Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AYUDAS

Los "flecos" de los que están pendientes los 460 millones para transformar Arcelor

La compañía no dará luz verde al plan de descarbonización hasta que el Gobierno de España apruebe el real decreto que ratifique las ayudas

El horno alto de ArcelorMittal en Gijón afectado por el incendio. Ángel González

La aprobación definitiva de las ayudas para el plan de descarbonización de ArcelorMittal en Asturias aún está pendiente de "flecos de última hora", según reconocieron este martes fuentes del Ministerio de Industria. El lunes, el vicepresidente del Principado, Juan Cofiño, había asegurado que la aprobación sería "inminente", pero de momento el camino no está totalmente despejado y la incertidumbre se mantiene en un momento en el que tampoco se conoce si el horno alto que se incendió el pasado miércoles será reparado o cerrará definitivamente dos años antes de que finalice su vida útil.

La familia Mittal y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaron en julio de 2021 un plan de 1.000 millones de euros para sustituir en 2025 uno de los dos hornos altos de Gijón –el A, el que se incendió la semana pasada– por una planta de reducción directa de mineral de hierro (sistema DRI) con hidrógeno verde y un horno híbrido de arco eléctrico alimentado por energías renovables. Tras más de año y medio de negociaciones y trámites, el pasado 17 de febrero la Comisión Europea autorizó una ayuda de 460 millones para el plan de descarbonización, pero ahora debe ser el Gobierno de España quien la otorgue mediante un real decreto que aún está pendiente de "flecos de última hora", según fuentes del Ministerio de Industria.

En las últimas reuniones que han mantenido la dirección de ArcelorMittal y los representantes de los trabajadores tanto por el acuerdo marco de la compañía en España como por el ERTE vinculado al incendio del horno alto, los sindicatos exigieron a la compañía la ratificación del plan de descarbonización para eliminar incertidumbres. Sin embargo, según señalaron las centrales, la dirección respondió que hasta que el Gobierno no ratifique las ayudas europeas, la compañía no aprobará la inversión. Por lo tanto, el desbloqueo depende de real decreto y, de momento, sigue sin aprobarse.

El vicepresidente regional Juan Cofiño anunció el lunes que el Consejo de Ministros aprobaría la ayuda "en su próxima reunión" –la de ayer, en la que no se trató el tema– "o en la siguiente" y que el accidente del horno alto no pondrá en riesgo la inversión.

ArcelorMittal planteó este martes a la representación laboral de las plantas asturianas la modificación sustancial de las condiciones de trabajo para simplificar los trámites de los cambios de turno y de jornada, cambio de las garantías de consolidación de categoría superior y obligación de los trabajadores en jornada normal que perciben garantías económicas de turnos a volver a trabajar en su régimen de origen. A cambio, ofreció aumento del complemento de fraccionamiento de vacaciones, incremento del salario de personal de nuevo ingreso y aumento del disfrute de días generados por horas extras.

El examen de los daños en el interior del horno siniestrado se demorará aún varios días

Javier Cuartas

El examen por los técnicos del interior del horno alto de ArcelorMittal siniestrado el pasado miércoles para evaluar sus daños se demorará aún varios días, según fuentes de la multinacional. Aunque este lunes culminó la extracción del arrabio (hierro fundido e incandescente) y escorias acumuladas en el crisol, el acceso de los técnicos está pendiente de que culmine la tarea de limpieza. El objetivo principal de la inspección "in situ" es conocer con exactitud el alcance de la perforación sufrida por el crisol (un componente básico) a resultas de la explosión y posterior incendio sufridos por el horno alto A. También deberá hacerse el recuento de daños en la protección de material refractario y otros componentes de la planta. El informe, que será elevado a la dirección de la multinacional, es determinante para que la compañía y su comité de inversiones decidan su reparación o el cese definitivo del horno. A la espera de los datos definitivos, la compañía habla de una avería grave y de reparación costosa. En medios laborales y en el Principado se confía en la restauración para subsanar los daños. En medios sindicales se mencionan otros precedentes similares en otras fábricas del grupo, en los que averías similares siempre se repararon. Entre los técnicos que participan en la elaboración del informe figuran profesionales de ArcelorMittal que ya vivieron situaciones idénticas en otros países, caso de Estados Unidos. El hecho diferencial en el horno de Gijón es que, con independencia del recuento final de desperfectos reales y su dimensión, la vida útil de la planta estaba a punto de agotarse. Se estimaba que el horno podría seguir activo hasta 2025 aun prorrogando la fecha inicialmente prevista, que era fines de 2024. Para las plantas de Asturias y las que dependen de ellas en España para recibir el suministro de acero, la privación de uno de los dos hornos de Gijón supone una reducción relevante de actividad. El viernes, el grupo comenzará a negociar un ERTE de fuerza mayor en cuatro regiones.


Compartir el artículo

stats