La Unión Europea (UE) ha dado un nuevo paso en el reconocimiento de las políticas diferenciadas que debe aplicar en las regiones ultraperiféricas (RUP) en la etapa postcovid. El Consejo de Asuntos Generales de la UE ha aprobado sus conclusiones en relación con la nueva estrategia aprobado por las regiones alejadas en coordinación con la Comisión Europea. Este dictamen llega a unos meses de que Canarias asuma la presidencia de la Conferencia de Presidentes de las RUP, por lo que el Archipiélago estará en condiciones de liderar el desarrollo de las nuevas políticas de Bruselas con estas regiones, entre las que se encuentra Canarias junto a Guadalupe, Guayana Francesa, Martinica, Mayotte, Reunión, San Martín, Azores y Madeira.

Entre las aportaciones del documento del Consejo se encuentra el reconocimiento de la necesidad de prestar apoyo a las RUP para alcanzar los objetivos de descarbonización Objetivo 55, la voluntad de los Estados que cuentan con regiones alejadas para compartir la gestión de los fondos europeos para migración, especialmente el fondo de asilo, y el reconocimiento de la importancia de las RUP en las relaciones exteriores de la UE.

El presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, destacó que la aprobación de la estrategia de las RUP por parte del Consejo de Asuntos Generales supone logros como que haya exenciones del impuesto verde para el transporte aéreo y marítimo, singularidades económicas para Canarias, partidas para migración y una nueva estrategia para afrontar las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. Torres aplaudió el informe del Consejo y reiteró que Canarias tiene que liderar estas políticas cuando acceda a la presidencia de las regiones alejadas en noviembre.

El documento pone el énfasis en la comunicación elevada por la Comisión para conceder prioridad a las personas y garantizar que la recuperación económica y el crecimiento sostenible atiendan a las necesidades de las RUP. La valoración del Consejo también sintoniza con la determinación de la Comisión de prestar apoyo a las RUP e integrar sus especificidades en la legislación y las políticas de la UE que se mencionan en tal comunicación, con el objeto de impulsar el desarrollo de estas regiones a través de enfoques adaptados y territorializados.

El trabajo que la presidencia francesa del Consejo ha realizado conjuntamente con los gobiernos español y portugués (los tres países con RUP), así como con las nueve regiones ultraperiféricas, entre ellas Canarias, ha permitido la adopción de este informe de conclusiones. Estas consideraciones serán la base, y aquí su importancia, para la implantación de políticas diferenciadas en estas regiones, en una etapa llena de desafíos para Canarias y las otras regiones dentro de la UE.