los biocombustibles.

En marzo, Cepsa presentó su nuevo plan estratégico Positive Motion –movimiento positivo–, basado en las energías renovables. El hidrógeno verde es uno de los pilares. ¿Por qué? ¿No es muy caro?

Hoy es más caro que otras alternativas. Actualmente, el hidrógeno verde cuesta entre 6 y 7 dólares por kilo. Para que sea competitivo en el transporte por carretera y en el transporte pesado debe situarse en torno a 3,5. Para que sea competitivo en la industria, debe estar en 2 o 2,5. El hidrógeno verde está dando sus primeros pasos, así que estoy seguro de que hay una curva de costes que se irá abaratando. Uno de los puntos más importantes es que para el hidrógeno verde, alrededor del 75 % del coste se atribuye a la electricidad. Por eso hay que empezar con la electricidad renovable de menor coste que se pueda encontrar. Creemos que uno de los mejores lugares para ello es España, donde la energía solar es muy barata. Con el tiempo puede llegar a ser competitivo como el gasóleo en el transporte y el gas natural y el fueloil en la industria. Creo que en 10 años, o incluso en menos, llegaremos a ese punto.

Otra de las principales apuestas de Cepsa son los biocombustibles para el sector del transporte, el más contaminante. Para la investigación y la producción impulsan acuerdos con aerolíneas como Iberia o la canaria Binter. ¿Cómo va el proyecto?

Va bien. El sector del combustible sostenible para la aviación ha recibido un gran impulso de la Unión Europea. Eso ha creado una demanda segura que nos permite impulsar la producción. Estamos trabajando con esas aerolíneas y otras para que los memorandos de entendimiento pasen a ser acuerdos más detallados. Ambas partes están muy interesadas. Creemos que para España y en concreto para Canarias es muy importante ser capaces de ofrecer un turismo sostenible desde el principio, porque lo que se busca es un turismo de calidad, y cuanto antes podamos ofrecer combustible sostenible de aviación o vehículos eléctricos para turistas creo que la gente estará hasta dispuesta a pagar un poco más por venir aquí.

Se habla mucho de los coches eléctricos y los aviones, pero ¿qué planes hay para los barcos?

También somos un gran proveedor de energía para el sector marítimo a través del bunkering. Vamos a desarrollar, además, soluciones de bajas emisiones de carbono para el transporte marítimo, como el amoníaco verde, metanol verde y, con el tiempo, hidrógeno verde. Queremos ayudar a descarbonizar también con los vehículos eléctricos, que, por supuesto, es un tema importante, sobre todo aquí en Canarias. Creemos que tenemos una gran oportunidad para llegar pronto y crecer rápido y por eso hemos anunciado la instalación de la mayor red de recarga ultrarrápida de Canarias, con puntos en todas las estaciones de Cepsa. Es algo que vamos a llevar a cabo en los próximos dos años para que quien tenga un vehículo eléctrico en Canarias no tenga que preocuparse nunca de la recarga, porque todas las estaciones de Cepsa tendrán un punto de recarga.

Compartir el artículo

stats