Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las facturas en las gavetas de cabildos y municipios superan los 161 millones

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria es el que acumula más gasto sin encaje presupuestario | Hacienda recuerda que hay que «controlar» esta práctica

Un pleno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. | LP / DLP

Ayuntamientos y cabildos acumulan en las gavetas de sus departamentos de contabilidad centenares de facturas sin cobertura presupuestaria. Facturas correspondientes a compras o servicios recibidos por el consistorio pero que por distintas razones no se imputan, como es procedente, a ninguna partida del presupuesto de gastos de la entidad. Estas cantidades se anotan en la cuenta de Acreedores por operaciones pendientes de aplicar a presupuesto, la cuenta 413 que tanto dio que hablar en los años más duros de la crisis financiera, cuando llegó a haber 1,8 millones de facturas impagadas por los ayuntamientos de todo el país. La puesta en práctica, en 2012, de la Ley de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera redujo de manera sensible el montante acumulado en la cuenta 413, pero no del todo. De hecho, las corporaciones municipales e insulares de Canarias guardan facturas en los cajones por importe de 161,7 millones de euros.

Así lo muestran los datos suministrados por el Ministerio de Hacienda y Función Pública. La información que maneja la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local, correspondiente al pasado 20 de junio, pone de manifiesto que hasta 41 de los 88 ayuntamientos isleños han llevado a cabo gastos en 2022 al margen de sus presupuestos. En el caso de los cabildos, el único que tiene la cuenta 413 a cero –la situación ideal porque significa que la institución no se ha salido ni un milímetro de su previsión anual de gastos– es el de El Hierro, que es precisamente el que dispone de los presupuestos más modestos. No obstante, y pese a la ingente cantidad de fondos públicos que manejan los cabildos de Gran Canaria y de Tenerife –sobre todo este último–, no son las corporaciones insulares, ni mucho menos, las que más gasto han comprometido sin el pertinente crédito presupuestario. De esos casi 162 millones de euros anotados en la cuenta 413 de la Administración local del Archipiélago, solo 29,3 millones corresponden a los cabildos, mientras que los 132,4 millones restantes son deuda de los municipios.

Sobresale el caso del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, y sobresale muy por encima del resto. No en vano, el consistorio de la capital de la provincia de Las Palmas tenía al cierre del primer trimestre del actual ejercicio la friolera de 82,4 millones de euros en facturas en los cajones. De modo que la corporación municipal de la ciudad más poblada de la Comunidad Autónoma es la responsable de hasta un 50,1% –algo más de la mitad– de toda la deuda apuntada por ayuntamientos y cabildos en la cuenta 413.

Para hacerse una idea de hasta qué punto se trata de una suma extraordinaria basta con apuntar que los consistorios de Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna –que junto con Las Palmas de Gran Canaria son las tres mayores urbes de la región– tienen pendientes de imputar a sus correspondientes partidas presupuestarias cuantías muy inferiores: 17,7 millones de euros en el caso de la ciudad de Aguere e incluso menos, poco más de diez millones, en el caso de la capital de la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

De los restantes municipios, también tienen un volumen importante de deuda pendiente de abonar a sus proveedores –pendiente de abonar y pendiente de presupuestar, cabe insistir– los de Arrecife, casi 2,4 millones de euros; San Bartolomé de Tirajana, algo más de dos millones; y Teguise, cerca de 1,1. Eso en la demarcación de Las Palmas. En la de Santa Cruz de Tenerife destacan los de Tacoronte, con poco más de 3,2 millones en facturas en las gavetas; Güímar, con prácticamente 1,5 millones de euros apuntados en su cuenta 413; Santa Úrsula, con casi 1,4 millones; y Los Llanos de Aridane, con 1,18.

En cuanto a las corporaciones insulares, y dejando al margen a la de El Hierro, con la 413 a cero, las sumas en ningún caso son importantes. El de Tenerife es el cabildo con más facturas por presupuestar, pero apenas superan los 14 millones de euros, una cuantía muy pequeña para una institución que maneja cientos de millones cada año. Lo sigue el Cabildo de Gran Canaria, el segundo que más recursos maneja, con 7,7 millones de euros, y el particular ranking lo completan los de Fuerteventura, con 4,1 millones; La Palma, con 3,2 millones; y Lanzarote y La Gomera, donde las cuantías anotadas en sus respectivas cuentas 413 ni siquiera alcanzan los 100.000 euros, con lo que están casi a cero.

El Ministerio de Hacienda insiste en la necesidad de que las entidades locales cumplan «la obligación que tienen de controlar el desarrollo de la cuenta 413», de forma que no vuelva a convertirse en el sumidero de gasto público que fue en la década anterior.

Compartir el artículo

stats