Nuevo límite de Hacienda a Vinted, Wallapop o eBay: a partir de 2024, cambio radical

Con la directiva europea que entra en vigor el próximo enero de 2024, cambiarán muchas cosas para los usuarios de estas plataformas

Hacienda Wallapop

Hacienda Wallapop

El uso de plataformas de venta de artículos de segunda mano se ha disparado en los últimos años: una de las tendencias más claras en el sector de retail en España es el incremento de las operaciones de compra venta entre particulares que comercian con todo tipo de artículos que buscan una segunda vida: desde ropa, zapatos y complementos hasta tecnología o libros.

Según los últimos datos publicados por la página de Milanuncios, el mercado de segunda mano en España habría movido un total de 5.200 millones de euros: una cifra que habría aumentado con respecto a años anteriores a causa de la inflación. Tal y como explican, "la subida generalizada de los precios a raíz de la inflación, una mayor conciencia medioambiental del consumidor, sumado al impulso del gasto en artículos de segunda mano tras la Pandemia, ha hecho despegar este sector, ya que hasta un 45% de consumidores afirma vender productos a través de estas plataformas".

Una de las conclusiones de este estudio es que seis de cada diez españoles compran a través de alguna aplicación de segunda mano y que, de estos, un 20% consigue un ahorro mensual de entre 50 y 100 euros: "con este gesto que permite dar nueva vida a los productos, se logra un ahorro de entre un 40% y un 50%".

Entre los motivos que están detrás de la tendencia, apuntan a que "el 67% de los españoles encuentran en el beneficio económico la principal motivación para favorecer la compraventa de segunda mano, seguido del 55% de la población española que admiten vender objetos para deshacerse de ellos debido a su poco uso".

Hacienda echa el ojo a las ventas en plataformas de segunda mano

Pero, aunque esta práctica de compra venta de objetos de segunda mano entre particulares pueda parecer del todo inocente, detrás de ella se puede esconder algún tipo de fraude que pretenda la evasión de impuestos. Ante el evidente aumento de estas prácticas, el próximo 1 de enero de 2024 entrará en vigor la Directiva europea DACC7 2021/514 que apunta a la cooperación entre administraciones para aumentar la eficiencia a la hora de fiscalizar la actividad de ciudadanos y empresas.

La nueva directiva del Consejo Europeo "relativa a la cooperación administrativa en el ámbito de la fiscalidad" se aprobó el pasado marzo de 2021, aunque entrará en vigor el próximo 2023 tiene como objetivo "prevenir el fraude fiscal, la evasión fiscal y la elusión" mediante la exigencia "a los operadores de plataforma que comuniquen las rentas obtenidas a través de plataformas digitales en una fase inicial, antes de que las autoridades tributarias de los Estados miembros lleven a cabo sus liquidaciones de impuestos anuales".

La principal novedad que introduce esta nueva directiva europea es que obliga a las plataformas de compraventa de productos de segunda mano como Vinted, Wallapop, eBay o Milanuncios (incluso AirBnB) a recoger los datos sobre las operaciones que realizan los usuarios dentro de ellas.

A partir del próximo enero de 2024, todas las aplicaciones estarán obligadas a informar a la Hacienda de sus respectivos países sobre las transacciones que realizan sus usuarios y que provengan del alquiler de inmuebles, de la prestación de servicios personales, la venta de bienes o el alquiler de medios de transportes.

Entre los datos que las plataformas estarán obligadas a comunicar estarán los datos bancarios (número de cuenta o tarjeta vinculada), el dinero que ha obtenido el usuario cada trimestre, el número total de transacciones que se han realizado y las tasas o impuestos que se han cobrado en la venta.

Cuándo compartirán los datos con Hacienda

Tal y como informan desde el portal Xakata, las aplicaciones transmitirán los datos de sus usuarios a la Hacienda cuando estos sean residentes de la Unión Europea y que obtengan más de 2.000 euros por sus ventas en un año natural o realicen más de 30 transacciones.

Respecto a los alquileres de habitaciones en AirBnB, todos los anfitriones verán sus datos compartidos con la Agencia Tributaria si residen dentro de la Unión Europea y sus pagos serán congelados si no aportan la información fiscal necesaria.

Es importante destacar que, más allá de la obligación hacia las plataformas de compartir los datos sobre las transacciones que los usuarios realizan en sus plataformas, no cambiarán las cargas impositivas de cada país, que dependen de las leyes específicas de cada uno de los estados miembros.