El tradicional cambio al horario de invierno se producirá el próximo 30 de octubre cuando habrá que retrasar el reloj una hora en todo el país a la vez, de tal manera que en Canarias a las 2:00 será la 1:00, mientras en el resto de España a las 03:00 serán las 02:00, para conseguir un ahorro energético que, según expertos "es muy discutible y si se produce, es mínimo".

Los expertos explican que el ahorro energético por el cambio horario nos puede llevar a una falsa sensación de que simplemente cambiando la hora estamos ahorrando energía cuando se trata de una cuestión bastante discutible. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha detallado que el potencial de ahorro en iluminación "puede llegar a ser del 5 por ciento", siempre y cuando vaya acompañado de un "comportamiento racional" y el uso de "tecnologías de ahorro en iluminación".

El "cambio de hora" es una costumbre que comenzó a generalizarse en 1974 con la crisis del petróleo y algunos países decidieron adelantar sus relojes para aprovechar mejor la luz del sol y consumir menos electricidad. La medida se aplica en toda la UE por "entenderse que el buen funcionamiento de algunos sectores, no sólo el de los transportes y las comunicaciones, sino también otros ramos de la industria, requiere una programación estable a largo plazo", ha explicado el ministerio. Así, todos los países europeos cambian sus horarios el último domingo de marzo y el último de octubre.

Cálculo energético

El IDAE calcula que el ahorro energético de los meses pasados con el horario adelantado "de verano" podría llegar a representar un 5 del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros. De esa cantidad, "90 millones corresponderían al potencial de los hogares españoles, lo que supone un ahorro de 6 euros por hogar; mientras que los otros 210 millones de euros se ahorrarían en los edificios del sector terciario y en la industria". Estos cálculos son meramente orientativos ya que el IDAE no los ha modificado desde hace casi una década y no contemplan ni los sucesivos aumentos en las tarifas de la luz, ni el aumento de un 20 por ciento en el número de hogares en los últimos años.

Además, el IDAE subraya que se trata de cifras "potenciales" ya que, para alcanzarlas sería necesario llevar a cabo un "comportamiento racional" en el hogar, así como la utilización de tecnologías de ahorro en iluminación en edificios comerciales y en industrias. En el mismo comunicado, el IDAE ofrece algunos consejos para ahorrar energía en la calefacción entre los que destaca el de "instalar burletes y adhesivos en puertas y ventanas" para ahorrar "entre un 5 y un 10 por ciento de energía".

Otros consejos del organismo oficial son apagar la calefacción por la noche o cuando se va a estar fuera de casa más de un día, y poner dobles ventanas o doble acristalamiento, con lo que se ahorra hasta un 20 por ciento de energía.