Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Industria

Arcelor adquiere 14 plantas de chatarras para hornos y avanza en la descarbonización

La acería verde de Gijón se alimentará en un 70% de residuos férricos | La multinacional también adquiere fábricas de prerreducidos de hierro

Una de las plantas de reciclaje de chatarra del grupo Alba en Alemania .

La descarbonización de la siderurgia asturiana obligará a cambiar de dieta. Los altos hornos que consumen carbón y mineral de hierro serán sustituidos por hornos híbridos de arco eléctrico que se alimentarán de prerreducidos de hierro (HDI) y, principalmente, de chatarra. Por ese motivo, ArcelorMittal ya se está moviendo en el mercado para garantizar los nuevos suministros de materiales que consumirán los futuros hornos de Gijón y Avilés, y los de otras plantas de la compañía en Europa y América. En los dos últimos meses, la multinacional siderúrgica ha comprado 14 plantas de reciclaje de chatarra de acero en Alemania y Escocia. Además, ha adquirido una participación mayoritaria en una planta de producción de prerreducidos de hierro en Estados Unidos y acaba de firmar un preacuerdo con una empresa minera de Mauritania para impulsar allí otra planta.

Las compras “son un paso más en nuestra estrategia para aumentar el uso de chatarra de acero en nuestras plantas”, señala el CEO de Arcelor

decoration

ArcelorMittal pretende tener listo en 2024 el nuevo horno de arco eléctrico híbrido de Gijón. Durante un periodo de entre seis y doce meses su funcionamiento se solapará con el de los actuales convertidores que tratan el arrabio que sale de los hornos altos de Veriña. A lo largo de ese periodo, irá disminuyendo la producción de acero en los actuales convertidores e incrementando la producción en el horno eléctrico hasta la sustitución total. El proyecto de Gijón, valorado en mil millones de euros, incluye una planta de reducción directa de mineral de hierro (tecnología DRI) con hidrógeno para la producción de prerreducidos, pero no entrará en servicio antes de 2025. Inicialmente, el horno eléctrico utilizará prerreducidos producidos fuera de Asturias y, principalmente, chatarra. La mezcla oscilará en función de las necesidades de los aceros a producir, pero ArcelorMittal calcula que de media la chatarra supondrá el 70% de la carga del horno.

Para asegurarse el suministro de chatarra con la puesta en marcha de nuevos hornos eléctricos como los previstos en Asturias, ArcelorMittal se ha lanzado a la compra de plantas de reciclaje de chatarra. En marzo adquirió la compañía John Lawrie Metsals, el mayor reciclador de metal del noroeste de Escocia, que cuenta con cuatro plantas, y este mes cerró la adquisición de otras diez plantas situadas en el sur de Alemania de las empresas Alba Electronics Recycling, Alba Metall Süd Rhein-Main y Alba Metall Süd, que juntas procesan más de 400.000 toneladas al año. Estas compras representan “un paso más en nuestra estrategia para aumentar el uso de chatarra de acero en nuestras plantas siderúrgicas”, señaló Geert Van Poelvoorde, CEO de ArcelorMittal Europa.

En paralelo, ArcelorMittal también está adquiriendo e impulsando plantas para fabricar prerreducidos de hierro. Acaba de anunciar un preacuerdo con la empresa minera SNIM para desarrollar conjuntamente una planta DRI en Mauritania y el pasado mes adquirió una participación mayoritaria en la planta de producción de prerreducidos de hierro de Voestalpine en Texas (Estados Unidos). “Se trata de una atractiva adquisición estratégica para nuestra empresa”, señaló Adytya Mittal, CEO de ArcelorMittal, que añadió que “los prerreducidos de hierro son una materia prima que desempeña un papel fundamental en nuestros objetivos de descarbonización y hemos anunciado planes para la construcción de instalaciones de producción de DRI en diversas plantas de Europa y Canadá”. Entre ellas está la de Gijón.

Compartir el artículo

stats