Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subida de la luz y la proliferación de ayudas disparan el autoconsumo

Los megavatios instalados en viviendas y edificios privados del Archipiélago se multiplican por más de seis desde antes de estallar la pandemia de coronavirus

Instalación fotovoltaica en una vivienda unifamiliar de Gran Canaria. ANDRÉS CRUZ

El autoconsumo energético en el sector residencial del Archipiélago cerró 2019 con solo 1,27 megavatios instalados. Solo dos años después dicha cantidad se había multiplicado por 6,5 hasta alcanzar los 8,34 megavatios, según datos de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Política Territorial del Gobierno canario. La concienciación de los ciudadanos como elementos absolutamente necesarios en la pelea por devolver al planeta la salud arrebatada y la aparición de numerosas líneas de subvenciones públicas para instalar placas fotovoltaicas en los tejados y azoteas han sido dos de los elementos que más han tenido que ver en este avance.

Existe un tercer factor tan determinante o más que los anteriores: el encarecimiento del recibo de la luz. Los precios energéticos venían desbocados desde hace un año y la inestabilidad en el suministro de gas que se deriva de la invasión rusa de Ucrania han terminado por desatarlos hasta el punto de que pagar en la factura el doble que hace un año no es mal dato.

En gran parte de los consumidores ha quedado instalada la necesidad de reducir costes en la economía doméstica

decoration

A pesar de los diques que el Gobierno de España ha colocado para contener esa marea, en el pensamiento de una gran parte de los consumidores ha quedado instalada como idea la necesidad de adoptar medidas tendentes a reducir costes en la economía doméstica. Si además se consigue poner un importante grano de arena en la reducción de emisiones de gases nocivos, mejor. Las ayudas son lo suficientemente cuantiosas como para desembocar en un periodo de amortización de la inversión reducido.

Los cabildos son protagonistas de esas ayudas a fondo perdido que año tras año se agotan por completo, pero no están solos. También los ayuntamientos tienen establecidos incentivos que hacen aún más atractivo decantarse por el autoconsumo.

Gran Canaria

El Cabildo de Gran Canaria suma este año cinco con varias líneas de subvenciones a la sostenibilidad. En ese tiempo el presupuesto ha pasado de 150.000 a los actuales 588.000 euros actuales, «más un fondo de reserva de otros 250.000 euros», aclara el vicepresidente del Consejo Insular de la Energía, Raúl García Brink. Ya está operativa la convocatoria de este año «y tras el verano llegará otra», añade. El máximo establecido es de 3.000 euros y lo habitual es que el presupuesto se agote. Entre la documentación requerida, se encuentran las doce últimas facturas de la luz «para comprobar que realmente existe un consumo», aclara García Brink. Es decir, quieren evitar que los fondos públicos se destinen a instalaciones en segundas residencias que se visitan de manera esporádica. «No queremos café para todos, sino café para la descarbonización», explica.

Lanzarote

El Cabildo lanzaroteño destinó el año pasado 190.000 euros a la financiación de instalaciones de energía fotovoltaica en viviendas. El crédito se agotó por completo y ya se están resolviendo los expedientes para el año en curso. Desde la institución se anuncia la publicación del listado provisional.

Fuerteventura

También en Fuerteventura se agotaron los 475.000 euros dispuestos el pasado año. Desde el Área de Industria del Cabildo, que dirige Domingo Pérez, aseguran que la demanda es tan elevada que no descartan «superar el millón de euros» durante este 2022. Se subvenciona hasta el 50% del coste de la instalación, con un máximo de 4.000 euros.

Tenerife

Actualmente no hay ninguna línea de subvención abierta. El Cabildo se centra en el asesoramiento a ayuntamientos y ciudadanos desde la Oficina de Energías Renovables. Este organismo inició su actividad en noviembre de 2020 y desde entonces ha realizado 3.656 gestiones.

La Gomera

Dentro del programa La Gomera Cien por Cien Sostenible, el Cabildo destina 400.000 euros al año para que las viviendas de la isla se pasen al autoconsumo. Atienden cada ejercicio entre 55 y 60 solicitudes y cubren hasta el 60% de la inversión.

El Hierro

David Cabrera, consejero de Medio Rural y Marino, del Cabildo, señala que el pasado año se atendieron 88 expedientes, 67 de ellos para viviendas y edificios. Los 680.000 euros dispuestos se agotaron. «Subvencionamos el 70% de la inversión como máximo, hasta el límite de 40.000 euros», detalla. En octubre se pone en marcha la convocatoria para este año, dotada con 700.000 euros, que también esperan agotar.

La Palma

El 31 de mayo finalizó el plazo de solicitud de ayudas. Se recibieron 329 peticiones, un 25% más que el año pasado, para optar a parte de los 600.250 euros que se han dispuesto.

El reto de las comunidades de vecinos

Uno de los grandes retos que afronta Canarias es convencer a las comunidades de vecinos de que también pueden apuntarse al autoconsumo. Aparte del ahorro en el recibo de la luz, la contribución a la lucha contra el cambio climático es otro de los acicates. Las ayudas a fondo perdido de los cabildos para este fin existen. En el caso del de Gran Canaria, de hasta «3.000 euros por contador, es decir, por vecino», señala el vicepresidente del Consejo Insular de la Energía, Raúl García Brink.

La dificultad en este caso estriba en convencer al colectivo de moradores de un mismo edificio de la conveniencia de colocar placas fotovoltaicas en tejados y azoteas. «Son muchos, es verdad», reconoce García Brink, «aunque se puede hacer desde el momento en que se consigue un tercio de los votos». El vicepresidente señala que es uno de los grandes hitos que la institución ha señalado en rojo.

También el de la movilidad. El transporte por carretera continúa siendo uno de los grandes agentes contaminantes y las sociedades están llamadas a afrontar grandes cambios en su modo de desplazarse por las ciudades. Raúl García Brink detalla que cada patineta eléctrica recibe hasta 150 euros a fondo perdido. Del mismo modo, también las bicicletas y las motocicletas eléctricas reciben subvenciones de hasta 600 y 1.000 euros, respectivamente; con el 50% de su valor como tope máximo en el caso de las segundas.

Además de todos estos aspectos, también micropymes y autónomos cuentan con líneas propias de ayudas. Y en las políticas de transición ecológica hacia modelos más sostenibles se incluyen también iniciativas como los proyectos de comunidades energéticas, que aspiran a recibir parte de los fondos Next Generation EU aprobados por Europa.

Compartir el artículo

stats