Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Román Rodríguez justifica el récord de recaudación con el mayor gasto público

El consumo de las familias empieza a desinflarse en medio de la ola inflacionaria

Román Rodríguez en un pleno del Parlamento de Canarias. LP / DLP

El consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, justificó ayer el récord histórico de recaudación tributaria en lo que va de año con el alza del gasto público. Los 968 millones de euros ingresados por el fisco autonómico hasta el 31 de mayo por los impuestos del Régimen Económico y Fiscal (REF) han espoleado a los partidos de la oposición en su exigencia de una rebaja tributaria que alivie los bolsillos de las familias y las cajas de las empresas. No en vano, esos casi mil millones no solo son un 17% más de lo recaudado por el Bloque de Financiación Canario o bloque del REF en los cinco primeros meses del último ejercicio prepandemia (2019 ), sino que también son, cabe insistir, la cuantía más alta de siempre en ese período.

Ante ese cada vez mayor número de voces que argumentan en favor de un plan de alivio fiscal, Rodríguez quitó hierro al extraordinario incremento de los ingresos por los tributos del REF con el también extraordinario incremento del gasto público que han traído consigo la covid, primero, y la inflación, después. Casi un 30% ha aumentado el coste de los servicios públicos –la sanidad, la educación, las políticas sociales...– desde 2019, apuntó el también vicepresidente autonómico, aunque no es menos cierto que el Ejecutivo regional, como los restantes 16 del país, ha contado para hacer frente a la crisis con la ventaja de la barra libre al gasto público que ha caracterizado la política europea desde el estallido de la pandemia. De hecho, las reglas fiscales aún continúan en suspenso. Además, la Hacienda canaria –desde mucho antes de que el actual Gobierno cogiera las riendas de la Comunidad Autónoma– presenta las ratios de deuda y déficit públicos más bajos del país, lo que le da margen –o al menos más margen que a las Haciendas de las demás regiones– para recurrir al endeudamiento sin por ello comprometer la salud futura de las arcas públicas.

En cualquier caso, Rodríguez insistió en el extraordinario crecimiento del gasto para explicar por qué no se plantea una rebaja de impuestos. «Es verdad que crece la recaudación, pero también es cierto que hemos tenido que realizar un esfuerzo extraordinario para contratar 7.000 sanitarios, 3.000 docentes, para hacer carreteras, para mantener la vivienda, para dar ayudas a los sectores económicos y personas más afectados, todo en un escenario realmente complejo», ahondó. No obstante, hay que puntualizar que el Gobierno de Canarias –como también el Ejecutivo de Pedro Sánchez– no solo rechaza la posibilidad de una bajada sensible de los tributos –lo que implicaría rebajar el tipo general del IGIC–, sino que ni siquiera ha deflactado la tarifa autonómica del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). De hecho, las cuatro fuerzas políticas que sustentan el pacto de las flores –PSOE, Nueva Canarias, Podemos y la Agrupación Socialista Gomera– tumbaron en el Parlamento una propuesta de Ricardo Fernández de la Puente, diputado de Ciudadanos, para deflactar ese tramo autonómico del IRPF, lo que no supone una rebaja del impuesto propiamente dicha, sino la garantía de que el contribuyente no tribute por encima de su capacidad económica real, distorsionada ahora por una inflación galopante. En términos técnicos, esto supone elevar los umbrales que marcan los tipos de renta en función del incremento del Índice de Precios de Consumo (IPC), de forma que los ciudadanos no se vean pagando al fisco la cuantía correspondiente a unos ingresos hinchados por la inflación, unos ingresos que, en definitiva, no son reales porque están devaluados. Sea como sea, el Ejecutivo de Ángel Víctor Torres no está por la labor, de momento, de deflactar el IRPF.

El vicepresidente también recordó que aunque es la Hacienda autonómica la que recauda, hasta un 58% de los ingresos por los tributos del REF va a parar a las arcas de los Cabildos y Ayuntamientos. Con el mismo argumento de Gobiernos anteriores a los que en su día también se les exigieron bajadas de impuestos –un argumento más político que económico–, Rodríguez exhortó a los partidos que demandan un plan de alivio fiscal –el PP y Coalición Canaria– que «pregunten primero a los presidentes de los Cabildos y a los Ayuntamientos si están dispuestos a renunciar a parte de esos ingresos».

Y mientras continúa el debate político, el consumo de las familias se resiente. La Cámara de Comercio de España prevé que aumente un 2% en 2022 en lugar del 4% calculado a finales del año pasado. Funcas, por su parte, lo sitúa en el 2,5%. Previsiones exiguas si se tiene en cuenta que en 2021 el gasto de los hogares creció un 4,6%.

Compartir el artículo

stats