Millones de españoles están recibiendo estos días una carta de la Seguridad Social. En ella, se informa de algunos puntos "relevantes" acerca de un tema de especial interés para los trabajadores: las cotizaciones. Los organismos públicos exigen un período mínimo cotizado para beneficiarse de prestaciones como el paro o las pensiones, por lo que conocer cuál es su situación en cada momento resulta indispensable en la vida de los trabajadores.

Para cobrar el paro por al menos cuatro meses, una persona en situación de desempleo debe tener cotizado un mínimo de 365 días. Esta cantidad se reduce a la mitad en el caso de querer alcanzar los dos años de ayudas por parte del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Por su parte, las personas que quieran obtener el 100 % de la pensión al jubilarse, deberán haber contribuido un mínimo de 37 años (y retirarse de la actividad laboral a la edad establecida por ley), aunque bastará haber hecho lo propio durante 15 años para obtener una pensión parcial.

Informe de bases

Otro de los parámetros que influyen directamente en la cantidad de las prestaciones a recibir son las bases de cotización. Pese a que estas suelen ser mayores en aquellos salarios más altos, cualquier trabajador que quiera informarse al respecto puede hacerlo solicitando un informe de su caso en particular.

Para ello, bastará con acceder al portal de la Seguridad Social, introducir los datos personales (nombre y apellidos, número de DNI, fecha de nacimiento, domicilio y correo electrónico) y concretar qué período es el que nos interesa conocer. En cuestión de días, el solicitante recibirá una carta con las bases del plazo específico y la situación respecto a su cotización como trabajador.