La guerra, la pandemia y la caída de los mercados bursátiles han hecho mella en las fortunas de muchas de las personas más ricas del planeta este año. Forbes ha encontrado a 2.668 multimillonarios en todo el mundo para la lista de multimillonarios del mundo de 2022, por debajo del récord de 2.755 del año pasado. España perdió un total de 17.000 grandes fortunas en 2021 respecto al año anterior, lo que supone el menor dato entre el resto de grandes economías del euro.

En concreto, España cerró 2021 con 1,132 millones de millonarios, 17.000 menos que el año pasado. En cambio, Italia perdió 135.000, hasta 1,413 millonarios, mientras que Alemania perdió 58.000 (hasta un total de 2,683 millones), Países Bajos registró 1,149 millones de ricos (56.000 menos) y Francia se situó en 2,795 millones de personas con un patrimonio superior a un millón de dólares (26.000 menos), de acuerdo a Europa Press.

En Canarias, la mayoría de las mayores fortunas son conocidas por la ciudadanía porque forman parte de empresas y compañías populares de las Islas. La mayor parte de ellas relacionadas al turismo.

¿Pero son los más ricos de las Islas los que de verdad creen los canarios?

Solo uno de ellos aparece en la lista de Los 100 españoles más ricos: Eutasio López González, con 300 millones de euros. Si a ellos se suman los 230 millones de su hermano, Francisco Aurelio, no es de extrañar que la empresa que gestionan sea la más rentable de las Islas.

Se trata de Lopesan, compañía que inició su actividad a principios de los 70 como constructora y que desde entonces se ha especializado en la gestión de establecimientos turísticos. Sus hoteles en Gran Canaria y Fuerteventura son conocidos, pero a ellos se suman negocios en países tan dispares como Tailandia o Alemania.

Kiessling

Es decir este apellido y ya todo canario sabe a qué negocio se refiere. Loro Parque fue la apuesta del alemán Wolfgang Kiessling en 1972 para el turismo de Puerto de la Cruz y desde entonces no ha dejado de crecer: Siam Park, en el sur de Tenerife, y Poema del Mar, en Gran Canaria, son otros de los dos negocios de la familia germana.

Kiessling

A pesar de encontrarse con la oposición de animalistas, los turistas avalan la puesta en marcha de estas instalaciones, que cada años suman miles y miles de visitantes. Y reportan grandes beneficios a su fundador, al que la revista atribuye una fortuna de 150 millones de euros.

Rozando los cien millones se encuentra también Oliver Alonso. Es el presidente de la compañía Domingo Alonso, quien quien empezó su trayectoria profesional en la exportación hasta que decidió aventurarse en el negocio de la automoción. Tras hacerse cargo de Volkswagen en Canarias, la compañía ha ido diversificando su apuesta empresarial.

Hoy en día la compañía, también familiar, tiene negocios en importación de vehículos, numerosos concesionarios, compañías de alquiler y movilidad y negocios relacionados con las tecnologías de la información.

Otros

Entre las empresas que la revista Forbes sitúa como las más ricas del Archipiélago se encuentran también GF Hoteles o HD Hotels, dentro del turismo, o cadenas de supermercados como Hiperdino. A ello se suma Hospiten San Roque o Cicar, veterana cadena de alquiler de vehículos, además de productores de alimentación como Emicela (café) o Arehucas (licores).

Qué se considera una gran fortuna en España

Las grandes fortunas españolas son el objetivo de un nuevo impuesto que está siendo evaluado por el Gobierno de coalición. Todavía no se han hecho públicos los detalles de la propuesta de este impuesto, que servirá «para pedir un esfuerzo a los que más tienen en estos tiempos difíciles», según la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Pero, ¿a quiénes pertenecen esas grandes fortunas?

Estos son los más ricos de las Islas Canarias según la Lista Forbes

No existe una definición técnica en Hacienda que determine qué es una “gran fortuna”, por lo que no está claro qué contribuyentes tendrán que pagarla. Actualmente, la riqueza se grava con el impuesto sobre el patrimonio, que está cedido a las comunidades autónomas y lo pagan quienes tienen un patrimonio superior a 700.000 euros, una vez restados los 300.000 euros exentos como máximo del valor de la vivienda habitual.

La Agencia Tributaria calcula que afecta a más de 200.000 patrimonios en España, sin embargo, en las comunidades de Madrid y Andalucía no se paga porque está bonificado al 100%. La estimación es que este impuesto a las grandes fortunas permitiría ingresar otros 1.000 millones de euros, según las proyecciones preliminares del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha). La cifra sale de sumar los 1.200 millones que se lograron con el impuesto sobre el patrimonio, más los 1.100 millones que no se pagan porque no se paga en Madrid. En esta comunidad hay unos 20.000 declarantes de este impuesto, con un patrimonio medio de 10,3 millones, que se benefician de esta bonificación del 100%.