Comercio exterior | La internacionalización de la empresa canaria

El ‘made in Canarias’ en Hong Kong: récord de firmas exportadoras isleñas

El Archipiélago cuenta por primera vez en la historia con más de 1.100 empresas con mercancías y productos asentados en los mercados extranjeros

Panorámica de la terminal de contenedores de Opcsa en el puerto de la Luz y de Las Palmas. | | EFE

Panorámica de la terminal de contenedores de Opcsa en el puerto de la Luz y de Las Palmas. | | EFE / M. Á. Montero

La etiqueta made in Canarias nunca había tenido tanta presencia internacional. Estados Unidos, Canadá, Corea del Sur, Singapur, Hong Kong... Son solo algunos ejemplos entre las decenas de países de los cinco continentes a los que el año pasado llegaron mercancías y productos isleños. No en vano, el número de empresas exportadoras está en la Comunidad Autónoma en máximos históricos. Las firmas del Archipiélago que venden en el extranjero se han incrementado un 51,4% a lo largo de la última década, según los datos suministrados por ICEX España Exportación e Inversiones, la entidad estatal dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo encargada de promover la internacionalización del tejido productivo nacional. No extraña así que la región facturase en 2022 la mayor suma de la historia por los envíos de bienes made in Canarias más allá de las fronteras españolas. Superado el leve traspié de 2021, cuando una parte de los exportadores se vio obligada a cancelar los contratos con sus clientes foráneos por la doble crisis de la covid y la inflación –que o bien mermó su producción o bien dejó sin mercado a sus compradores extranjeros–, las Islas despidieron 2022 con un total de 1.108 empresas con la consideración de exportadores regulares. Es decir, 1.108 negocios exportadores en sentido estricto, negocios que llevan sus mercancías a terceros países año tras año y, por lo tanto, no de forma puntual.

El Ministerio dirigido por Reyes Maroto corroboró este jueves lo que este diario ya había adelantado el mes pasado: las exportaciones de las empresas canarias superaron el pasado año los 3.000 millones de euros por primera vez en la historia. En concreto fueron unos 3.275 millones los que facturaron en 2022 las firmas del Archipiélago por los envíos de sus productos y mercancías a lo largo y ancho del mundo. Para hacerse una idea de la magnitud de esta cifra basta con apuntar que en 2019, el último año antes del estallido de la pandemia en España y de la posterior e inmediata crisis de precios, las exportaciones de la región se quedaron en 2.674,3 millones de euros. En otras palabras: las entidades isleñas facturaron en 2022 por sus ventas fuera de España hasta 600,7 millones más que en el último ejercicio precrisis, un 22,5% más. Es más, el anterior récord estaba en los 2.907,2 millones facturados en 2018, cuando aún nadie había oído hablar de la covid y nadie podía imaginarse, claro, hasta qué punto el bicho iba a desembocar en una inflación disparatada. Un récord que se rebasó el año pasado en casi 368 millones de euros.

Una primera lectura de los datos suministrados por el ICEX, el antiguo Instituto de Comercio Exterior, muestra cómo las dos principales razones de la nueva plusmarca exportadora de la Comunidad Autónoma son la inflación –precisamente– y el bunkering. O lo que es lo mismo: el restablecimiento del tráfico aéreo y marítimo internacional y la carestía de los combustibles. ¿Por qué? Pues porque la principal exportación de las empresas canarias son los suministros a los buques en los puertos y a las aviones en los aeropuertos, que es eso a lo que se llama bunkering. Barcos y aeronaves cargan y repostan ante todo gasoil y queroseno, esto es, combustible, y si hay algo cuyo precio se ha disparado hasta máximos históricos en medio de la ola inflacionaria, eso es justamente el combustible, lo que ha disparado a su vez la factura de las exportaciones isleñas. Se daba así por descontado que las grandes cifras del comercio exterior del Archipiélago experimentarían en 2022 una sensible subida por un bunkering ‘dopado’ por la inflación. A la friolera de 1.122,7 millones de euros ascendieron las ventas de combustibles y lubricantes, cuando en el ejercicio anterior, en 2021, se habían reducido a unos exiguos 642,7 millones. El incremento interanual fue así de un 74,7%. Sin embargo, un repaso más pausado a los informes del ICEX permite comprobar cómo el anterior fue un ejercicio extraordinario no solo por el bunkering y los efectos de la oleada inflacionaria, sino también por la consolidación de las exportaciones industriales –las piezas y partes de aeronaves, los turbopropulsores y los turborreactores se han sumado a los cigarrillos, las cajas de cartón, las aguas de tocador y el pescado congelado como las principales exportaciones no bunkering– y, sobre todo, por el crecimiento del número de empresas que se animan a introducir sus productos en mercados extranjeros. Paso a paso, la economía canaria es cada año un poquito más internacional.

[object Object]

Millones de euros

Las exportaciones de la Comunidad Autónoma sumaron en 2022 un total de 3.275 millones de euros. Es la primera vez que se superan los 3.000 millones.

[object Object]

Exportadores regulares

Canarias ya cuenta con hasta 1.108 empresas con la consideración de ‘exportadores regulares’, es decir, empresas que venden a terceros países todos los años, no de forma puntual.

[object Object]

Grandes exportadores

Hasta 649 firmas de la Comunidad Autónoma facturaron el año pasado un mínimo de 50.000 euros por los envíos de productos y mercancías fuera de las fronteras españolas.

Hasta 7.800

Hasta 7.800 negocios de la Comunidad Autónoma vendieron en mayor o menor medida sus bienes, productos o mercancías fuera de las fronteras nacionales a lo largo de 2022. ¿Pero no eran 1.108? No. Exportaron 7.800 empresas, y entre esas 7.800, las susodichas 1.108 son las que se consideran exportadoras –cabe insistir– en sentido estricto. Las restantes, la gran mayoría, venden a terceros países de forma puntual. De modo que la mejor noticia para una economía cualquiera no es tanto que crezca el número de firmas exportadoras –que también– como que lo haga el número de las exportadoras regulares, que son las que en verdad consolidan el made in Canarias en los mercados foráneos. En cualquier caso, en las Islas aumentan tanto unas, las que facturan fuera de España de manera puntual –y por lo general pequeñas cantidades–, como otras, las que tienen en el extranjero una pata fundamental de su negocio.

En 2019 hubo 7.565 negocios radicados en la región que exportaron a países terceros. La cifra se redujo a 7.224 en 2020, el año I del coronavirus, por el frenazo de la economía global, mientras que en 2021 se disparó a 8.535, aunque con un enorme asterisco. Según explican desde el ICEX, detrás de ese sensible incremento que se produjo entre 2020 y 2021 está la materialización del brexit, esto es, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Ocurre que el adiós de los británicos al club comunitario cambió las reglas del juego, de ahí que muchas empresas con relaciones comerciales con Inglaterra, Escocia, Gales y/o Irlanda del Norte pasaron a tener la consideración de nuevas exportadoras. Así que conviene pasar por alto 2021, con lo que resulta que las 7.800 firmas que el año pasado vendieron sus productos en el extranjero son el techo histórico.

En cuanto a las exportadoras regulares –para que una empresa entre en este grupo debe haber facturado por sus envíos más allá de España al menos durante los cuatro últimos ejercicios consecutivos–, las 1.108 contabilizadas al cierre de 2022 son 29 más que en 2021 y 13 más que en 2020, cuando pese a la pandemia se había registrado el anterior récord (1.095). Para entender la verdadera magnitud de esas 1.108 empresas canarias que tienen sus mercancías y productos asentados en los mercados foráneos, hay que recordar que a comienzos de siglo apenas eran unas 300, lo que evidencia cómo el tejido productivo regional sí está caminando, a mayor o menor velocidad y en la medida de lo posible, hacia su internacionalización.

Ese notable incremento ha propiciado que la etiqueta de hecho en Canarias o made in Canarias esté en países con los que hasta hace nada la relación comercial era inexistente. Es verdad que a buena parte de esos países foráneos se dirigen exportaciones de pocas toneladas, pero no es menos cierto que se abre así la puerta para la entrada de nuevas firmas. El Estado que más confía en la calidad de los productos de la región es Francia, cuyas empresas importaron bienes desde las Islas a lo largo de 2022 por un montante de 86,9 millones. Tras Francia se sitúan en el podio Portugal, con 66,3 millones, y los Estados Unidos, con 62,2. Figuran después los Países Bajos, cuyas empresas adquirieron el año pasado mercancías con origen en el Archipiélago por un importe de 47,3 millones de euros; Alemania, con 40,9 millones; Reino Unido, con 26,8 millones; Suiza, con 22,8; e Italia, con 19,2.

El primer nombre llamativo es el de Corea del Sur, que importó bienes desde las Islas por un total de 15,9 millones. Y a 15,5 millones de euros llegó la factura que pagaron los importadores de Singapur. El vecino Marruecos compró productos canarios por un montante de casi 14,9 millones, y Bélgica, por otros 13,7. Y más de diez millones pagaron también a sus proveedores canarios las empresas de la exótica Hong Kong, 11,4 millones, y China, 11,1 millones. En la larga lista de países con intereses comerciales en las Islas aparecen también, y con cifras para nada desdeñables, Canadá, con cerca de 8,3 millones de euros; Brasil, con 7,8 millones; Sudáfrica, 6,8 millones; Nigeria, 6,6 millones de euros; Turquía, unos 6,4 millones; Taiwán (5,7); y los Emiratos Árabes Unidos (5,5). Y también está el made in Canarias en Australia, Indonesia y Tailandia.

Suscríbete para seguir leyendo